Toda la verdad sobre la pandemia: «La dictadura en tiempos del virus: acaba la vida y empieza la supervivencia»

José Antonio Bielsa entrevista a Laureano Benítez Grande-Caballero

Tras sus dos últimos éxitos publicados ―El Himalaya de mentiras de la memoria histórica y La Patria traicionada: España en el Nuevo Orden Mundial― el prolífico autor Laureano Benítez, autor de 35 obras, vuelve a la arena política para contar toda la verdad sobre la «pandemia» del coronavirus, en una obra que lleva por título «La dictadura en tiempos del virus: acaba la vida y empieza la supervivencia», (disponible en Amazon en formato ebook y papel) en la cual desmonta con rigor científico todo el cúmulo de mentiras con las que a través de los medio de comunicación entregados al globalismo se está adoctrinando a las masas para justificar la instauración de dictaduras orwellianas, y para forzarlas a que se sometan a una vacunación portadora de enormes peligros para la salud física y mental.

¿Cómo surgió la idea de escribir una obra sobre el cataclismo ocasionado por el coronavirus, cuando todavía está activa la pandemia, según las falsarias fuentes oficiales?

El proyecto sobrevino de forma casi automática, por pura inercia, me atrevería a decir, ya que mi principal vocación como autor de temas históricos y políticos es la de impugnar los innumerables «Himalayas» de mentiras con las que se idiotiza a las masas, lobotomizadas por propagandas espurias que escamotean la verdad y manipulan la realidad a su antojo. En mis dos obras anteriores de esta naturaleza denuncié las mentiras de la memoria histórica y de nuestra presunta democracia y, al comprobar desde el minuto cero la enorme catarata de falsedades que se estaban comunicando sobre la pandemia, mi instinto me dijo enseguida que, en un mundo donde no cae una hoja al suelo sin que lo dictamine la mafia globalista que labora por el Nuevo Orden Mundial, esta pandemia que afectaba a todo el Planeta, y que estaba provocando una serie de consecuencias que encajaban perfectamente con los objetivos globalistas, estaba provocada y dirigida por las élites mundialistas.

«La dictadura en tiempos del virus» puede considerarse una obra escrita en tiempo real, a pie de trinchera, por decirlo así, como si fuera un reportaje periodístico…

Sí, es un libro que he escrito como si fuera un «corresponsal de guerra», pues estamos indudablemente en medio de una gigantesca guerra que la mafia globalista ha declarado a la Humanidad, con la salvedad de que ella tiene todas las armas, todos los medios, y ganó la contienda desde el mismo momento en que se inició, debido a su control total de los medios de comunicación. Sin embargo, parafraseando a Franco, ellos tienen todo, menos la razón… y la verdad.

Sin embargo, este planteamiento tiene el inconveniente de que, al seguir de actualidad el tema de la pandemia, las tesis que usted mantiene sobre ella pueden quedar anticuadas con mucha rapidez, pues las noticias se siguen sucediendo en cascada, y las conclusiones pueden estar sometidas a cambios de un día para otro.

Ciertamente, ése es un peligro que vislumbré desde el mismo  momento en que comencé a escribir el libro. De hecho, cuando me parecía tenerlo ya cerrado y concluso, me he visto en la necesidad de incorporar muchos nuevos materiales, informaciones de última hora que tuve que añadir porque ofrecían nuevos puntos de vista sobre algunos aspectos del tema. Y no descarto tener que hacer nuevas ediciones para incorporar las novedades que se produzcan en un futuro inmediato.

A juzgar por su título, su trabajo parece centrarse más en los aspectos políticos que en los médicos y científicos, focalizando la atención en las dictaduras que nos está trayendo el coronavirus

No es así exactamente, ya que la obra está dividida en dos partes: por un lado, investigo sobre el virus, todo lo relativo a su origen, indudablemente artificial, y las características de la supuesta pandemia, comparándolas con las pandemias gripales. En esta sección aporto numerosa documentación de carácter médico y científico, y estadísticas oficiales sobre la incidencia del virus.

En la segunda sección, me centro en explicar las medidas dictatoriales que se están adoptando con la justificación de la «seguridad», demostrando sin lugar a dudas que el virus no es sino una conspiración con la que las élites globalistas pretenden acelerar la imposición del Nuevo Orden Mundial, cuyo modelo social, político y económico será la dictadura china. Por eso surgió allí el virus, aparentemente, porque en el libro mantengo otra teoría sobre este punto.

En cuanto a la naturaleza del virus y su presunta pandemia, ¿cuáles son las principales conclusiones que expone en su libro? ¿Es verdad que estamos ante una verdadera pandemia, o todo es un puro circo mediático, como sostienen ya muchos investigadores, científicos y analistas de actualidad?

A día de hoy, aunque puede haber novedades en los matices de algún aspecto de la pandemia, se puede decir rotundamente que el virus se creó en un laboratorio; que no es ni chino ni americano, ya que fue diseñado por el «Estado Profundo», al margen de nacionalidades; que esta supuesta pandemia se debe en su mayor parte a los efectos de la vacuna contra la gripe, que ha sido manipulada en los últimos años con la introducción de coronavirus, razón por la cual la inmensa mayoría de sus víctimas pertenecen a la población anciana; que el 5G ha influido con claridad, pues los países más afectados son los que tienen más avanzada su instalación; y que no estamos ante una pandemia grave ni mucho menos, pues la mortalidad no supera el 1%, no causando ninguna sintomatología en el 80% de la población supuestamente contagiada. Y, claro está, otra conclusión rotunda es que los test no sirven en absoluto para diagnosticar los contagios, por lo cual las cifras han sido burdamente manipuladas.

Si esto es así, ¿cuáles son los objetivos que se buscan con este fenómeno, que ha arruinado las economías, ha segado vidas, y ha recortado drásticamente las libertades?

Pues usted mismo ha nombrado algunos de estos objetivos, que son variados, pero que pueden resumirse en dos principales: la liquidación de las democracias para instalar en su lugar el modelo chino; y torturar a las poblaciones de una manera cruel y abusiva, mediante confinamientos, limitación de los derechos, obligatoriedad de las mascarillas, imposición de distancias entre la gente, pérdida de los trabajos, y, en general, creando un clima mediático de terror que provoque que las masas cedan sus libertades y derechos a cambio de su «seguridad», pues solamente así pueden instaurarse los regímenes totalitarios que estamos sufriendo, de una magnitud inconcebible, pues, aparte de la restricción de nuestros derechos, las dictaduras que se están implementando ejercerán un control y vigilancia absolutos sobre los ciudadanos, incluidos los registros biométricos, mediante chips, certificados digitales, pasaportes sanitarios, 5G, geolocalizaciones… En suma, estamos en la plena dictadura que Orwell describió en su obra «1984».

En su libro, usted afirma que todo este «Himalaya» de mentiras sobre la pandemia tiene otro objetivo fundamental, que es la vacuna contra el COVID-19. ¿Por qué es tan peligrosa? ¿Qué se busca con ella? ¿Tan importante es para el Nuevo Orden Mundial que han organizado todo este cataclismo solo para forzar a la gente a vacunarse?

Sí, de eso se trata. Un objetivo esencial del NOM es la reducción de la población, que quieren dejar en 500 millones, de los 7.700 millones actuales. Evidentemente, este propósito no lo van a conseguir con la pandemia, que en absoluto no tiene la suficiente mortandad. ¿Cómo alcanzar esta reducción? Pueden planificar guerras, sin duda, pero tampoco producirán el número deseado de muertes. La solución está en las vacunas, puesto que si son capaces de diseñar una vacunación obligatoria a escala mundial, eso significa que tienen una magnífica ocasión para el exterminio masivo. De hecho, las campañas de vacunación ―en especial las que promueve Bill Gates― , además de efectos secundarios graves, también producen muertes, pero esta vacuna contra el COVID-19 será especial, pues será la primera vacuna genética de la historia, dado que nos cambiará el ADN, con el fin de que produzca secuencias genéticas del virus para que después nuestro organismo genere anticuerpos. Esto tendrá letales consecuencias, pues producirá reacciones adversas, enfermedades colaterales de las que no podremos escapar, al haber sido alterado nuestro ADN.

Todas las vacunas de este tipo que se habían ensayado hasta ahora habían sido prohibidas debido a su peligrosidad, y ahora resulta que en solamente 6 meses disponen de una vacuna de este tipo que se quiere poner a todo el mundo, sin que haya sido debidamente testada, pues la duración media para elaborar una vacuna es de 6 años. Si a esto le añadimos la casi cierta posibilidad de que venga acompañada de un certificado digital en forma de chip que demuestre si henos sido vacunados o no, el resultado global es que esta vacuna enfermará a una parte importante de la población mundial, y a todos los que se la pongan les afectará a su mente, dificultando ciertos procesos de pensamiento, pues ya se sabe cómo manipular los genes que afectan, por ejemplo, a la vida espiritual. No olvidemos que quien está detrás de todo este tinglado es el mismo Lucifer.

Para terminar, ¿qué podemos hacer para intentar oponernos a esta dictadura, que está estableciendo unas medidas que afectan a nuestra salud, a nuestra economía, a nuestra dignidad como seres humanos, y a nuestros derechos y libertades como ciudadanos?

Pues cuando las sociedades se ven aplastadas por tiranías, queda el recurso de la resistencia ante las injusticias, ante las disposiciones arbitrarias, pues habrá nuevos confinamientos, más vigilancia, más control, más recortes de libertades, y el deber de todo ciudadano es oponerse ante la dictadura, que se intensificará. Por supuesto, JAMÁS ACEPTAR LA VACUNA. Nos queda el recurso de las manifestaciones y concentraciones, de las denuncias en los juzgados, de difundir la verdad, de resistir como sea las leyes injustas.

Como decía Gandhi, «Mucha gente, especialmente la ignorante, desea castigarte por decir la verdad, por ser correcto, por ser tú. Nunca te disculpes por ser correcto, o por estar años por delante de tu tiempo. Si estás en lo cierto y lo sabes, que hable tu razón. Incluso si eres una minoría de uno sólo, la verdad sigue siendo la verdad». «Nadie está obligado a cooperar en su propia pérdida y en su propia esclavitud: la resistencia civil es un derecho imprescriptible de todo ciudadano»

Para adquirir el libro, pinche aquí

José Antonio Bielsa Arbiol

Articulista, crítico cinematográfico y escritor. Historiador del arte y graduado en filosofía. Colaborador en diversos medios de comunicación. Autor de los libros: "España y sus demonios" y "Cómo sobrevivir al Nuevo Orden Mundial: un manual de trinchera".

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba
Cerrar