Recompensa política

 

Tomen nota de la gestión de Ximo Puig, al frente del Gobierno del Botánico durante ocho años: La Comunidad Valenciana cierra su gestión con 57.200 millones de deuda, la mayor de España, con respecto al PIB, y en el año 2022 fue la C. Autónoma con mayor déficit de España, 3.840 millones.

Incrementó un 80 % el gasto en el sector público, con un récord de asesores y chiringuitos oficiales, con más de 4.000 contrataciones sin la autorización de la Dirección General de Presupuestos.

En la Sanidad, se destapó que había 70.000 personas pendientes de una intervención quirúrgica, retrasos de hasta tres años para hacer mamografías a 150.000 mujeres, y listas de espera de más de 20 días para la Atención Primaria, sin olvidarnos del desastre de los hospitales de campaña durante la pandemia.

En ocho años, no se ha construido una sola vivienda de protección oficial.

En un solo año, un tercio de los gastos de funcionamiento de la Generalitat, 1.358 millones de euros, se pagaron sin contratos.

Pésima gestión de los fondos europeos, por la escasa ejecución realizada, que pone en peligro los 3.200 millones de euros concedidos a esta Comunidad.

Generosas subvenciones a entidades catalanistas, enemigas de la identidad valenciana.

Y como medalla de oro por su pésima gestión, le conceden la embajada de España en la OCDE (más de 150.000 € anuales, más prebendas). Estas son las puertas giratorias de la España de 2024, mientras los diplomáticos de carrera siguen en el paro.

 

        

 

Pablo D. Vela Boullosa

Ingeniero Industrial. Experiencia profesional de 36 años en el sector gasista (GLP y Gas natural), en las áreas de Seguridad, Comercial y Marketing, en España, Perú y Argentina.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba