VOX: sentido patrio

VOX sostiene que hay algo por encima de las clases y los partidos, algo permanente, trascendente y supremo, y es esa unidad histórica a la que llamamos patria.

En la España actual, la España contemporánea, tenemos un panorama político prostituido. Tanto la izquierda actual -o vulgar marxismo-, y esa derecha hipócrita o centro derecha, no cumplen ninguna función con o hacia el pueblo, hacia la sociedad española, a la que no se le reconoce ningún derecho, sino en razón del servicio o trabajo que presta desde su lugar, desde su rol, desde su sitio.

Ni en la izquierda ni en esa falsa derecha o centro derecha está el remedio, pues la izquierda con sus políticas totalitarias, en el fondo, quiere destruirlo todo, incluso lo bueno. Por el contrario, el deseo de esta derecha es conservarlo todo, incluso lo injusto.

El dogma del marxismo, se postula o cimenta en la lucha de clases, frente a ese centro derecha disfrazado de liberalismo, que postula sus políticas exigiendo una lucha de partidos.

La izquierda alega o exhibe su preocupación por lo social, pero la verdad es que hasta en eso son unos incapaces e ineficaces. Sus políticas son nocivas o van en contra de cualquier sistema económico y no mejoran en nada la suerte de los humildes o trabajadores. Aplican políticas persecutorias, materialistas y anti nacionales.

Las izquierdas, además de ser fragmentarias y destructivas, pues además de romper la tradición de España, aplican políticas con consignas extrañas y que transigen con los separatismos.

Esa derecha hipócrita o centro derecha maneja un vocabulario patriótico; su demagogia populista es fruto de su gran mediocridad, de su gran pesadez y de esa carencia de un espíritu, carácter y personalidad de auténtica y firme decisión para remediar las injusticias sociales. La falsa y ficticia derecha, esa derecha cobarde e hipócrita, ese centro derecha, aplica políticas que se desentienden de la angustia o sufrimiento popular.

Por lo expuesto arriba, nace VOX; por eso tiene razón de ser, por eso es necesario, porque es algo general, común, colectivo, integrador, nacional. Su táctica no es la violencia, su razón de ser o su base es la idea de unidad.

VOX sostiene que hay algo por encima de las clases y los partidos, algo permanente, trascendente y supremo, y es esa unidad histórica a la que llamamos patria. Si hay algo que se merece ser llamado partido del pueblo, partido de los trabajadores, eso es Vox. En Vox no triunfa la clase más fuerte o el grupo más numeroso.

El auge o triunfo de Vox es esa idea o principio común a todos, postulado en un pensamiento nacional constante, en el que el Estado es sólo un órgano. Las objeciones que se le hacen por todas las demás formaciones políticas, sin excepción, se deben a la mala fe.

Como digo, somos la derecha en mayúsculas, la derecha sin hipocresías; es la política del sentido común, es decir, las antípodas o polo opuesto a las siglas y políticos actuales. Pues lo de estos últimos no son más que actitudes personales. Vox, al contrario, aspira a conseguir un único objetivo, a crear una convivencia de la mano de la sociedad española, no desde enfrente, no como una parte, sino como un todo. A que los problemas no se resuelvan con arbitrio, es decir, en favor del interés insignificante de un solo bando, sino que se resuelvan al acatamiento del interés general y patrio.

Para nosotros, para Vox, la patria no es sólo un concepto sino una norma. Una ley, cuyo cumplimiento y acatamiento hay que imponerlo con el rigor necesario contra los intereses disidentes o antagónicos, los cuales, sólo buscan su fragmentación y posterior destrucción. Por eso somos valientes y necesarios. Pues tanto la izquierda y ese centro derecha actuales o contemporáneos, no son más que valores incompletos y estériles.

España sólo tiene un camino y no es el de la izquierda ni el del centro derecha, es ese sentimiento enérgico, patrio y nacional, del que carecen estos. Un sentimiento de esperanza, cuya meta sea la prosperidad de España, de una España grande, libre y unida. Una España de y para todos los españoles, una España que no esté mediatizada o adoctrinada por los poderes, sean extranjeros o «nacionales», es decir, cuando me refiero a los poderes nacionales, quiero decir que esta España a la que me refiero, no tiene que estar dominada por el partido más fuerte.

VOX representa al español honrado, decente y trabajador. Es la lucha del espíritu contra la materia, la lucha de la calidad contra la cantidad, de la armonía o el respeto contra el número, de las personas o cuerpos sociales contra las colectividades puramente numéricas e ideologizadas,que son las que representa nuestro gobierno actual, marxista y defensor de la esclavitud. La lucha de la España viva, de la patria viva, contra la España sin alma.

Nosotros, Vox, amamos a España de una forma limpia, no sensual, no buscamos el roce, sino una voluntad de su perfección y superación. No podemos amar la España actual, cuyo gobierno la ha sumido en un estado mísero y decadente.

Nosotros, Vox, amamos a la eterna e inimitable España, la que crearon nuestros antepasados, con su beligerancia de trabajo y esfuerzo constante a favor de su unidad, y por la que daremos gustosamente nuestra sangre. Pues no hay nada más honroso en este mundo que dar lo más preciado que tenemos, nuestra vida, por defender nuestra patria.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba