Sanchismo maquiavélico

Es curioso y preocupante como el segundo hombre que más manda en España a día de hoy, IVÁN REDONDO, el Maquiavelo del SANCHISMO ha escrito un guión, que es ejecutado con exquisita maestría en esta serie de continuos y reiterados escándalos cometidos por el Ejecutivo en los últimos días. La prisa del sanchismo por un cambio de régimen hace aflorar las oportunas elucubraciones de un sector de la sociedad española, que no cree que los reiterados escándalos sean fruto de la casualidad o la improvisación. Este sector de la sociedad española, en el cual me incluyo, intuye, intuimos, que todo esto se debe a un plan perfectamente organizado y planificado para cambiar el régimen de gobierno actual a medio plazo.
Esta pandemia viral que, como meros ingenuos, muchos creíamos era una especie de anatema contra este nocivo gobierno, es aprovechada por los últimos para legitimar una hiperactividad totalitaria. Las claras evidencias en esta serie antológica de decisiones inconstitucionales que no iban incluidas en el programa socialista, van dirigidas a garantizar la supervivencia de Sánchez en el poder, no al bienestar de los ciudadanos con el que se llenan la boca en sus políticas sociales y lo último, no por eso menos grave o importante, su rápida y arbitraria aprobación, la cual no va encaminada en resolver los dos principales problemas en la actualidad (la búsqueda de la panacea para la pandemia viral que padecemos y la fórmula correcta para salir de la crisis económica que sufrimos).
Un gobierno que para lo que le interesa demuestra una inmensa diligencia o rapidez, pero se mueve lento y menos que las fichas del ajedrez cuando se trata del interés general. Véase la rastrera y descarada táctica clientelar de estos, recurriendo a la empírica y tirando de hemeroteca: el nombramiento de una ministra al frente de la fiscalía, el órdago con el asalto al poder judicial, la vuelta de tuerca a la memoria histórica haciéndola todavía más totalitaria e inconstitucional, el cambio total y absoluto en la educación, privilegio del asesinato con el acercamiento hacia sus regiones de los asesinos y creando un ministerio de la verdad amparado en una policía del pensamiento, erradicando todo vestigio de las libertades, haciendo de la libertad de expresión un simple y efímero recuerdo. Y todo ello, forzando los plazos legales en el Parlamento.
Ahora que conocemos su verdadera estrategia, la cual consiste en inocularnos el veneno como si fuera una vacuna en pequeñas dosis con las que nuestro organismo, en este caso nuestras conciencias se acostumbren poco a poco, y cuando quieran reaccionar sea misión imposible y el delito esté del todo consumado. Tenemos la obligación moral de reaccionar con rigor y enérgica valentía, fomentando y ejecutando la desobediencia civil, precedida de un vulgar pero sabio refrán a forma de consejo como aviso a navegantes《EL LISTO ES LISTO HASTA QUE EL TONTO QUIERE》.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba