«Solidaridad» es el nuevo nombre de la defensa de tus derechos laborales

Los trabajadores, es decir, la España que madruga, la gente de mono, casco y andamio siempre ha votado a la izquierda, la cual en sus políticas sociales les promete un paraíso que nunca llega, en unos discursos de retórica demagógica, mediante una producción teatral, postulada en los mismos monólogos cargados de falacias y soflamas camuflados con ropajes bonitos y elegantes. Lo que definiríamos con un acrónimo y de forma eufemista «Bocento diario». Que no son más que eso, promesas e intenciones.

Esa frase hecha, diatríbica, como es «Nada hay tan tonto como un obrero de derechas», la cual se ha quedado del todo obsoleta por su carácter y espíritu arcaico, pues las promesas mueven montañas de votos y  masas ignaras, que al final lo que buscan son resultados, no meras intenciones. Si los obreros, los humildes, es decir, los pobres, son demonizados en el supuesto de votar a la derecha y siguen votando a las izquierdas, por eso, por complejos, modas o estereotipos, nunca se extinguirán, pues son el sustento o forma de vida de las últimas, por lo que sólo queda una pregunta por hacerse: ¿A quién le interesa que haya más pobres, humildes u obreros, a la derecha o a la izquierda?.

Aunque «Solidaridad» suene a fenómeno efímero o corto placista, creo acabará con esa turba oligárquica y caciquil, con ínfulas mesiánicas y redentoras hacia la clase trabajadora, que ha hecho de las desgraciadas, desiguales e injustas condiciones laborales de esta última, su espléndido y alto nivel o forma de vida, postulado en la especulación teórica de las promesas y anhelos utópicos, en lugar de la praxis y la realidad, efectiva y eficaz. Si «Solidaridad», esta nueva forma de sindicalismo, nacida supuestamente de un partido político de derechas, tiene éxito, ¿significará que el proletariado es bobo o se ha vuelto loco? Personalmente creo que no, será un claro indicio de que la sociedad va perdiendo el miedo a sus complejos y decide abrir una grieta rupturista, hacia esos ególatras enarcas que son los líderes atrapa votos de la izquierda. Que ha decidido cambiar la corrupción y el clientelismo, por la dignidad, la decencia y honradez, que te otorgan el esfuerzo y el trabajo.

Es la hora de terminar con el servilismo de la corrección política de la izquierda, aunámonos como una gran marea iracunda, para beligerar a base de embestidas y a forma de guerra de guerrillas, por nuestro ya muy fatigado espíritu beligerante, contra esa injusta desigualdad a la que nos tienen sometidos estos falsos gobernadores morales, vulgares enarcas con ese ficticio e inventado reino de los cielos, que nos llevan prometiendo toda la vida.

Algo se ha empezado a mover en España; por poner un ejemplo, veamos las andaluzas o las últimas generales, donde Vox se impuso en más de 300 municipios con poca renta y mucho paro. La gente decente, honrada y sobre todo trabajadora, la gente como tú y como yo, no somos de paguitas, somos más amplios y solidarios de miras, no queremos pan para hoy y hambre para mañana, no queremos una igualdad postulada en la miseria. El sentido común nos dice que para que podamos tener una vida digna y sostenible, tenemos que con nuestro esfuerzo y trabajo vivir en sano contubernio con el resto de nuestra sociedad, en una igualdad real, sustentada en la justicia y para que esto sea vitalicio, crónico y duradero, también con nuestro trabajo y esfuerzo ayudar a la sostenibilidad económica de nuestro país.

Creo todos sabéis, estoy subyugado a la ideología de VOX, soy afiliado y potencial votante, por lo que esta nueva iniciativa me cautiva gratamente y de seguro me afiliaré sin ambigüedad, sin miedo, de una forma natural, haciendo de lo banal algo extraordinario, justo, igualitario y sobre todo real. Pues lo inherente a Vox es inherente a mí.

Corre y afíliate, a qué esperas…

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba