Sánchez, Sánchez, Sánchez y más Sánchez

Desde el minuto cero que este individuo aparece en el panorama político, tiene claro su objetivo, ser, figurar, vivir de la política, y considerarse poco menos que el Rey Sol.

Desde sus primeras incursiones en la política todo le ha salido rodado, iba ascendiendo sin ningún mérito por causas ajenas a su valía, ni tampoco a sus conocimientos. Fallece una persona, allí es colocado, se jubila otra allí que lo mandan y así sucesivamente, carambola tras carambola va subiendo peldaños, no era querido ni en su propio partido, pero se dice, se rumorea, nos han dicho que decían, que las elecciones para secretario general del PSOE estuvieron un poquito amañadas, y salió victorioso ante todo pronóstico, pero yo ahí no entro, aunque de este ser de luz me lo puedo creer todo.
Luego en la moción de censura, un Rajoy cobarde y rastrero, se queda emborrachándose en un bar, y nos deja al pie de los caballos en vez de convocar elecciones, y ahí empieza el peor periodo de España después de la guerra civil.

El Kennedy español como le gusta que le llamen, empieza a verse poderoso y se cree por encima del bien y del mal, no le importa en absoluto hacer cualquier cosa, con tal de mantenerse en el poder, miente una y otra vez, pacta con comunistas malvados e incultos, con secesionistas enfermos, y con asesinos y secuestradores etarras.
El elenco de ministros con sus correspondientes ministerios, son un estrepitoso fracaso, la gestión de la pandemia fue terrible, murieron miles de personas que se hubieran podido salvar, no abasteció a hospitales de materiales necesarios, nos encerró en casa ilegalmente.

Ha llenado España de emigrantes ilegales, a los que trata a cuerpo de rey por alguna pillada del monarca alauita, que lo tiene agarrado por sus partes nobles. Y más y más y mucho más, pero esto sería la historia interminable, su última actuación estelar para mantenerse en el poder, pasarse la Constitución por el arco del triunfo y darles a un fugado de la justicia, secesionista y catalán todo lo que le ha pedido por siete míseros votos y al compañero vasco mas de lo mismo, y esto queridos amigos no ha hecho nada más que empezar.

¡Que Dios nos coja confesados!

Mª José Gómez Busó

Jubilada, apasionada del patchwork, rematadamente sincera, y enamorada de España, de su himno y de su bandera.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba