Carta del Coronel Efrén Díaz Casal: «Señora Ayuso, sus hechos la expulsan de su cargo, váyase a su casa»

Señora Ayuso:

A través de este Email vuelvo a informarle que, en virtud de competencias ilícitas la entonces concejala presidenta del distrito de Latina del Ayuntamiento de Madrid, Esther Gómez Morante, del partido Ahora Madrid, y actualmente concejala del partido Más Madrid, prohibió la procesión del Corpus Christi de Mayo de 2016 de mi parroquia castrense de Madrid, el domingo 29 de mayo de 2016.

Recurrí la ilegal prohibición ante el Ministerio del Interior que, a través del escrito de REF NOR/, SALIDA Nº 3982 de 14 de JUL 2017, del entonces Director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, Coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos Orihuel, manifiesta que «las reuniones con finalidad religiosa en lugares de tránsito público deben quedar sujetas al régimen general de comunicación de los artículos 8 a 11 de la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del Derecho de Reunión».

A pesar de haberlo solicitado reiteradamente, el entonces Director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, Coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos Orihuel, no comunicó a las entidades concernidas en el asunto en cuestión, delegaciones y subdelegaciones del Gobierno, organismos autónomos análogos vascos, navarros y catalanes, y entidades locales, que el procedimiento de tramitación de actos religiosos en la vía pública es el dispuesto por la precitada Ley Orgánica 9/1983, causa de que hasta la fecha, el Ayuntamiento de Madrid haya vulnerado dicha Ley Orgánica al autorizar o denegar todas las solicitudes que los promotores de actos religiosos en la vía pública le hayan dirigido.

Es preciso reseñar que las autoridades municipales no están reconocidas en ningún texto legal como autoridades gubernativas, correspondiendo tal condición a los delegados y subdelegados del Gobierno según lo dispuesto por los artículos 73.3 y 75.b) de la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público.

El entonces Subdelegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Luis Martínez-Sicluna Sepúlveda, en escrito de fecha 2 de noviembre de 2017, reitera cuanto figura en el escrito anterior, confirmando que la Delegación del Gobierno en Madrid «tramitará las solicitudes» de procesiones religiosas, en lugar de «tramitará los actos religiosos en la vía pública», «conforme a la citada Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del Derecho de Reunión».

Es evidente que el entonces Subdelegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Luis Martínez-Sicluna Sepúlveda albergaba la seguridad de que no le llegaría ninguna «solicitud de autorización de actos religiosos en la vía pública», percepción que solamente puede estar basada en la previa connivencia con el entonces Director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, Coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos Orihuel.

Por tanto, además de intentar engañarme, mienten descaradamente el entonces Jefe del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, Coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos Orihuel, y el entonces Subdelegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Luis Martínez-Sicluna Sepúlveda.

Estos hechos ocurrieron siendo delegada del Gobierno en Madrid Concepción Dancausa Treviño que, o los autorizó como es lógico suponer, o lo que es peor, no se enteró de los mismos siendo su obligación y la de Luis Martínez-Sicluna Sepúlveda, su subordinado inmediato, por no informarle al respecto.

Desde el 19 de agosto de 2019, fecha en la que tomó posesión del cargo que todavía detenta, siguiendo los dictados de mi innata ideología de derechas, he informado reiteradamente de estos hechos a Vd y a sus consejeros solicitando el cese de Concepción Dancausa Treviño, actual Consejera de Familia, Juventud y Política Social y antes Viceconsejera de Vivienda y Administración Local, y de Luis Martínez-Sicluna Sepúlveda, actual Viceconsejero de Familia, Juventud y Política Social y antes Secretario General Técnico de la Consejería de Vivienda y Administración Local de su Gobierno.

En vista del displicente silencio que ha venido aplicando a mis misivas opté por hacer públicos estos desmanes a través de la prensa (Efrén Díaz Casal: «Excesos de Concepción Dancausa Treviño, Viceconsejera de Vivienda y Administración Local de la Comunidad de Madrid» – InfoHispania)sin haber conseguido reacción positiva alguna en Vd y sus consejeros, por lo que a través de estas líneas le exhorto a respetar y hacer respetar la ley cesando de inmediato a los precitados a no ser que, como hasta ahora, para Isabel Díaz Ayuso y sus consejeros, la vulneración de la ley, la falacia y la ofensa a la dignidad del ciudadano, merezca la doble recompensa de un alto cargo y un suculento sueldo en el gobierno de la Comunidad de Madrid.

Envío especialmente este mensaje a parlamentarios autonómicos del PP, PSOE y VOX a fin de que, cumpliendo con su función de controlar la acción del Gobierno según lo establecido por el Artículo 9 de la Ley Orgánica 3/1983, de 25 de febrero, del Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid, hagan respetar la ley y la dignidad del ciudadano español impidiendo que España en general y la Comunidad de Madrid en particular, sean una selva en la que no exista más ley que el capricho del que gobierna, donde cada uno haga cuanto le venga en gana y en la que no haya lugar para los protagonistas de los hechos expuestos que deben pedir perdón de rodillas en la Plaza Mayor de Madrid en un acto televisado, antes que recibir el voto de los madrileños.

Por lo cuanto antecede reitero mi solicitud de cese inmediato en sus actuales cargos, de Concepción Dancausa Treviño y Luis Martínez-Sicluna Sepúlveda.

A cuantos tuvieran la amabilidad de obsequiarme con la lectura de estas líneas les remito a la sentencia de Montesquieu: «La injusticia hecha a uno sólo es una amenaza dirigida a todos», agregando que cuanto antecede revela que para la Sra. Ayuso no existe más ley que su voluntad, proceder totalmente reprobable que ningún madrileño puede tolerar y menos consentir que el Gobierno de la Comunidad de Madrid albergue a los autores de estos desmanes.

Quedo a la disposición de todos los destinatarios de este mensaje para cuanto estimen oportuno en relación a su contenido, quedando a la espera de su respuesta en consonancia con la cualidad moral e intelectual que se les supone.

Finalizo estas líneas diciéndole que, por muy aplaudida que sea por palmeros a sueldo, su presencia en el Gobierno de la Comunidad de Madrid desprestigia a la Institución y a los madrileños que aborrecen estos desmanes, descalificándole y devolviéndole al anonimato del que por ignorados méritos salió y al que por notorios deméritos lo antes posible debe volver:

¡¡¡VÁYASE A SU CASA!!!

Efrén Díaz Casal

Coronel de Infantería (Retirado). Mi sentido del civismo y respeto a la ley me impulsa a escribir contra los abusos de autoridad de estos políticos actuales, sátrapas irredentos, que se creen por encima de la Humanidad y de las leyes cuando no son dignos ni de limpiar los zapatos al español más humilde.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 16 =

Botón volver arriba