ColaboracionesJ.P. AlexanderNacionalOpiniónPolítica

Sánchez se ha superado a sí mismo haciendo posible los viajes a través del tiempo

Sánchez se empeña en negar el carácter golpista de los acusados de rebelión y los fugados. Simplemente, un organismo en guerra consigo mismo está condenado a no sobrevivir y los diferentes gobiernos por acción u omisión han ido alimentando al dragón sin que nadie, hasta ahora, haya intentado reconocer el destino inevitable de España si seguimos igual; ni mucho menos se han planteado ponerle remedio. Todo lo contrario, en estos momentos un gobierno felón está financiando obscenamente a Cataluña para pagar el alquiler de la Moncloa mientras otras autonomías de España se hallan en la indigencia y no pueden ni coger el tren. En eso Sánchez se ha superado a sí mismo haciendo posible los viajes a través del tiempo demostrando el salto de RENFE en Extremadura a principios del siglo XX.

 

Tampoco Sánchez es consciente de su responsabilidad al ocasionar un potente efecto llamada de la de la inmigración ilegal proponiendo a España como un destino extremadamente codiciable justo en el momento en el que Italia, uno de los grandes receptores, tomó consciencia de su error y blindaba sus fronteras a la entrada ilegal de inmigrantes en su país.

 

La nueva religión laica neoleninista de la corrección política nunca ha deseado reconocer el problema de gasto social y seguridad pública que introduce la inmigración masiva ilegal, que ya ha tomado de pleno derecho el carácter de una invasión en toda regla. Sería falsa la afirmación de que toda la inmigración ilegal se traduce en delincuencia, pero no olvidemos que estos inmigrantes pueden verse obligados a comprometerse con redes mafiosas de todo tipo (manteros, falsificadores productos, droga, prostitución…) aunque nuestra legislación de acogida sea extremadamente generosa a la hora de dispensarles servicios sociales. Tampoco las autoridades y fuerzas de seguridad tienen acceso de cuántos son, de quiénes son, dónde se alojan; y mucho peor, si traen desde sus países una mochila de delincuencia profesional a las espaldas.

 

También Sánchez pasa por alto la supervivencia de nuestro estado de bienestar. Por el simple hecho de llegar a nuestro país, aunque sea en condiciones de ilegalidad, los inmigrantes y sus familiares reciben educación gratuita, sanidad, amén de un sinfín de beneficios sociales en detrimento de quienes pagan impuestos y necesitan de los mismos servicios o aspiran a cobrar pensiones dignas después de una vida de trabajo.

 

Pero el mayor peligro que amenaza el sostenimiento de nuestro estado de bienestar son las insostenibles autonomías. No solo financiamos generosamente a quienes quieren destruir España sino que mantenemos 17 gobiernos innecesarios, además del central. Esos gobiernos arrastran rémoras como las televisiones autonómicas, departamentos duplicados y otros inventados, cargos de confianza nombrados a dedo, empresas satélites hipersubvencionadas; toda esta melé incontrolada e incontrolable bien sazonada con innumerables altos cargos nombrados a dedo y que cobran obscenos sueldos que sobrepasan con creces los que perciben el presidente y el gobierno central.

 

Y para muestra un botón: “El nuevo ‘President’ (Torra) ha decidido subirse el sueldo, de modo que su retribución anual pasará a ser de 147.000 euros, un 5,2% más que la nómina de Carles Puigdemont, y hasta un 81% más que el sueldo de Pedro Sánchez, según OK Diario.

 

Sánchez también pone en peligro nuestro estado de bienestar porque ninguna familia puede gastar más de lo que ingresa. Cualquier ama de casa le daría sopas con honda en ese aspecto a nuestro presidente Sánchez, y seguro que él en su familia sí se aplica la receta. Pues bien, lo que adjudica a su familia no lo quiere para los españoles:

  • Estamos gastando mucho más de lo que ingresamos. Según Expansión: “La deuda pública en España ha crecido en el tercer trimestre de 2018 en 10.748 millones de euros y se sitúa en 1.174.633 millones.
  • Esta cifra supone que la deuda alcanzó el 98,1% del PIB en España, mientras que en el trimestre anterior, primer trimestre de 2018, fue del 98,7%.
  • Si comparamos la deuda en España en el tercer trimestre de 2018 con la del mismo trimestre de 2017 vemos que la deuda anual se ha incrementado en 41.256 millones de euros.
  • La deuda per cápita en España en tercer trimestre de 2018, fue de 25.175€ por habitante. En el segundo trimestre de 2018 fue de 24.944 euros, luego se ha producido un incremento de la deuda por habitante de 231 euros. Dese luego esto no lo dicen repitiendo cada cinco minutos la misma noticia los medios”.

 

De momento, con el efecto VOX tenemos doce razones en Andalucía que abren un rayo de esperanza a quienes ambicionamos que este sistema hecho por y para beneficio de los políticos profesionales sufra unos cambios profundos que lo reconviertan, poco a poco, en un sistema donde el pueblo tenga representación en el Congreso.

 

Solo unos patriotas pueden iniciar algo así, y seguramente el desmantelamiento de las leyes que impulsan al sistema actual será mucho más complicado que la implementación de las nuevas. Los innumerables parásitos no querrán renunciar a sus prebendas y pondrán todo tipo de impedimentos mintiendo, intentando corromper… Ya sin impedimentos resulta más difícil quitar que poner leyes: resulta más difícil desmontar que montar. El trabajo que, de momento, inicia VOX en solitario resulta una empresa pantagruélica. Aunque cada vez seremos más quienes apoyemos los proyectos de VOX, a los que tienen la responsabilidad de dirigir el barco les deseo toda la suerte del mundo, pues la va a necesitar. Y además todas las fuerzas de Hércules, pues también la va a necesitar.

J.P. Alexander

La libertad, el mayor tesoro y la igualdad, sólo para las oportunidades. Profesor de secundaria y bachillerato, pero ante todo maestro. Autodidacta empedernido

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba