AutoresColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

VOX, la autarquía ideológica

A día de hoy la única forma de subsistir en un mundo tan corrupto donde prima la prevaricación y la arbitrariedad como es nuestro panorama político, un partido o fuerza política diferente, original, auténtica, decente, honrada y sobre todo creíble como es VOX, sólo puede subsistir por sus propios medios. Es decir, practicando una ideología autárquica de una forma impecable. Pues estamos solos frente a todos.

No es una sorpresa que C’s pretende la rendición de VOX, quiere que le entregue sus votos, y poder usufructuarlos a conveniencia, sin entregar nada a cambio. Como toda acción lleva consigo una reacción, la respuesta de VOX no se ha hecho esperar y ha sacado su honda como hizo David para defenderse de Goliat.

C’s quiere hacer de VOX, sus lacayos o palmeros, simples y meros presos ideológicos. Es decir, nos quieren dejar sin identidad ideológica.

Pero VOX se obstina en su actitud, en su postura y no se rinde, VOX representa la decencia, la honradez, la incorruptibilidad, la credibilidad, en fin, es diferente. Sin duda está en las antípodas ideológicas de toda esa turba formada por el resto de fuerzas políticas. TURBAS que convierten sus campañas electorales en vulgares y rastreras en busca del saqueo y botín, en este caso concreto de votos o sufragios.

Personalmente creo y así lo expresó en la más humilde de las ignorancias que, VOX se tiene que mantener firme en su postura, fiel a su ideología, está última creíble, asumible y en lógica consecuencia viable. Una ideología transparente con la que nos hemos identificado una parte de la sociedad española y hemos contribuido a que sea identificada en el tablero del panorama político español.

Esta parte de la sociedad española a la que me refiero, es una porción de otra más grande que, por miedo a sus muchos y diversos complejos, y sobre todo, a una descarada cobardía no se han decidido a salir del armario. Esta porción está ahora integrada en el PP y en C’s, colaborando y siendo cómplice de las políticas correctas, por cierto, unas políticas nada justas, ni igualitarias.

C’s tiene que asumir el rol que le ha tocado jugar, Rivera tiene que dejar de lado ese ego y prepotencia que presupone respecto a los demás y más concretamente sobre VOX. Ser valiente y hacer como Abascal seguir su cabeza y corazón. Es decir,  su conciencia, y no por el contrario la agenda que le marcan los demás. Lo único que demuestra así, es esa necesidad imperante y ansiosa de poder y de sillones.

Esa autoridad moral que C’s presume tener frente a VOX, no es tal, es una mera invención o leyenda. Si sigue en ese empeño obstinado y obsesivo de no aceptar a VOX, VOX con Abascal al frente están en su pleno y legítimo derecho de aplicar el efecto SANSÓN. Es decir, el de morir matando.

Aunque no se habla sobre esto, hay una alternativa u opción diferente a la propuesta de C’s en sus pactos de Murcia y Madrid. Me explico; VOX con Abascal de líder están en su legítimo derecho y podrían cambiar los términos en ambas autonomías, haciendo presidente a López Miras (PP) en Murcia y a Díaz Ayuso en Madrid (PP) para que ambos gobiernen en solitario. Y que sea C’s el que regale sus sufragios, sus votos, sus escaños, quedándose fuera de las instituciones. Es decir, sin poder y sin sillones.

Teniendo en cuenta los escrúpulos de C’s hacia Vox, esta última sería la opción o alternativa más sensata y coherente. Esa afección que ha sufrido Rivera en los últimos días, de la cual, me alegro se haya recuperado, le ha hecho entrar en un estado de trance, de delirio crónico y no ve más allá de sus narices.

No ve que está a puntito de entrar en esa deriva simétrica en la que está inmerso Pablo Iglesias y en lógica consecuencia Unidas Podemos. Una deriva que comienza pretendiendo un sorpaso cuya razón de ser es solamente el ego y narcisismo de sus líderes, se sigue con una purga o destierro de los dirigentes más comprometidos con el partido y se termina enrocado y carácter obsesivo en unas posiciones ideológicas que rozan y en ocasiones pasan los límites de la irracionalidad.

En el caso concreto de Rivera, 《Esa continua acumulación de enemigos discrepantes, tanto dentro y fuera de C’s》. Con una inmensa similitud, a esa capacidad innata de enemistad del secretario general de Podemos. Entrando así ambas, las dos, en un proceso destructivo.

Con Rivera la veleta naranja, ahora es además muy agria, debido al obsesivo empeño de este, su líder, de ir contra todos. El PP es más zorro pero más coherente, es por eso que trata con VOX y firma acuerdos. No apoyará la nefasta investidura de Sánchez ni por activa, ni por pasiva.

El PP, por interés, claro está, quiere que C’s acepte el pacto con VOX de una manera expresa. Por el contrario, si no es así, que renuncie de una manera altruista al poder que le dan sus votos. Lo mismo que C’s exige a los demás, en este caso concreto a VOX.

La diferencia entre el PP y C’s con respecto a VOX y los futuros pactos con el último, es que, los primeros aceptan esa supuesta cruz o losa, esas injustas e inmerecidas críticas que esto acarrearía y los segundos sólo quieren apuntarse los beneficios en términos de poder.

Mientras Rivera no se cure de ese su delirio, sólo nos queda la autarquía ideológica, o lo que es lo mismo, subsistir por nuestros propios medios.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba