¿Ucrania se rinde o corre el riesgo de ser destruida con misiles iraníes?

La información dominante nos ha acostumbrado a utilizar noticias repetidas hasta la saciedad, durante un cierto período de tiempo, para distraer a la opinión pública de otras cuestiones importantes, que quiere pasar por alto en silencio. ¿Será el dramático caso del asesinato de la pobre Giulia? Tal vez. Muchos quisieran que prevaleciera el silencio, al menos hasta el resultado del proceso contra Turetta, que se encuentra actualmente en prisión en Verona, a la espera de una prisión que tenga una “sección protegida”…
Dejando que las investigaciones y la justicia sigan su curso, esperando la máxima equidad, observamos que el equilibrio mundial, en cambio progresivo, está determinado por hechos que la opinión pública debe conocer bien, para que los cambios de época no caigan sobre los pueblos como si eran cantos rodados, provocando malestar y desorientación, más de lo que ya existe, debido a la imposición por parte del Sistema Global de ideologías subversivas del orden natural.
El Ministerio de Asuntos Exteriores chino anunció,  en el último episodio  del Observatorio sobre el Mundo , en Pekín, que los países árabes y musulmanes piden el fin de las hostilidades en Gaza. El jefe de la diplomacia china, Wang Yi, mantuvo una conversación con la delegación de los Ministros de Asuntos Exteriores de los países árabes y musulmanes, que han elegido China como primera parada de su gira internacional de mediación sobre la cuestión palestina.
Durante la reunión, pidieron un alto el fuego inmediato en Gaza, subrayando la importancia de permitir la entrada de ayuda humanitaria al devastado enclave palestino. Además, el jefe diplomático chino, Wang Li, destacó que cualquier acuerdo sobre el futuro y el destino de Palestina debe derivar del consenso del pueblo palestino. A pesar de algunos contratiempos, la mediación china está funcionando, en el sentido de que está en marcha un breve período de tregua, con la liberación de los rehenes.
En el frente ruso, el presidente, Vladimir Putin,  participó en la cumbre de la OTSC en Minsk, Bielorrusia, que es una alianza militar defensiva formada por Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán. El zar dijo que Rusia rechaza todas las formas de terrorismo, que la organización de países miembros de la OTSC se está ampliando y que ha firmado acuerdos importantes en materia comercial y militar. Finalmente, el hecho más significativo es la creación, en el seno de la OTSC, de un Consejo de Coordinación para la Seguridad Biológica. Un acto preventivo que, aunque desde una perspectiva defensiva, consigue mantener en vilo al mundo entero.
El New York Times del 23 de noviembre publicó el titular: “En la cumbre de los BRICS, los países divergen ligeramente respecto de Israel y la guerra de Gaza”. No está claro dónde reside esta pequeña divergencia, dado que el propio artículo da a conocer la noticia de una declaración conjunta firmada por los BRICS, el martes 21 de noviembre, que incluye, entre sus exigencias: “la liberación de todos los civiles detenidos ilegalmente, así como de una  tregua humanitaria que conduzca al cese de las hostilidades”.
 
El NYT también  precisó que,  en el texto compartido por los países miembros del BRICS está escrito:  “hemos condenado cualquier tipo de traslado y deportación individual o masiva de palestinos de su tierra”. Dado que la declaración también afirma que los BRICS (alianza político-estratégica y comercial entre Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica y otros países llamados “en desarrollo”) “condenan los actos de brutalidad contra los palestinos y los  israelíes ”  , Observemos cómo la diplomacia de los Estados no atlánticos está trabajando por separado, pero en la misma dirección, encaminada a buscar caminos adecuados para alcanzar la paz, en los conflictos en curso, tanto en Ucrania como en Medio Oriente.
De ello se deduce que Occidente, con tracción angloamericana, sigue algo aislado en su deseo de continuar con las guerras, de mantener un poder unipolar que ya no es posible mantener. En este sentido, es sensacional la declaración a la agencia Strana.ua del 24.11.23 de David Arakhamia, líder parlamentario ucraniano del partido  “Siervo del Pueblo”  del presidente Zelensky : “La guerra podría haber terminado en la primavera de 2022, pero Gran Bretaña nos obligó a seguir luchando”, porque el acuerdo habría previsto, por parte ucraniana, la aceptación de la neutralidad y la renuncia a la membresía en la OTAN.
Rusia habría retirado su ejército y el Donbás habría tenido que obtener una amplia autonomía dentro de Ucrania. Así lo confirmó también el excanciller alemán Schroeder, que participó en las negociaciones (que, según él, fracasaron debido a la presión de Estados Unidos).
Pero luego – concluyó Arakhamia –  «Boris Johnson llegó a Kiev diciendo que no quería firmar nada con los rusos y que se debía seguir luchando».
 
Ahora, el partido de Zelenski ve la única salida en iniciar negociaciones con Rusia, porque la guerra está, prácticamente, perdida y la situación general en el país es desastrosa. El ex comediante, sin embargo, no se rinde y, desde una televisión ucraniana, pide a Occidente 50 mil millones de dólares para continuar el conflicto…
En el fondo, Estados Unidos se entera de que Irán está considerando vender misiles balísticos de corto alcance a Rusia. Así lo anunció el representante oficial del Pentágono, el contralmirante de la Armada John Kirby. El tono muy preocupado del oficial estadounidense es más que justificable, dado que ya el año pasado, en el frente, fueron fotografiados excelentes PTRK iraníes, que son réplicas del Kornet ruso, y soldados rusos con armaduras iraníes.
Rusia, al igual que Estados Unidos, es signataria del “Tratado INF”, que prohíbe el desarrollo de misiles de corto alcance capaces de viajar más de 500 kilómetros. Irán no es signatario del Tratado. Por ello dispone de misiles que podrían ser muy útiles para la causa rusa: Fateh-110 y Zolfaghar. El alcance de acción de los primeros es de 300 kilómetros (inferior incluso al de los misiles Iskander 9M723), mientras que los segundos tienen un alcance de 700 kilómetros.
En septiembre de 2022, Irán demostró los misiles balísticos Rezvan, con una ojiva desmontable, con un alcance de 1.400 kilómetros. Esto ya es suficiente para bombardear Ucrania, no sólo de norte a sur, sino también de oeste a este.
Por lo tanto, sería irresponsable insistir en rechazar negociaciones con Putin, también porque tiene un aliado como Irán, que es muy fuerte y que podría desencadenar, con su intervención bélica, una escalada que muy fácilmente podría producirse también en Oriente Medio.

Matteo Castagna

Analista geopolítico, escritor y líder del movimiento italiano Christus Rex, organización que defiende la Enseñanza Tradicional de la Iglesia Católica, el Orden Natural y la Soberanía de los Estados Nacionales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba