Una verdadera vergüenza: El calvario de los padres en las comunidades bilingües

Es que España sea el único país del mundo donde se prohíbe a los niños estudiar en su lengua materna. Un político ha de ser muy canalla y muy miserable para privarle a una familia de su derecho a elegir la educación de sus hijos, saltándose flagrantemente el Artículo 3 de nuestra Constitución. El mismo derecho que tiene un vasco, un catalán, un gallego y un valenciano, a estudiar en la lengua cooficial, lo tiene el castellanohablante a estudiar en castellano, pero de ningún modo ninguno tiene el derecho a imponer su lengua al otro, pues los derechos los tienen las personas y no las lenguas.

Lo más importante a salvaguardar, es la libertad de la persona para que decida la coexistencia de ambos idiomas. Pero estos nacionalistas son tan cobardes que ni tan siquiera se atreven a presentar un referéndum nacional para esta importante cuestión. Y lo más penoso, es que salvo muy raras excepciones, los padres no se atreven a movilizarse, siendo lo más grave que siguen votando a estos desalmados políticos.

Solo la Asociación “Hablamos español” está dando la cara en solitario, ante la pasividad de los partidos, que piensan más en el voto que en la dignidad de la persona. Y lo de Cataluña no tiene nombre, suplicando unas migajas del 25 % de misericordia, para evitar el destierro del español, cuando sabemos lo que daría un francés, o un alemán, para que su idioma lo hablaran casi 600 MM de personas.

Pablo D. Vela Boullosa

Ingeniero Industrial. Experiencia profesional de 36 años en el sector gasista (GLP y Gas natural), en las áreas de Seguridad, Comercial y Marketing, en España, Perú y Argentina.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − 17 =

Botón volver arriba