Qué significa y cómo surge el término «ultra derecha»

es una descalificación utilizada por la izquierda para todo el que disienta de sus ideas

Para los que, por nuestras ideas, sufrimos este descalificativo a diario, es decir, por nuestra ideología, no debe ser algo que deba ni tenga que asustarnos. Nosotros sabemos qué y quiénes somos y, lo más importante, somos propietarios de la verdadera libertad.

Ultra derecha es un neologismo, una creación o invención que acuña, imprime o da forma la izquierda, a partir de 1945, tras la derrota del eje y la caída del III Reich.

Una izquierda europea, dirigida por la Comitern o internacional comunista que, sin duda es, una magnífica máquina de propaganda, que acuña, define, formatea este neologismo, este concepto, ultra derecha, como insulto o descalificativo para definir o denominar al fascismo y al nacionalsocialismo, con el único objetivo de hacer olvidar a aquellas generaciones, las de 1945, y sobre todo a las futuras, el verdadero y real origen de la ideología de la izquierda.

Hablemos de estos dos movimientos. Empezaremos por el fascismo, que surge en Italia de la mano del partido socialista Italiano. En aquel momento, Benito Mussolini es el director del POPULO que, para el que no lo sepa, es el órgano de comunicación del partido socialista italiano.

Por unas diferencias de Mussolini con la dirección del partido socialista italiano, el primero, es expulsado del partido, de lo que se hace eco rápidamente Lenin, y a lo que hace referencia en un telegrama que envía a los dirigentes del partido socialista italiano, el cual, leo literal: «Acabáis de expulsar al único hombre que podía llevaros al poder». Una profecía que daría la razón a Lenin con el tiempo, y sería nota importante en la historia.

Por otro lado, el nacionalsocialismo. El partido nacionalsocialista de los trabajadores alemanes, nace del movimiento espartaquista alemán, que es un movimiento de izquierdas, incluso se podría definir de extrema izquierda.

Estos neologismos izquierdistas, nacen, se crean, con el objetivo de dar un giro a la verdadera imagen y sucia cara de la izquierda, para hacer olvidar los verdaderos orígenes ideológicos de los partidos del eje derrotados en la segunda guerra mundial.

Los que acuñan o crean este neologismo, utilizado principalmente como una descalificación para sus receptores, es decir, sus padres ideológicos  y las logias o madrigueras ideológicas que lo alumbran, no son otros que el socialismo, nacionalismo y el comunismo.

Descalificación utilizada por las izquierdas, para todo el que disienta de sus ideas, o piense diferente, al que han sacado mucho rédito, por el éxito que ha tenido y tiene desde entonces hasta la actualidad; unas izquierdas que se comportan como los ignorantes o tontos machadianos. Es decir, ese tipo o nivel de ignorante que desprecia todo lo que desconoce o ignora, por lo que se puede afirmar, con contundente rotundidad, que la mayoría de la gente, mayoritariamente progres, lo utiliza, sin saber exactamente lo que este significa. O lo que es lo mismo, cuando lo dicen, no saben lo que están diciendo.

Este neologismo o invención que las izquierdas acuñan o formatean a conveniencia, con la complicidad de la derecha políticamente fofa, cobarde, desde 1945 hasta nuestros días, hacen que un PP sumiso y traidor, se ponga de rodillas culturalmente ante la izquierda, otorgando  a esta una superioridad moral, ideológica y cultural, que ni merecen, ni les corresponde.

Resumiendo, es un término, un neologismo, que la izquierda inventó y formateó como descalificativo, y sin duda deslegimatización de las derechas, despreciando lo que ignoran, lo cual se les ha vuelto muy en contra, pues en honor a la verdad y a la historia, aunque parezca una contradicción, son los socialistas, nacionalistas y comunistas los únicos y verdaderos propietarios de este neologismo.

Esta es la verdadera historia de este neologismo, utilizado para descalificar y su principal o verdadera característica, es la de que, sin duda, extraña por ser un circuito cerrado, o círculo vicioso, en el cual, la pescadilla se muerde la cola,  pues el verdadero, real y único destinatario es también su remitente.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba