CataluñaColaboracionesErik EncinasNacionalOpiniónPolítica

Torra sigue el mandato histórico del golpista y genocida Companys

Quim Torra continúa apostando por el camino unilateral de independencia de Cataluña respecto a España, porque ciertamente nada ha cambiado en la postura del gobierno secesionista, que impera con más fuerza que nunca, siendo minoría considerable en las calles catalanas.

Precisamente por esta razón, Torra no condena a los violentos separatistas y encima los alienta echando más leña al fuego, optando por modelos similares a los ocurridos en países como Eslovenia que causaron muertos y heridos. Además, no le tiembla el pulso tampoco en dejar terriblemente mal a los Mossos d’Esquadra cuando intervienen para garantizar el orden público. Ni duda si es necesario en dar la espalda a la mayoría de los catalanes con tal de seguir adelante con el ‘procés’.

Un mandato muy semejante al acometido entonces por su homologo Lluís Companys, que primero fue un golpista en la Segunda República y después un genocida.

La situación en Cataluña es verdaderamente muy grave, porque el conflicto civil es notable, y no se descarta que termine en una tragedia en mayúsculas, ya que podría ser a gran escala. De momento, el nivel de violencia va en aumento, y prácticamente cada día pasa algún episodio violento. Así que ningún escenario belicista es descartable.

Esto es claramente una prueba de fuego para el gobierno de la nación, en manos de Sánchez Castejón, quienes han sido muy laxos hasta la fecha, llegando incluso a pactar acuerdos beneficiosos para los separatistas o los etarras. No obstante, podría haber un giro de 360 grados a partir de ahora, dado que el contexto político y social se ha ido completamente de las manos.

Las quejas de los sectores económicos también siguen manifestándose. El descontento  es evidente. Una de las últimas grandes empresas que se han marchado de la región es Gallina Blanca ante la gran inestabilidad. Por lo tanto, la presión es máxima. Es por ello ya un interés prioritario poner orden a este asunto de Estado, porque a raíz de esto miles de empresas se han fugado de Cataluña, y para que vuelvan debe recuperarse el conocido como ‘seny’ catalán.

En definitiva, al desgobierno de Quim Torra le dan por todos lados, tanto los funcionarios como muchos ciudadanos que están hartos de un esperpento diario sin soluciones constructivas ni beneficiosas para las personas, ya que el golpe de Estado secesionista va primero para Torra y los de su misma condición.

 

Erik Encinas

Activista político y social, ejerciendo el periodismo en diversos medios de comunicación, en continuo progreso.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba