ActualidadColaboracionesHispaniaOpiniónSantos TrinidadValle de Los CaídosVerdadera Memoria Histórica

Valle de los Caídos, ¿monumento franquista o camposanto?

El Valle de los Caídos no es un monumento al fascismo, ni muchísimo menos; se llama de los caídos precisamente por eso, porque los que están en él representan a todos los caídos en la guerra civil española independientemente de su bando.

Alrededor de la oscura actualidad siempre hay una pequeña luz, un indicio de esperanza, y parece ser que esa obsesión por la exhumación de Franco, de este PSOE bolchevizado, así como muchas otras, y muy diversas de las que tiene este ejecutivo, ha resultado con un final lógico, con mucho sentido común, y sin duda esperado.

Ha sido el final de un gobierno que empezó mal y que sin duda acabará peor. Ayer 15 de Febrero de 2019, se hizo pública la crónica de la muerte anunciada en política de un Ejecutivo y socios de gobierno, el cual, nunca debió existir ni nacer como tal.

Y por supuesto, acaba con el reinado de este egocéntrico, megalomaníaco, prepotente y narcisista, señor Pedro Sánchez, el cual ha llevado al extremo, un ego, un orgullo innecesario que le ha costado su vida política, seguramente la de su partido, el PSOE, y ha llevado a la deriva, a sus nocivos y JACOBINOS pero estos modernos por fragmentarios a una deriva, o caída libre y sin freno.

Hoy me gustaría exponer lo que en mi opinión es el Valle de los Caídos, un simple o mero, camposanto o cementerio, cuyo nombre representa a los muertos de ambos bandos, y no solamente ensalza y enaltece el franquismo, fue un cementerio creado para el perdón, porque el olvido es otra cosa, y prueba irrefutable de lo que digo es que de los más o menos 60.000 cuerpos que se encuentran bajo el, prácticamente hay partes proporcionales de ambos bandos, aunque los nombres más carismáticos o que más llaman la atención sean los de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera.

Os voy ha hacer una breve sinopsis o resumen de lo que, en mi modesta y humilde opinión, este monumento, es en realidad.

El Valle de los caídos, no es un monumento al fascismo, ni muchísimo menos, se llama de los caídos, precisamente por eso, porque los que están en él representan a todos los caídos en la guerra civil española independientemente de su bando.

De los 60.000 muertos allí enterrados, hay alrededor de 30.000 de cada bando, no es más que un camposanto o cementerio donde reposan los restos de los combatientes de ambos bandos. Además de José Antonio Primo de Rivera y de Francisco Franco, que por cierto fueron los últimos sepultados por orden cronológico en este monumento, cuya verdadera creación fue en honor a los españoles que dieron su vida por España, independientemente desde el bando que lo hicieran, cosa esta que para los que amamos una convivencia saludable, es decir sana, da lo mismo.

Las izquierdas siguen partiendo de unas bases o fundamentos para sus memorias totalmente equivocadas, si el Valle de los Caídos fuera sólo el monumento para los caídos de un bando, en este particular, para el bando nacional, sin ninguna duda su nombre sería » El Valle de los Caídos, por Dios y por España».

Es el monumento en honor a todos los caídos en aquella guerra civil, de uno y otro bando. Y es un monumento con el objetivo único de reconciliar a una sociedad rota por la intolerancia y la falta de respeto a la ideología diferente, se podría decir que su misión estaba resumida en aquel lema de Manuel Azaña, el de las tres PES: » PAZ, PIEDAD, y PERDÓN «.

Este es para mí o en mi opinión, el verdadero significado de este monumento, muy al contrario de esa distorsión de la realidad de la izquierda, al denominarlo como monumento al franquismo, otra más de esas manipulaciones de la izquierda, basada en una de sus armas principales que es el EMBUSTE o la mentira, con el único fin de captar los votos de las izquierdas radicales, y así conseguir el voto de la izquierda en su totalidad.

Al margen de esta opinión o hipótesis personal, de lo que para mí es “EL VALLE DE LOS CAÍDOS», no creo que ningún español salga beneficiado de una exhumación para unos, profanación para otros, de dar soluciones reales, a los problemas reales de los que, por desgracia, somos víctimas la gran mayoría de la sociedad española.

No es más que una forma de DESPERTAR sentimientos de naturaleza turbia y nociva, los cuales tienen un claro fin u objetivo, que no es otro que el enfrentamiento entre hermanos, pues no han podido asumir su derrota y su responsabilidad en una guerra que propiciaron y perdieron.

Como a día de hoy no se puede retroceder en el futuro, lo que quieren con este enfrentamiento es que se de otra situación, una situación similar a la de antaño, y así poder de alguna forma o manera, cambiar la historia.

España no se merece esto, ni tampoco los españoles, a decir verdad, y siendo sincero, son otros los problemas que urge solucionar y no la imposición de una visión de nuestra historia, que ni ellos mismos se creen.

Hay que ser realista, y votar con la cabeza unida al corazón, ser valiente, y decidir qué se quiere, trabajo, vivienda, pensiones, educación, igualdad, justicia, libertad, o por el contrario decidir donde se entierra al dictador.

Dicho de otra forma, las primeras son de primerísima necesidad y a día de hoy son representadas única y exclusivamente por VOX, y la segunda es simplemente una certeza por la que pasaremos todos, en lo que todos somos realmente iguales, y un trabajo, que sin menospreciar a los verdaderos profesionales, son ejercidas por los que conocemos como enterradores, y esto es lo que sin duda son el actual Ejecutivo y sus socios de gobierno, por su colaboración y complicidad en este y otros temas.

No sé, son amores distintos, y seguramente habrá gente que se quedará con el sitio o nuevo cementerio al dictador, y con ese trabajo que para estos se ha convertido en una verdadera frustración, cosa muy respetable pero del todo absurda, surrealista e insensata.

A los cementerios y a sus inquilinos hay que respetarlos, pues en la vida creo que hay que perdonarlo todo, lo que no hay que hacer es olvidar, para que lo malo, o lo que no nos gusta, no vuelva a nuestras vidas, pero lo que no se puede es arreglar injusticias con mas injusticias. Valga la redundancia.

Doy por supuesto que este escrito, levantará críticas no constructivas, por el contrario, destructivas, en boca de los disidentes de mis pensamientos o ideología. Pero creo que si te consideras demócrata y fiel creyente de las libertades, tienes que creer incluso en las de los que más desprecias, aunque lógicamente no las compartas.

Vota trabajo, vivienda, igualdad, justicia, libertad, Vota VOX.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba