Sobre el aborto

Para empezar este escrito-debate, diré que no creo haya nadie, que este en contra de interrumpir una vida, concretamente la vida de un feto. Es decir, no creo que haya nadie proabortista con el objetivo o fin de quitar una vida. Simplemente el enfoque es una dicotomía per se. Una antítesis o contradicción, con una versión verdadera, postulada en la praxis y la realidad y otra versión postulada en la utopía y la especulación de la teoría.

Estar en contra del aborto es estar en contra de la interrupción del feto y a favor de la vida. Se dice de estar a favor del aborto, toda aquella persona que considera que el feto es sólo un trozo de carne, el cual terminará privando de una supuesta libertad a la futura gestante o madre. Esto debería de tenerse en cuenta desde la perspectiva ética, moral y biológica, nunca desde una perspectiva religiosa o política. Es decir, primando siempre el bien sobre el mal, argumentándolo para resaltar la diferencia entre lo claro y lo oscuro, siempre en un ámbito biológico y natural.

La malograda ley de plazos en la que el malhadado Zapatero nos coló, la totalitaria ley del aborto, que cuanto menos es criminal, ya que una vida es todo el tiempo, no solamente a ratos, tal como está concebida se aplica de forma eugenésica y anticonceptiva. Es decir, por un simple perfeccionamiento biológico hereditario primando la muerte sobre la vida. Sinceramente, postulando lo expuesto, siempre según los datos del Ministerio de Sanidad, «2019 se efectuaron en España casi 100.000 interrupciones de embarazo, distribuidos por las siguientes causas: a petición de la madre (90,5%), grave riesgo para la salud de la madre (6%), riesgo anomalías en feto (3,3%), anomalías fetales incompatibles con la vida (0,2%)».

El caso de aborto por violación ni siquiera aparece. Cosa esta que por otro lado, tiene toda la lógica, pues cuando se realiza una denuncia por agresión sexual, se desencadenan una serie de protocolos policiales y médicos, como son la exploración forense, la prevención de enfermedades de transmisión sexual y la prevención del embarazo. Por tanto, en la política y práctica global este caso no debe ni tiene que servir para justificar su práctica.

En cuanto a lo que al dinero público se refiere, es decir, nuestro dinero, debe y tiene que enfocarse en que la vida llegue a término y en ayudar a las mujeres que tienen un embarazo en una situación de riesgo, de dificultad económica o de una presión diáfana y manifiesta, por parte de familiares para que ese niño pueda nacer.

Esperando este escrito cumpla una de las funciones u objetivos por los que ha sido creado, que es poner un poco más de luz dentro de esa cueva ideológica y de oscuridad, que intentan imponer las políticas marxistas o corrección política. Siendo tu autonomía de pensamiento la que decida sobre el nivel de moralidad, primando la vida a una supuesta libertad que, por otro lado, no perderías en caso contrario. Me explico: Aborto SI, siempre y cuando la decisión sea postulada en la ética, la moral y sobre todo la biología, nunca como una decisión política o religiosa aplicada de forma eugenésica y anticonceptiva.

VIDA Vs EGOISMO, HIPOCRESÍA y MUERTE?

Tú decides

 

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba