¿Son los antifas un movimiento terrorista?

Con la excusa del fascismo, la extrema izquierda se organiza en un movimiento que usa la violencia para acabar con toda oposición que les estorbe para sus fines.

A principios de junio el presidente Trump anunció que designaría a los Antifas como movimiento terrorista. En España el partido político VOX dijo que lo imitaría ilegalizando el movimiento.

¿Pero quién son los antifas y porque los quieren ilegalizar?

Antifa es la abreviatura de antifascista y designa un movimiento internacional de izquierda libertaria (marxista o no), que se califica como corriente revolucionaria. Se justifica por su oposición al fascismo, “por todos los medios”. Esto es, no excluyen los más violentos ni los que puedan causar muertes, incluso con armas de fuego. Siempre justificándolo como un medio de autodefensa. 

Hasta aquí sus definiciones. Ahora los hechos. 

Los revolucionarios saben que toda revolución trae consigo una contrarrevolución, y no os hablo solo de revoluciones en el sentido clásico, con las masas tomando el palacio de invierno. Las revoluciones son cambios bruscos y radicales de las condiciones políticas de una sociedad por medios que fuerzan la legalidad. Como muy bien saben los foros de Sao Paulo y Puebla, y deberíamos saber en España desde que José Luis Rodríguez Zapatero llegó a la Moncloa (Algún día hablaremos de los magnicidios atentados y golpes de mano ocurridos en España desde el asesinato del Presidente del Gobierno Almirante Carrero Blanco).

Pues bien, para oponerse a esa contrarrevolución y generar pánico en el bando contrario (el miedo va a cambiar de bando dice el simple de Pablo Iglesias) están los Antifas, a modo de “Fuerzas de Asalto”. 

Siempre los comunistas, y la extrema izquierda en general, usaron el terror, ya desde antes de que el fascismo existiera. El Marxismo defendió siempre la insurrección y el Leninismo veía inevitable la guerra civil. No olvidemos que Stalin fue un atracador de bancos para financiar al Partido, decía. Por cierto, la ETA y el Grapo, entre otros, también lo hacían, antes de cobrar del Estado.

Con la excusa del fascismo, la extrema izquierda se organiza en un movimiento que usa la violencia para acabar con toda oposición que les estorbe para sus fines. Por eso es fascismo todo lo que se les opone, para justificar su actuación violenta. 

Los afiliados de VOX han sentido esas agresiones en las mesas de información que han puesto en las calles o en los actos que han convocado. Y no hablo solo de las Vascongadas. Preguntarle a Alicia Rubio, la mayor y mejor denunciadora española de la opresora ideología de género, por lo escraches y agresiones sufridas cada vez que ha querido dar una conferencia. Por toda España. 

O preguntarles a los afiliados de VOX de Moratalaz o Puente de Vallecas en Madrid, por las agresiones y ataques sufridos por parte de los grupos Antifas “Distrito 14” y “Bucaneros”. Por cierto, estos últimos agazapados detrás del club de fútbol Rayo Vallecano.  Sin que se pueda demostrar una sola agresión en sentido contrario.

En el recuadro, la diputada nacional de VOX, Rocío de Meer, que resultó alcanzada por una piedra que le causó lesiones en el rostro.

Ese es el motivo por el que VOX tiene que ser calificado como un partido fascista. Para justificar las agresiones. Su argumentación es que no se debe dejar crecer al monstruo, ya que si crece les devorará.

Intentan hacer creer que son las comunidades donde el supuesto fascismo surge, las que se oponen a ellos. En España utilizan el grito de “fuera fascistas de nuestros barrios”, a modo de mantra entontecedor. Por eso no aparecen como movimiento organizado. Se organizan en grupos autónomos, herederos del movimiento “Autonomía Obrera” ideado por Toni Negri y muy cercano al grupo terrorista “Brigadas Rojas”. 

El libro “Antifas. El manual antifascista”, de Mark Bray, teórico del movimiento, detalla las tácticas y actuaciones que deben seguir los grupos Antifas. Entre ellas está la de intentar implicar al vecindario, y la descalificación social de lo que ellos llamen fascistas. Incluido presionar para que sus objetivos fascistas pierdan sus puestos de trabajo, o se sientan socialmente rechazados. 

Como os he dicho, ahora la izquierda intenta los cambios mediante golpes de baja intensidad y utilizando la legalidad, a la que van vaciando de contenido. ¿Os suena? A los dirigentes del PP, no. 

Esto sucede porque saben que no tienen fuerza suficiente para un ataque frontal al sistema. Por un lado y usando su terminología, no tienen sujeto revolucionario que haga la Revolución, salvo los que se inventan con el feminismo, el transexualismo, el ecologismo, etc. Y por otro, la izquierda liberal (en el sentido que usan los yanquis) y la socialdemócrata europea, han llegado a una entente con los poderes económicos del neoliberalismo. Son los funcionarios de los monopolios multinacionales y estatales. Todo ello a través de la ideología de lo políticamente correcto, negocio ecologista y de transformación digital mediante, como la agenda 2030 pone de manifiesto. Por ello no pueden atacar violentamente el sistema legal vigente, pero si pueden ser usado, al modo de los usos mafiosos, para acabar con las voces discordantes 

Esto no es una contradicción, pero lo hablaremos otro día. 

Por cierto, hay que tomar consciencia del crecimiento del ala izquierda de los partidos Demócrata americano (Ocasio Cortez) y laborista inglés. Aunque no tengan suficiente fuerza (aún), si son la forma de integrar para provecho propio esos movimientos autónomos, muy fácilmente manejables por cualquier servicio de inteligencia. Aquí, en España, la función de ala izquierda la ejerce Unidas Podemos, en este caso desde el gobierno. Creo que no hace falta repetir las declaraciones del Marqués de Galapagar incitando a la violencia. Además, sabemos que, en Madrid, los Antifas crecieron enormemente durante la alcaldía de Manuela Carmena. ¿Verdad Rommy Arce y demás? 

Dentro de esas actuaciones de baja intensidad, cobra todo el sentido el movimiento Antifa. Están a la cabeza de los destrozos del Black Lives Matter, que el progre Partido Demócrata utiliza contra el Presidente Trump, están en los escraches contra VOX, el único partido que en España se opone a la ideología de lo políticamente correcto, Y todo con la excusa de defenderse del fascismo. Aunque haya que justificarlo por una sola actuación policial, por condenable que sea. 

El que no me crea que recuerde las declaraciones de Zapatero en la última reunión del Foro de Puebla, llamando a poner a USA en una “situación imposible”. Por si alguien no las ha visto, os dejo un enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=03SQfjcCqUs.

Dos meses después empezaron las revueltas. Y ahora mismo vuelve a haberlas. Y seguirán con total seguridad hasta las elecciones de noviembre en los USA. Si alguien piensa que es una casualidad, pues que se afilie a la CEDA, perdón, al PP.

Así que sí. Se puede considerar a los Antifas como terroristas con tácticas de lucha de baja intensidad. 

No sé si esa figura existe en algún código, pero si de alguna manera se acabó con la Kale Borroka, de igual manera hay que acabar con estos. Son los mismos perros con distintos collares. 

Para ellos cualquier medio está justificado para acabar con el fascismo, y fascismo es lo que ellos digan. 

Theodor Adorno, destacado componente de la Escuela marxista de Frankfurt, en un alarde de supremacismo izquierdista, dijo que “los movimientos de masas de corte fascista tienen una relación estructural muy profunda con las psicosis” (auténticas locuras, según él). 

No fijaros solamente en el patético lenguaje de tan ínclito pensador. Solo tomar nota de que de esos desprecios nacen las justificaciones que permiten cualquier actuación violenta. 

Para acabar, una aclaración y un dato:

Aclaración. Lo de la socialdemocracia no es una exageración, Como ejemplo os puedo decir que en los escraches contra las concentraciones de VOX durante la pandemia, en la plaza de Oporto de Madrid se detectó la presencia de algún Vocal Vecino socialista manifestándose con los Antifas. 

Dato. Cada vez más, y no solo en España (véanse las manifestaciones de EEUU) la izquierda Antifa está utilizando en sus manifestaciones grupos de inmigrantes. En Madrid concretamente, en la misma Plaza de Oporto citada, se utilizaron grupos de jóvenes magrebíes. No sabemos si tienen relación con los Menas, pero no sería extraño.  

Enrique Jesús Ortiz

Apasionado de la empresa. Treinta años montando y desmontando negocios. Aficionado a la economía pero no soy economista, así que ustedes sabrán disculparme. Apasionado por la historia. Amo el trabajo. Creo en la familia, en la propiedad privada y en la nación.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba