Se pronuncia “Burrell”

Josep Borrell es el Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, lo cual nos da una idea de cuál es el nivel político en Europa, no muy distinto del de España.

Saben los lectores que me siguen que siempre me ha preocupado la capacidad intelectual de nuestros gobernantes puesto que de ella depende nuestra calidad de vida. He mencionado a la bella Irene en numerosas ocasiones, también al deshonesto Sánchez y otros, pero mi preferido siempre había sido el Rodríguez Zapatero alias “Zetaparo”: origen de todos los males; no obstante, con las últimas declaraciones de Borrell (pronúnciese en catalán “Burrell”), me he visto obligado a alterar el orden del listado de incompetentes económicamente muy favorecidos por todos los españoles.

Josep Borrell es el Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, lo cual nos da una idea de cuál es el nivel político en Europa, no muy distinto del de España. Fue también ministro de Asuntos Exteriores con el Gobierno de Pedro Sánchez (para el Socialismo, parecer inteligente, tener labia y amor a la ambigüedad y la mentira, es primordial y altamente meritorio). Siendo, inevitablemente y porque Dios lo ha querido así, también es el representante de la Unión Europea para el conflicto ruso-ucraniano. Los caminos del Señor son inescrutables.

Este Alto Representante ha pedido recientemente a los europeos que «Bajen un par de grados la calefacción. Despierten de ese sueño de bienestar«. Jaime González, un periodista asiduo al programa de Joaquín Prats, ha hecho el siguiente comentario: «Cuando uno está calentito en su despacho puede decir cosas como esta. La gente no malgasta energía, de hecho, la gente muchas veces, por necesidad, ya ha hecho lo que está reclamando el señor Borrell, pero no por la guerra de Ucrania. Mucho antes los españoles ya tenían que cerrar y bajar el termostato de la calefacción porque no les daba para llegar a fin de mes».

Señor Borrell-esto se convierte en carta abierta-, en la encuesta de condiciones de vida elaborada por el Instituto Nacional de Estadística se afirma que la tasa de riesgo de pobreza y/o exclusión social en ESPAÑA está en el 26,4% de la población y afecta  a 12.495.000 personas. No he visto su nombre en el listado, y tampoco el de otros de su misma camada, tal vez, por eso, usted pida a esos DOCE MILLONES Y MEDIO de españoles, que pongan la calefacción del aire acondicionado de sus casas, más “bajito”.

También dijo Usted, señor Borrell (pronúnciese “Borrel” si es castellano parlante), que, como Rusia estaba bombardeando ciudades ucranianas y matando civiles: ancianos, mujeres, niños, embarazadas, etc., iba a “quitarla” de la EUROVISIÓN.

Usted perdone señor “Burrell” (como hablo el idioma valenciano, sé pronunciar su nombre correctamente, su lengua tiene bastantes coincidencias con la mía), pero, ¿no le parece a usted que esa técnica infantil del “no te ‘ajunto’” que está aplicando al el señor Putin, es muy poco efectiva?

Comprendo perfectamente que un político como usted, que habrá tenido que ganar batallas de insidias y traiciones en el seno de su partido para llegar donde está, piense que la guerra es igual; A usted y a cualquier político socialista,  lo que podría obligarle a cambiar de posición sería: el que lo echen del grupo, el que le ignoren, el que le quiten el dinero o el que deterioren su imagen frente a la opinión pública, sobre todo estas dos últimas, en ese mismo orden; pero esas armas de chantaje son ineficaces contra el orgullo y la soberbia de un dictador, no hacen más que provocar risa y reacciones extremas. Pero estoy de acuerdo con usted: son las armas extremadamente afiladas que más asustan a un político socialista.

Cualquier cazador sabe que no hay nada más peligroso que un jabalí herido y acorralado; lo mismo pasa con una rata; lo mismo, y peor,  pasa con un oso (en latín U.R.SUS.). Pues bien, usted ha hecho eso, acorralar a un soberbio que no piensa como un político. La reacción de Putin no será la que usted cree. El tiempo político ha terminado. Los políticos han fracasado y nos han llevado a la guerra (como siempre). Está usted disparando con piedrecitas a un oso de tres metros de alto. El “ya noteajunto”,  me parece que es infantil y ridículo, y que nos conducirá a una guerra mucho mayor y más destructiva. Putin buscará aliados mucho más sanguinarios. Ruego a Dios que yo esté equivocado; le aseguro que lo reconoceré públicamente, le aseguro que no tendréningún inconveniente porque no soy político. No soy de izquierdas.

José Enrique Catalá

Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valencia. Especialista en Hª Medieval. Profesor. Autor del libro: Glosario Universitario.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + 18 =

Botón volver arriba