AutoresColaboracionesMª José Gómez BusóOpinión

Sin pelos en la lengua, pero sí en el sobaco

Desde tiempos inmemoriales las mujeres hemos buscado la depilación definitiva, los pelos son antihigienicos, molestos y sobretodo antiesteticos.

Los tiempos avanzan que es una barbaridad, y las modas llevan a las mujeres a depilarse cada vez más.

Con la aparición del tanga el sexo femenino tiene que ir depilado por completo, o como mucho a la brasileña que no es otra cosa que una ligera raya de pelo insignificante, atravesando el pubis, si no, la prenda tan de moda actualmente no luce en todo su esplendor.

Las mujeres han sufrido toda clase de suplicios para hacer desaparecer esos pelos tan molestos. Con el láser tenemos la suerte de que la depilación es definitiva.

Ahora algunas mujeres que hayan decidido depilarse por completo, y sean fieles seguidoras de la futura vicepresidenta del gobierno la señora Montero, tienen un grave problema, porque ella ha decidido acogerse al dicho de «donde hay pelo hay alegría» y muestra sus sobacos repletos de pelambrera.

Esta mujer tan inteligente y tan preparada, que a sus 31 años ha conseguido ascender como la espuma y tener una carrera meteórica políticamente hablando (porque de las otras carreras de esas que se hacen en la universidad, poco, o más bien nada), ha decidido que le gustan los pelos, y así debe ser, porque su macho alfa de ese accesorio varonil va servido.

Espero que no haya una sentada como esa que le dio la fama a la peluda pareja, a favor de dejarse crecer el pelo, porque las feminoides y sobre todo los gays que van pelados hasta las cejas tienen un grave problema, si han decidido utilizar el rayo láser.

La primera en solidarizarse con la señora Montero, y salir en su defensa ha sido la periodista Carmen Chaparro, que ha tenido a bien enseñar su abundante melena sobaquil ante las cámaras de tv, no sin ir acompañada de una buena reprimenda a un concejal del PP que tuvo la osadía de decir que si la señora Montero llega a la vicepresidencia debería afeitarse el sobaco.

Con la Montero hemos topado, ¿a santo de que se le reprocha nada a este portento de mujer?

En nada tendremos al colectivo LGTBI defendiendo al hasta ahora tan odiado pelo, porque su musa ha decidido exhibirlo.

Por cierto, señora Chaparro, no la he visto, ni tampoco la he oído, criticar a María Chivite, cuando le hizo una peineta, le sacó la lengua y le hizo burla a Albert Rivera durante su intervención.

Pero claro, esta miembra es de las nuestras, esta es del sindicato del pelo, a esta ni tocarla.

En fin, si las mujeres aunque fuéramos de ideas políticas distintas, teníamos un nexo de unión que era como deshacernos del odiado pelo, en la sala de espera del centro de estética de turno, esta práctica tiene los días contados, y en la actual España de rojos y fachas ahora se incorpora el dilema de peludas, peladas, o pelimpimpadas, o quizá peladas, peludas o pelimpimpudas.

 

Mª José Gómez Busó

Jubilada de 62 años, sin pelos en la lengua. Demasiado sincera, escribo por afición y soy autodidacta. Mi frase favorita es: "Ladran, luego cabalgamos". Me encanta el patchwork, técnica que domino, y escribir relatos cortos.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba