Ridículo planetario del okupa de la Moncloa

No existen precedentes en la política internacional del ridículo planetario protagonizado por Pedro Sánchez con motivo de su «entrevista» con Joe Biden, presidente de los Estados Unidos, durante la reciente cumbre de la OTAN del pasado lunes 14 de junio.

Anteriormente, desde el propio Gobierno y medios afines se había cacareado con aires triunfalistas que la reunión tendría lugar en la misma fecha, antes del comienzo de la cumbre, alimentando la idea de que, con ella, Sánchez se vería compensado por el menosprecio del americano, principal líder progresista del mundo, que en siete meses de mandato no le había llamado ni respondido a sus llamadas, añadiendo que la entrevista tendría lugar en presencia de la prensa y grabada por las cámaras.

El pasado viernes, 11 de junio de 2021, el Portavoz del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Ned Price, manifestó que el Secretario de Estado, Antony J. Blinken, había conversado en la misma fecha con la Ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, para «reafirmar la fuerte alianza, amistad y relación transatlántica entre Estados Unidos y España», subrayando «el compromiso de Estados Unidos con la migración que se realiza a través de canales regulares y de manera segura, ordenada y humana». Es decir, nada en 2 platos, ni la más mínima mención a la entrevista, menos aún a su preparación.

En la misma fecha, el Secretario de Estado Antony J. Blinken, también «reiteró el apoyo de Estados Unidos a la OTAN, incluido el aumento de la financiación común, destacando el compromiso de Estados Unidos de trabajar con la UE y otros socios para abordar desafíos comunes, como en Oriente Medio, Venezuela y Nicaragua». Igual que el anterior, ninguna alusión a la entrevista.

Consiguientemente, no existe constancia previa alguna, al menos por parte de Biden, de que ambos mandatarios quisieran saludarse, conocerse personalmente y establecer un primer contacto pactado por sus respectivos equipos como han asegurado fuentes monclovitas.

En la realidad, Joe Biden fue abordado por Pedro Sánchez saludándole en los pasillos tras la foto de familia de los líderes aliados antes del inicio de la cumbre de la OTAN, limitándose a un saludo de 15 segundos y un monólogo de Sánchez de 29 segundos como así lo indicaba el movimiento de las respectivas mascarillas, finalizando con la orden de Joe Biden a miembros de su gabinete, entre ellos la portavoz presidencial, Jen Psaki, según el sitio web de noticias Breitbart News, de «que este gilipollas no vuelva a acercarse a mí».

Sánchez ha manifestado que los temas que ha tocado durante su paseo con el dirigente americano, fueron la situación de Latinoamérica, el acuerdo de Defensa España y Estados Unidos, el cambio climático y la agenda progresista de Biden, empleando más tiempo en explicarlo que el que duró su perorata.

Varios miembros del Gobierno han manifestado que antes del «encuentro de medio minuto» que supuso la primera foto entre Sánchez y Biden, ambos presidentes estuvieron 30 minutos solos y fuera de las cámaras, lo que revela que el Consejo de Ministros es lo más parecido al Patio de Monipodio, en el que cada cual suelta la primera patraña que se le ocurre respecto a la preparación y duración de la entrevista.

En distintos medios de la prensa digital circula la noticia de que Sánchez se comprometió a pagar 6,3 millones a un proyecto impulsado por Kamala Harris, vicepresidenta de Estados Unidos, para desbloquear el encuentro con Joe Biden y lograr su fugaz paseíllo con él, es decir que hemos pagado por una humillación: increíble pero cierto.

Estos hechos confirman la existencia de gente que constituye ejemplos vivos de que un hombre puede vivir sin cerebro.

Imposible acumular más y mayores disparates por lo que, para el bien de España y de los españoles, el protagonista de los mismos debe desalojar la Moncloa a la mayor brevedad posible so pena de que donde quiera que vayamos se nos aplique el mismo trato que a él ordenado por Biden a su gabinete.

Efrén Díaz Casal

Coronel de Infantería (Retirado). Mi sentido del civismo y respeto a la ley me impulsa a escribir contra los abusos de autoridad de estos políticos actuales, sátrapas irredentos, que se creen por encima de la Humanidad y de las leyes cuando no son dignos ni de limpiar los zapatos al español más humilde.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 10 =

Botón volver arriba