AutoresColaboracionesHispaniaJosé Antonio Bielsa ArbiolOpiniónValle de Los CaídosVerdadera Memoria Histórica

Y la gente gritaba: “¡Franco! ¡Franco! ¡Franco!”

El próximo 15 de julio se cumplirá un año de la multitudinaria peregrinación religiosa y patriota al Valle de los Caídos.

 

Bajo el lema “EL VALLE NO SE TOCA”, más de 10.000 españoles (de las más diversas orientaciones ideológicas) acudían en masa al recinto de Cuelgamuros para rezar y defender con su presencia la tumba del más prominente estadista español de los últimos siglos: el Generalísimo Franco. Este reportaje, que recuperamos debidamente revisado para INFOHISPANIA, fue nuestra vibrante crónica de aquel día tan especial.

 

Somos muchos y somos un solo cuerpo. 

(1 Cor 10,17)

En uno de sus llameantes sermones marianos, el cisterciense San Elredo de Rieval, confortando el ánimo de sus hermanos de hábito, se expresaba en estos términos: Todos cuantos estamos integrados en esta congregación somos un solo cuerpo. Unos desempeñan la función de los pies, otros la de las manos, otros la de los ojos”. Con parejas palabras podría describirse la masiva peregrinación de fieles (convocada por Movimiento por España) a la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos que tuvo lugar aquel 15 de julio de 2018 (15-J): la España apologética, la España orante, la España católica romana de a pie, la presente mas también la ausente, iba a estar en cuerpo y alma aquella ardiente mañana de domingo en el complejo de Cuelgamuros.

En torno a los 10.000 peregrinos (cifra confirmada que, no obstante, los medios oficialistas rebajarían ostensiblemente a unos cientos, a sabiendas de cuánto significa tal éxito) se personaron a los pies de la Santa Cruz a lo largo de la jornada y bajo la divisa del lema “El Valle no se toca”.

El silencio mediático o la tergiversación/manipulación perversa de los entes de desinformación de masas se manifestó, una vez más, en toda su cruda putridez: el más degradado seudo-periodismo del Sistema mostró, predecible, su maldad natural y su miseria moral, rebajando e incluso descalificando a los asistentes con todo tipo de insultos devenidos mantras progresistas.

Lo que sí es objetivo es que al Valle no fue convocada una mera masa humana de lúbricos pellejos herméticamente sellados y aprisionados en su solipsismo hedonista y negador. La castidad de la mente, el rigor del cuerpo -templo vivo del Espíritu Santo- y el fervor del alma orante, iban a conferir al evento plena entidad intrahistórica española. “Lo que ayer allí se manifestó con inusitada presteza realmente fue un cuerpo compacto y sin fisuras, el cuerpo de un pueblo histórico e inalienable devenido Comunidad en Comunión con Cristo”. Éramos muchos, sí, pero éramos uno solo bajo la Santa Cabeza: éramos en suma el Cuerpo Místico de Cristo Rey visible y encarnado en una remanente de patriotas españoles lo suficientemente devotos, y entregados, como para acudir a la llamada de Nuestra Señora Santa María del Valle, en muy real peligro.

En vano iban a intentar algunos maliciosos extraer lecturas ideológicas de este Hecho extraordinario que fue, ante todo y sobre todo, manifestación de religiosidad y patriotismo aunados. España, nación de teólogos incluso en sus días de mayor postración, no cede su heredad en el Combate Dogmático. Frente a esa teología satánica en curso -con su ominosa tara necrófila explicitada en la humillación y el escarnio de los muertos-, se alzaba mayestático y rotundo el español de a pie, mitad monje y mitad soldado, el bienaventurado español que habiendo mamado la sola Verdad de los pechos de la Santa Madre Iglesia y de la Tradición toda, se indignaba sanamente ante tamaña profanación anunciada: primero, la de los cuerpos del Caudillo y José Antonio, antes de hacer lo propio con el Sacro Tabernáculo. Ese español eterno -del Cabo de Creus a Finisterre, de Fuenterrabía a Melilla, desde el faro de la Isla del Aire al telescopio del Roque de los Muchachos- que como tal porta en su osamenta el bálsamo civilizador de la Hispanidad y que, pletórico o desarmado, todavía se hace la Señal de la Santa Cruz al pasar ante una solitaria ermita, ese español NO abdica, no mira para otro lado con cobarde desidia pequeñoburguesa mientras los talibanes de la Historia pisotean las cosas más santas.

Contra ese español de bien, de Cristo y de su Santísima Madre Santa María del Valle, la religión neo-marxista nada puede hacer: todo lo más fracasar y hundirse, tiempo al tiempo, en los más abyectos crímenes que son su perpetua divisa de cara al mundo y a los pueblos que ha intentado anular, vaciar y aniquilar. ¿Qué puede un siniestro marxista alienado en sus falsos dogmas contra Dios Trino y la Santísima Virgen? Todo lo más cosificar nuevos mártires y beatos, e incluso algún santo, para gloria de Cristo.

¿Pueden acaso humillar a España quienes viven humillados en el culto a la letrina y el mingitorio? ¡No lo quiera Dios ni la Virgen! Y no, no lo decimos nosotros, pobres soldados rasos sin botas nuevas que lucir el día del combate espiritual, sino un viejo patriota nunca acomplejado (encarnación de la España Una), quien inspirándose en ese compendio de la sabiduría perenne que es el Romancero, entregó al mundo una Letanía, no a Santa María del Valle, sino a la Virgen del Pilar, entre cuyos versos, sangrantes de amor filial, se cuenta la siguiente estrofa:

Dicen que esta vieja Europa, cuna de la Cristiandad,

La de la Roma cesárea, la de la Roma papal,

Ante el Kremlin tenebroso, un día se humillará…

¡Non lo quiera Dios del Cielo nin la Virgen del Pilar!

 

    ¡Non lo quieran! ¡Nin lo querrán! Bien sabemos los que somos de a pie cuán Mariano es el Pueblo Español, cuán robusto y sanote cuando la canalla política no ha puesto sus sucias manos sobre Él, pues todo español bien nacido tiene dos madres: la que Dios le dio, y su Madre, Santa María Virgen. Con temor y temblor, un emotivo anónimo (que al fin y al cabo es la voz inmutable de un pueblo agradecido), lo expresó en estos versos:

 

Si Tú nos amparas,

Madre Celestial,

Será siempre tuya

La España inmortal.

Ave, ave, ave María.

 

    ¡Ave María! España es mucha España, demasiada España para un amontonamiento gelatinoso de leninistas de salón burgués (¿mejor haríamos en decir “de salón Ikea”?). ¿De qué sirve achicarse, ceder terreno, sucumbiendo lenta e inexorablemente a la oprobiosa nada “neutral” de los cobardes, de los traidores a Cristo y a la Patria por un plato de malas alubias de lata? 

Hoy España está enferma, pero no muerta: la están intentado desollar viva sobre la mesa de operaciones del Nuevo Orden Mundial, pero su piel de toro es recia y fuerte, y ni las más afiladas tenazas lo tendrán fácil con esta epidermis católica, apostólica y romana hasta los tuétanos. Su sociedad -ora desvigorizada, ora desvirilizada, sumida en el relativismo de las filosofías nihilistas propias de todo periodo de decadencia- acusa infundados complejos de culpa, tras dos largos siglos de disolución intermitente.

Se han olvidado grandes verdades. Ya casi nadie -¡salvo un pequeño pelotón de soldados de Cristo y María!- es capaz de recordarlas. Mas en esa sana pequeña minoría, diminuta cual grano de mostaza, hay algo inmenso por venir, eclosionar y fructificar: un gran árbol, no masónico como la acacia, sino Católico como el Árbol de la Cruz: el árbol de la España Eterna, un árbol con forma de Cruz latina, sí, un árbol que fue de nuevo plantado en Cuelgamuros aquel día, la mañana del 15 de julio de 2018, bajo la mayor Cruz del Orbe: es el Árbol de la Reacción y de la Esperanza: el Árbol de una nación llamada España, una nación que se niega a dejar de ser España para ser en su lugar NADA, y así porque a una sórdida patulea de politicastros de ínfima talla moral e intelectual les venga en gana prostituir e incluso regalar la Patria por unas migajas al Globalismo, al Contubernio masónico de la UE, al Sincretismo anticristiano y a toda esa ralea infecta de enemigos de Cristo y de España, es decir, los enemigos de la SANTA CRUZ.

    Cuanto ocurrió aquel día en el Valle forma parte ya de la Historia de la Catolicidad Española, en tanto genuina manifestación del Espíritu Santo, Tercera Persona de la Trinidad. Y es que aquel día, entre una multitud orante sobrecogida a los pies de la Cruz, la declarada apostasía de 1978 parecía, por momentos, disiparse. 

Autor de la imagen: J. A. Bielsa

Largas filas de automóviles, coches particulares, motocicletas y autobuses, patriotas octogenarios y familias numerosas, catalanes que se sienten españoles y andaluces de Jaén, toda una multitud en absoluto ciega, sino iluminada y por ende bien ilustrada, iba llegando a Cuelgamuros por puro principio de solidaridad: “es por deber”, me dijo un patriota granadino hastiado de ver tal degeneración en todos los órdenes de la vida española.

 

    A las diez y media de la mañana, el rezo del Santo Rosario abría los actos religiosos. Entre tanto, el interior de la basílica se iba abarrotando de peregrinos. A las once, y con puntualidad benedictina, daba inicio la Misa conventual, desbordado el recinto… La nómina de asistentes incluyó a varias notables figuras de la aristocracia, el ejército y la intelectualidad española. La familia del Caudillo también estuvo presente a través de algunos de sus miembros. Tras la Misa, continuó la jornada con el rezó de los Salmos y el Santo Rosario, amén de las oraciones exclusivas del Valle.

Cabe vindicar aquí la gran labor orante de la patriota Pilar Gutiérrez, de Movimiento por España, quien bajo un sol de justicia y altavoz en mano, rezó con voz estremecida los Misterios de la Fe Verdadera ante una multitud abrasada por los elementos, pidiendo a Dios por intercesión de los mártires y santos allí enterrados, así para impedir la profanación, expolio y destrucción de la Basílica a manos de los enemigos de Nuestro Señor JesuCristo y de España.

Autor de la imagen: J. A. Bielsa

    Culminada la jornada, una cosa segura anotamos en nuestro cuaderno de notas al abandonar Cuelgamuros: a la satisfacción de haber estado allí en primera persona, con el 15-J confirmábamos que la postrada España de 2018 se hacía un poco más fuerte, un poco más católica, un poco más Ella misma, y que España, para qué negarlo, se estaba desperezando de un sueño nefando de lustros de iniquidad.

 

    PAZ Y BIEN.

José Antonio Bielsa Arbiol

Articulista, crítico cinematográfico y escritor. Historiador del arte y graduado en filosofía. Colaborador en diversos medios de comunicación.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba
Cerrar