Última Hora: todo lo que se sabe sobre el crimen de Laura Luelmo

Rueda de prensa de la Guardia Civil

Pasadas las 11:30 de la mañana del día de hoy, investigadores de la Guardia Civil que llevan el caso del crimen de Laura Luelmo, han ofrecido la última hora sobre la investigación, en rueda de prensa.

La rueda de prensa ha tenido lugar en en la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid. El instituto armado ha destinado al mismo equipo que resolvió los asesinatos de Diana Quer y Gabriel Cruz

El Coronel de la Guardoa Civil, Ezequiel Romero, de la Comandancia de Huelva, y el Teniente coronel Jesús García, han ofrecido todos los datos que se conocen hasta ahora.

Recordemos que la joven zamorana desapareció el 12 de diciembre en El Campillo (Huelva), lugar donde residía desde poco tiempo antes, ya que se había trasladado desde Zamora para trabajar como profesora sustituta en un instituto de Nerva, localidad cercana.  El asesino confeso de Laura es Bernardo Montoya, quien se había obsesionado sexualmente con ella.

La joven fue vista por última vez ese día cuando salió a correr por la localidad. Desde ese momento, se montó un dispositivo para dar con ella. Cinco días después el cadáver de la maestra fue encontrado semidesnudo entre unos arbustos en un camino cercano al kilómetro 166 de la carretera nacional N-435 Huelva-Badajoz.

Lo que se conoce hasta ahora del crimen de Laura

La desaparición de Laura

El día 12 contactó por última vez con su novio por WhatsApp

Su novio y su padre -al no tener noticias de Laura-, se trasladaron a la localidad, donde llegaron al día siguiente y contactaron con la Guardia Civil. Al entrar en la vivienda de la joven, notaron que faltaban prendas de deporte.

Vieron a Bernado Montoya salir de su casa y le preguntaron por Laura pero respondió que no sabía que viviera allí nadie.

La Guardia Civil precinta la casa donde vivía Laura.

Bernardo Montoya fue el primer y principal sospechoso desde un primer momento. Desde que salió ese día de su vivienda, no volvió a entrar en ella. La Guardia Civil siguió todos sus movimientos desde ese momento.

Laura salió a caminar, no a correr, ya que por prescripción facultativa no podía hacerlo. Según sus familiares, no era creíble que hubiera ido sola por el campo, ya que no solía hacerlo así. Era una muchacha precavida y no frecuentaba parajes solitarios.

La búsqueda

Al día siguiente, sábado día 15 la Guardia Civil ya tiene la geolocalización del móvil. Se inicia la búsqueda, tanto por los agentes, como por voluntarios. Contaron, desde el primer momento, con GEAS, helicóptero, perros, etc. Analizaron la zona y buscaron en una balsa cercana.

Por los datos que se iban conociendo, los investigadores tenían la certeza de que Laura se encontraba en el lugar que estaban rastreando, aunque sólo se podía localizar el cuerpo si uno se encontraba a metro y medio, ya que estaba oculto entre unas jaras.

Los investigadores contaron con la ayuda de tres grupos de cazadores, patrullas del Seprona, bomberos, grupos de motoristas, ciclistas de montaña, agentes forestales, personas que manejaban drones, etc.

El domingo, Bernardo Montoya fue visto por cerca de su vivienda, pero al observar agentes de la Guardia Civil, se dio la vuelta.

Montoya acudió al centro de salud de Cortegana porque tenía dolor en las costillas. La GC sospecha que fue a consecuencia del forcejeo con Laura. Con todo esto, las sospechas sobre él fueron aumentando.

El domingo por la tarde, en el surtidor de Palos de la Frontera, queda reflejado que repostó gasolina.

El lunes hacen un nuevo dispositivo de búsqueda, centrándose en lugares en los que Laura podría haber caído o se podría haber refugiado: huecos, agujeros, casas…

El crimen

Un miembro de Cruz Roja encontró unas prendas y avisó a la central. Una patrulla de Seprona, que se encontraba cerca, comprobó las prendas, y encontraron el cuerpo de Laura. Estaba desnudo de cintura para abajo. Laura fue encontrada sobre las 12:30 y llamaron a un equipo especializado que partió de Madrid, motivo por el cual no se efectuó el levantamiento del cadáver hasta última hora de la tarde.

La agresión era evidente ya en la primera inspección ocular.

El martes, la Guardia Civil sigue a Bernardo Montoya, que se encuentra en Huelva. Se dirige hacia el Campillo en su vehículo, pero en un momento determinado abandona el vehículo y se adentra a pie en el campo. En esos momentos, deciden su detención.

En su primera declaración, inventa cosas, pero se autoinculpa de alguna manera. Reconoce que ha estado con Laura, pero miente sobre lo ocurrido. Dice que la chica le gusta. Que ella le pregunta sobre un supermercado y él se lo indica. La muchacha se va pero al volver, intenta introducirla a la fuerza en su coche. La lleva al campo, intenta abusar de ella pero no lo consigue. Que la deja allí y se vuelve a su casa. Que la ha llevado en una manta y que puede haber sangre de ella, de él… Decide volver a por la manta, la mete en el coche y luego la tira en un lugar distinto. La Guardia Civil encuentra la manta donde él dice haberla tirado. Respecto al móvil, dice haberlo roto.

En esos momentos, los investigadores están ya convencidos de que el autor del asesinato es Montoya.

Laura estuvo en el supermercado a las 17:20 del día 12, miércoles, ya que encuentran la compra y el tiket de compra en casa del asesino.

Hay restos de sangre en casa de Bernardo Montoya, tanto de Laura como de él. La sangre está en algunos lugares de la vivienda y también en la fregona.

Laura estuvo poco tiempo en casa de Montoya y luego éste la llevó al lugar donde fue encontrada.

Respecto a la fecha de la muerte de Laura, aún no se puede concluir hasta tener el resultado final de la autopsia.

Laura no estaba consciente cuando fue abandonada en el lugar donde fue hallada. Descartan lo que se dice en los medios, de que quizás tardó 2 o 3 días tras la agresión.

La agresión sexual ocurrió en el campo, aunque hubo agresión física en su casa, como demuestran los restos de sangre.

Las declaraciones más relevantes

Teniente coronel Jesús García: «Estamos seguros que en la noche del 12 al 13 Laura no estuvo en la casa. Eso son datos que hemos sabido a posteriori»

Teniente coronel Jesús García: «Creemos que sí muere esa noche. Por los testimonios, por el lugar donde aparece, por la posición del cadáver. Es lo más probable. Los datos de la autopsia definitiva no los tenemos y será el forense quien afinará más en ese sentido»

Coronel Ezequiel Romero, jefe de la comandancia de la Guardia Civil de Huelva: «Tenemos claro que no fue consciente del sufrimiento que tuvo. Si estaba viva o no, eso habrá que analizarlo por los forenses. Pero consciente les puedo asegurar que no estuvo porque esa posición no podía ser la que nos encontramos»

Coronel Ezequiel Romero, jefe de la comandancia de la Guardia Civil de Huelva: «Bernardo Montoya es un asesino desorganizado»

Coronel Ezequiel Romero, jefe de la comandancia de la Guardia Civil de Huelva: «Tenemos comprobadas 16.22 manda el último whatsapp a su pareja. A las 17.20 tenemos el ticket de compra del supermercado. A las 18.10 aproximadamente hay un vecino que ve el coche de Bernardo con el maletero abierto. Creemos que de las 17.20 a las 18.10 es cuando la ve venir con la bolsa del supermercado y por eso él luego argumenta todo lo del supermercado y es cuando la coge y a la fuerza la introduce en su casa. Él también nos ha manifestado que la estaba esperando con un brasero, y cuando introduce a Laura en su casa, le ata las manos atrás y le pone una cinta en la boca y la tira al suelo. Y se acuerda de que ha dejado el brasero en la puerta y piensa que alguien puede verlo, vuelve a por el brasero y según él es cuando Laura se levanta y le da la patada en un costado. Y por eso luego en el centro de salud se duele de esa patada. Entonces es cuando se cabrea y la golpea contra el suelo»

Redacción

Digital de Información y Opinión de derecha

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Si las fuerzas de seguridad y los cuerpos dedicadod a investigacion de hechos ddelictovos no actuan con la efiiencia y celeridad reequeridas en esta Andalucia de la Sierra Morena del S.XIX, dadas las diferencias conn el forense se debe pedir asesoramiento colaboracion y ayuda a efectivos de otras regiones que tengan mayor experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba