Ucrania vs Gaza

 

Dos años, ya dos años, del inicio de la guerra, de la salvajada, de Rusia, de Putin contra Ucrania y aquí nadie dice nada, nadie pide responsabilidades y nadie clama por ello.

Estamos viviendo otra acción militar en Gaza, de Israel contra los terroristas islámicos de Hamás, y, ahí sí, ahí sí que nuestra siniestra ha tomado posiciones y nos ha intoxicado con las muertes de los niños, de las mujeres y de los terroristas como si fuesen angelitos del cielo asesinados por el maligno Israel. Incluso Pedro, el presidente de España, se ha permitido el lujo de ir a Israel a insultar a nuestro socio y exigirle que no mate terroristas, mientras con Putin, con la gran amenaza Rusa, que está poniendo en peligro Europa, no sólo no se ha atrevido a decirle nada, sino que el muy cobarde ha incrementado la compra de gas a Rusia, que pasó de ser el cuarto proveedor de España para ser el primero, toda una gesta heroica, ni que decir tiene que estas cosas no las pagará el mononeuronal de la Moncloa, lo pagaremos todos los “perritos sin alma”, de la diestra, de la siniestra y del centro, pues este cerebro de ameba nos representa… ¡válgame el cielo!

Las mujeres ucranianas violadas por el ejército ruso, al que les dan consignas de hacerlo, no son mujeres o su valor es menor que la de la pobre mujer Gazatí que es violada por los de Hamás y muerta en los bombardeos de Israel, pero las ucranianas no merecen la imagen de las televisiones.

Los niños y ancianos bombardeados por Rusia no valen ni la décima parte que los terroristas islámicos de Hamás, que asesinan, violan y secuestran israelís que son basura para esta izquierda basurienta que nos gobierna.

La muerte es muerte, la produzca quien la produzca, y si mueren terroristas asesinos no es lícito, pero sí comprensible que la panorámica de la cuestión sea distinta. Muere igual un asesino que un pacífico, pero nos parece menos repulsivo que muera el terrorista que el policía que lucha contra ellos… menos a nuestro melindroso Pedro, que se junta con los filoetarras de Bildu, los terroristas independentistas, con Marruecos para enfrentarse a Argel, que se une a Putin para posicionarse como defensor de la izquierda mema (no me refiero a la Monga, sino al estado de estupidez que puede llegar a tener) que desea la destrucción del capitalismo Americano para encamarse con el asesino Ruso, el dictador Chino o el mentecato esquizofrénico de Corea del Norte, así como con los narcoestados del terrorismo hispanoamericano… vamos, con lo mejor de la casa.

Que él decida poner su trasero al viento de la más odiosa y totalitaria izquierda mundial es muy lícito, pues de las saunas con final feliz viene él; pero, que nos ponga a los demás, que ni hemos pisado, ni queremos pisar en esos antros, hace que la frasecita que acuñó del bobo solemne de la coleta de “no nos representan” se haga más cierta que nunca, pues a mí, al menos a mí, este personaje,  no me representa.

Aquel que tiene las manos manchadas de sangre al juntarse con terroristas, que fue el que peor gestionó la pandemia, quien más muertos acumuló, el que ha manipulado desde la votación en su partido hasta los pelets de Galicia, que se mancha con la sangre de los ucranianos, que se vende al narcoestado venezolano y se une al Cártel de los Soles, no merece representar un país con la historia, el pasado, el presente y el futuro de España, pues lo único que hace es ser una mancha muy sucia en nuestro curriculum, el de un pueblo de valientes, de conquistadores, de defensores de los indios, de creadores de los Derechos Humanos y generadores de escuelas, universidades, allá donde hemos estado y, ahora, este unicelular mental nos va a destruir y dañar.

Valiente, vete a insultar a Putin, deja de comprar el gas Ruso, preséntate en la Unión Europea defendiendo a Ucrania y déjate la piel por los europeos que mueren a manos del temible asesino rojo de la hoz y el martillo.

 

Enrique de Santiago Herrero

Abogado. Máster en Ciencia Política. Diploma de estudios avanzados en Derecho Civil Patrimonial. Derecho penal de la empresa. Colaborador y articulista en diversos medios de comunicación escrita, radio y televisión.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba