AutoresColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

Sobre la comparación entre Abascal y Aragorn

Hoy un día triste, pero atemperado, un día en el que la creatividad y ese don de unos pocos elegidos, meros y simples aprendices, de lo que un hasta ahora incierto y oscuro futuro nos reserva. Tengo a bien coger la pluma y dedicar unas líneas a la incapaz y totalitaria izquierda que nos gobierna. Más concretamente, a una persona afín a la misma, que hizo gala de una ignorante osadía y se atrevió a hacer una crítica de la moral cultural de la verdadera derecha. De VOX.

Hace algunos días, leí en algún medio que, en este momento no recuerdo, una misiva, una carta abierta, escrita por un señor, creí entender, afín a la corrección política. Es decir, a la izquierda, a esa que por desgracia nos mal gobierna y que, en mi humilde y modesta ignorancia histórica, no es más que un calco o una mera fotocopia de aquella izquierda revolucionaria, bolchevique y marxista, que se definía como el frente popular.

Este señor hace gala de un gran ego y carácter megalómano, al igual que sus líderes. Lo que le da una gran autoestima y lógicamente una infundada seguridad en sus palabras. Cree como la izquierda en general  en esa superioridad moral y cultural frente a la derecha, que suponen tienen en propiedad.

Hace una crítica o más bien es una especie de burla, muy educadamente, eso sí, de esa comparación que se ha estado haciendo de la derecha, es decir de VOX, con esa obra maestra de la ficción. Obra de Tolkien, una de esas tres trilogías de que se compone esa fantástica colección, que empieza, con «EL Smarillion», «El Hobbit» y «El señor de los anillos». Es a esta última, a la que hace referencia, diciendo que es un error comparar a Abascal con Aragorn.

Intentaré exponer esta también carta abierta en respuesta o contestación a la suya, con el mayor de los respetos. Intentaré utilizar un sutil eufemismo, y una obscena sátira irónica, que no le dejará indiferente, pero que al mismo tiempo espero sepa entender como lo que es, y no como una humillación, postulada en insultos y descalificativos.

Para empezar le diré, que cuando se habla de algo, hay que hacerlo con cierta propiedad. Es decir, sabiendo de lo que se habla. Le quiero hacer un pequeño matiz a forma de aclaración. Recurriendo a la historia, una, la única, la verdadera y no a una de las muchas memorias que sobre esta podrían surgir. Ya desde 1931 pierden ustedes, la izquierda, cualquier rasgo o autoridad moral para criticar o denunciar nada ni a nadie. Pues fue su frente popular, el que en 1931 empezó a fragmentar la legalidad democrática, instaurando una segunda República, en unas elecciones MUNICIPALES, y que por otra parte y dicho sea de paso, tampoco ganaron en las urnas. Mas tarde, en 1934 destruyeron totalmente esa legalidad democrática, incluyendo REPUBLICANA. Esa misma República que se ufanaban de haber creado en 1931. Con ese simulacro o intento de comienzo de la posterior guerra civil de 1936. Que dicho sea de paso, propiciaron y perdieron ustedes.

Seguramente usted hará caso de su obtusa y subjetiva memoria histórica, y no de la verdadera y real historia. Pero es lo que hay. No intento con mis palabras hacerle cambiar de ideología. Pues en eso se postula y se cimenta una sana democracia, en la diversidad y pluralidad de opiniones sobre un mismo tema. Pero siento comunicarle que por mucho que inventen, o por mucho que legitimen unas obsoletas y nocivas leyes o normas, no podrán ganar nunca una guerra que perdieron. Y esto también es y está en la verdadera historia.

En el ámbito intelectual o cultural, ¿no se ha preguntado por qué las mejores y más exquisitas plumas del país son de derechas a día de hoy? Si me lo permite, le resolveré yo esa pregunta. Sencillamente, porque la cultura, el verdadero intelecto, más tarde o más temprano termina aflorando. Me explico; se puede engañar a alguien una vez, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo. Y eso amigo mío, es lo que lleva haciendo esa izquierda que defiende toda su mísera y pobre vida.

Así como profeticé esa pronta debacle, de esa gran mentira política, que es UNIDAS PODEMOS, comparándolo con una mala moda. Creo que, esto es algo, que se ha terminado confirmando, pues a día de hoy es una realidad. Profetizo ahora el auge galopante de VOX, a partir de la próxima legislatura. Pues a día de hoy es el verdadero y único cambio, es el progreso, es la llave a una sana convivencia postulada en una verdadera igualdad, justicia y libertad. Como digo es la llave, la infraestructura económica, social y cultural, para que se pueda dar un ESTADO de DERECHO, con una democracia real en España.

Pero que le voy a contar que usted no sepa, y no quiera ver, porque es mejor su libertinaje, que una real libertad. Es mejor una sociedad polarizada y enferma, a una sociedad sana para la convivencia, donde todas las ideologías tengan cabida, donde se pueda estar orgulloso de tu país, gritarle a los cuatro vientos y no te descalifiquen o insulten por ello.

Pero como he dicho antes, esto es algo que usted y sus afines ideológicos conocen y no quieren ver. Porque como le digo, para ustedes es mejor buscar culpables que soluciones. Creando así muchos más problemas, dicho sea de paso.

No le quiero aburrir, porque pretendo que llegue al final de este mi escrito. Pues estoy convencido, que su misiva, esa que usted define como carta abierta, y como crítica constructiva o lección de pedagogía, parte de una raíz, base o una cimentación, cuanto menos, equivocada, errada o con muy poca base. Pues le diré, a mi entender esa comparación que se ha hecho en escritos o publicaciones en diferentes y diversos medios de comunicación. Tiene un mensaje claro, mas allá de esa comparación a la que alude usted que, por otra parte también es muy lógica. En mi humilde y modesta opinión creo que el verdadero mensaje de esa comparación es la de hacer llegar a más público el mensaje de esos escritos o publicaciones. Incluyendo, el como usted disidente.

La prueba más clara es usted mismo, que parece que, se los ha leído u oteado todos, aunque no haya sabido entenderlos o interpretarlos. De ahí viene ese dicho, esa cita que reza «QUÉ ATREVIDA ES LA IGNORANCIA», y son las personas tan opacas y obtusas ideológicamente como usted, las que la hacen realidad.

Anteriormente le expuse que disiento de esa opinión o hipótesis suya, de que no se puede comparar la realidad actual con la ficción. Pues a mi modo de entender, a día de hoy hay una lucha entre dos mundos opuestos, dos polos, totalitarismo marxista vs democracia, izquierda vs derecha, utopía, mito, leyenda, propaganda vs realidad. Resumiéndolo; el mal vs el bien.

Sé que disentirá, así como más personas, de esta mi ideología, cimentada en una rama de la derecha, como es el neoconservadurismo, del cual, estoy muy orgulloso. Pues al contrario de usted, no me considero en superioridad moral a nadie. Pero si tengo clara una cosa, mi ideología, pues tengo carácter y personalidad, cualidades que me hacen autónomo de pensamiento. O lo que es lo mismo, realmente una persona libre.Para acabar permítame un consejito, «NO ES MÁS LISTO O CULTO EL QUE MÁS LEE, SINO EL QUE MEJOR LO INTERPRETA».

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba