¿Qué necesita España?

Es cierto que en España hay muchos borregos. También sectarios. Y muchos paniaguados, debido al gran sistema público. El sector público es sinónimo de corrupción, aunque los rojos lo visten de progresismo, igualdad y otros adjetivos que invitan al idealismo. Nada más lejos de la verdad. El sector público es básicamente corrupción. Eso es, porque el dinero público lo controlan los corruptos políticos.

Hay una base que se puede entender pública, aunque es discutible, que asegure una plataforma de mínimos para todos. Educación, sanidad, seguridad pública y defensa de las fronteras, junto a infraestructuras públicas que se justifiquen por eficiencia. A partir de ahí, todo lo público debe tender a cero.

Los rojos, es decir la izquierda en todas sus modalidades, buscan solo el poder y el bienestar de sus élites. Utilizan para ello argucias como la igualdad. La igualdad, debe ser entendida solo como evitar injusticias basadas en posición social o dificultar el progreso sin atender a cuestiones de mérito. Dicho esto, la igualdad porque sí, es injusta. A mas mérito mejor retribución. A más esfuerzo, mejor posición. La desigualdad en ese sentido es necesaria, para promover el progreso. La igualdad de los rojos consiste en un mensaje pernicioso: no te preocupes, no hagas nada, no te esfuerces que yo te ayudo… pero con el dinero del que se ha esforzado. Es decir, es un sistema para vagos que no promueve el progreso.

Luego está la desigualdad en sentido puro, para lo cual no hay más que ver los miembros del gobierno sanchista (la Yoli, la Chiqui, la de Puertollano, etc., etc.) Un despropósito comunistoide sin parangón en Europa. Gente sin oficio ocupando las más elevadas instancias del País y viviendo como ricos de los regímenes comunistas de toda la vida.

Los países más prósperos tienen sistemas públicos de menor tamaño, los más pobres y corruptos tienen un sector público gigante o directamente todo es público (Cuba, Venezuela, Corea del Norte, China…) Los que se conforman con poco o son muy vagos, son proclives al sistema propuesto por los rojos. Aquí entran los drogadictos, delincuentes y otros colectivos.

España lo que necesita es un sistema opuesto a lo que proponen los rojos, es decir, basado en el mérito, el esfuerzo, con bajos impuestos y mínimo sector público.

El español es muy aventurero, innovador, inteligente y trabajador cuando se le obliga. Estamos bendecidos por un país rico en recursos y envidiado por la mayoría. Lo que nos falta es un líder culto, que ame a España y que esté alejado del culto a la religión roja. Es decir, lo opuesto a Pedro Sánchez y su gobierno.

Lo más cerca que estuvimos en democracia fue con Aznar, pero le faltaban atributos.

Tenemos ejemplos de lo que podemos hacer en este país. Turismo de primer nivel mundial, organizaciones como el Real Madrid. Deportistas como Rafa Nadal. Infraestructuras como el sistema de embalses y de alta velocidad ferroviaria. Energías renovables. Gastronomía. Arte. Esperanza de vida líder mundial.

Si con la banda que nos gobierna aun resistimos, debemos entender la fortaleza que tenemos, ahora le llaman resiliencia,… somos indestructibles, pero al ataque tampoco hay quien nos pare.

Conquistamos América y llevamos nuestra cultura a un territorio gigantesco en una épica sin parangón en la historia. Estoy seguro de que llegará y tendremos a un Rafa Nadal de la política que nos coloque en el ranking mundial de la prosperidad y la riqueza.

Jesus Ignacio de Lucas Gallego

Amplia experiencia profesional de 39 años en sector de energía y distribución en empresa de primer nivel internacional. Diversos ámbitos funcionales: planificación y control, económico financiero, desarrollo de negocios, estrategia, servicios globales y seguridad y medio ambiente, energy transition, electric car, mobility, energías renovables. Experiencia internacional por 8 años en tres países en Latinoamérica (Perú Argentina y Chile).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × cinco =

Botón volver arriba