¿Quién ha borrado la palabra DIMISIÓN del diccionario español?

El trato criminal y en ocasiones alevoso que está sufriendo en los últimos años la Paella Valenciana, fiel embajadora de España por el mundo junto con Paquito el Chocolatero, solo es comparable, aunque en grado menor, con el insultante desprecio que hace el ejecutivo, a la inteligencia de los españoles.

La exjefa de auditoría de Podemos denuncia al juez del caso Neurona que el vicepresidente del Gobierno y la ministra de Igualdad han utilizado recursos públicos para su beneficio personal, utilizando a una persona, María Teresa Arévalo, como niñera de la menor de la prole, desde que nació, en 2019.

La susodicha persona que ejerce estas labores domésticas, tiene además una retribución directa del Ministerio de Igualdad al ocupar el cargo de JEFA DE GABINETE ADJUNTA.

Tendríamos que ser muy ingenuos para no darnos cuenta de que la niñera, presunta Jefa de Gabinete,  está cobrando del ministerio en vez de estar contratada y asegurada por el consorcio Iglesias-Montero como lo hacen el resto de los españoles no «castosos».

Sánchez paga unas vacaciones a sus amigos utilizando propiedades del Estado Español y luego lo oculta y trata de negarlo.

Cuando una persona niega una evidencia, es decir, todos saben que sí pero tú dices que no, da a entender dos cosas:o que es muy tonto o que desprecia la opinión de los demás.

La Cope publicó una larguísima lista de amigos de Sánchez “colocados” a dedo desde el primer momento en el que se hizo con el poder, Los va colocando en la administración, en agencias y en empresas públicas. Eso, en mi diccionario se llama desfachatez.

No ocupan los cargos directivos los mejores sino los ideológicamente más afines, aunque sean incapaces.

Sepan que Ramón Tamames, afiliado al partido comunista clandestino (aunque lo sabían todos) desde 1956, fue técnico Comercial del Estado desde 1957 y catedrático de universidad, ¡CON FRANCO! Tal vez, porque en aquel «execrable» régimen se valoraba más la capacidad que la ideología.

¿Va usted a permitir, señor Sánchez que digan que es usted más intolerante que Franco?

En Alemania dimitieron dos ministros por sendos plagios en la tesis doctoral, y también una ministra, por llevarse el coche oficial para pasar unos días en España para visitar a una amiga, (cosas de la vida, vinieron a mi casa de Rafelcofer una noche de ese verano para pasar una agradable velada en el patio. Pero no sabíamos que era la Ministra Alemana de Sanidad. La gente verdaderamente sabia suele ser humilde y discreta. Vamos, como el Sánchez).

En 2020, en Francia dimite el gobierno en bloque porque ello favorecía a la nación.

En 2020, en Gran Bretaña dimite el asesor sanitario del Presidente por haberse saltado las normas de confinamiento. Y aquí se autoaplauden en la Moncloa todos apiñados, o llenan el parlamento incumpliendo las normas.

Hace unos días, el Gobierno de Holanda dimitió en bloque tras un escándalo por la discriminación en la concesión de ayudas sociales.

Y aquí… No dimite nadie. Colocan a sus amigos, les pillan, y no dimiten, engañan a todos los españoles (también a los que les votaron), los descubren, y no dimite nadie. Hacen chanchullos con el dinero de los españoles, les condenan judicialmente, y no dimite nadie.

En los años 60 este eslogan corrió por toda Europa: «Spain is different!». Por lo visto, lo seguimos siendo, pero para peor.

José Enrique Catalá

Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valencia. Especialista en Hª Medieval. Profesor. Autor del libro: Glosario Universitario.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba