ActualidadColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

Qué es el fascismo

Sus rasgos más característicos se encuentran en la exaltación de los valores, como lo son, la raza y la patria, con el objetivo único de mantener permanentemente movilizadas a las masas, lo que lleva a este movimiento a la opresión de las minorías.

Fascismo es una ideología, un movimiento político y una forma de Estado, se dice, autoritario y anti democrático.

Sus rasgos más característicos se encuentran en la exaltación de los valores, como lo son, la raza y la patria, con el objetivo único de mantener permanentemente movilizadas a las masas, lo que lleva a este movimiento a la opresión de las minorías. «Judíos, cristianos, homosexuales,…», y sobre todo, su rasgo, en mi opinión principal, un fuerte militarismo.

El enemigo se identifica como un ente, como un ser exterior. A diferencia de los totalitarismos típicos de izquierda, en que el enemigo es interno, «es la burguesía».

El FASCISMO aboga por un sistema con un partido político único. El funcionamiento social se sustenta en una rígida disciplina. El espíritu militarista tiene que trascender a la sociedad en su conjunto. Junto a una educación de los valores castrenses, un nacionalismo fuertemente identitario, con componentes victimistas, los cuales conducen o llevan a la violencia directa, esa misma violencia contra la que se definen como enemigos.

Los fascistas creen que la democracia liberal es o está obsoleta, y consideran que la movilización completa de la sociedad en un Estado de partido único totalitario es necesaria para preparar a una nación para un conflicto armado, y lógicamente para responder eficazmente a las dificultades económicas.

Su líder, sin duda, tiene que ser carismático, pero sobre todo fuerte, es decir, un dictador con un gobierno marcial, gallardo y militarista, compuesto exclusivamente por miembros del partido fascista gobernante, con el objetivo de formar una unidad nacional y mantener una sociedad estable y ordenada.

Niega que la violencia sea automáticamente negativa en la naturaleza. Y ve la violencia política, la guerra y el imperialismo, como medio para practicar y extender un dominio total por medio de la fuerza, militar o política. A lo que llaman regeneración, o rejuvenecimiento nacional, con el propósito de restaurar sus partes dañadas.

Abogan por una economía mixta, con el principal objetivo de lograr la autarquía. Es decir, lograr un dominio de si mismo, o dicho de otra forma, aplicar una política de Estado con la que intentar abastecerse o bastarse con sus propios recursos, mediante políticas económicas, proteccionistas e intervencionistas. Es decir, poniendo trabas y dificultades a productos que vienen de fuera y pueden competir con los nuestros, incluso llegando a prohibir su entrada, e interviniendo directamente en los asuntos que competen exclusivamente a la sociedad civil, especialmente en el ámbito económico, por parte del gobierno.

Sin duda, es el corolario del liberalismo, es decir, es lo que demuestra la limitación por parte del Estado en la libertad individual y social en lo político y la iniciativa privada en lo económico. Y sobre todo la obsoleta mentalidad de una economía de mercado autorregulada, reglada o ajustada.

El FASCISMO deriva de la matriz socialista clásica, lo cual significa que es forjada o formada ahí, con un sentido comunitario, intervencionista, revolucionario, antiliberal y anticapitalista, al que se agrupan elementos nacionalistas exacerbados, intensificados, exagerados, en contraposición con la lucha de clases, mediante un frente antifascista, aunque adoptando una tesis u opinión posmarxista que compartía con el Leninismo.

Sin duda, el concepto de aportación ideológica más perdurable del fascismo, sea «la lucha de naciones». Idea esta que sería adoptada posteriormente por las ideologías nacionalistas del tercer mundo, por esa teoría definida como centro – derecha.

Después de lo expuesto arriba, creo nos habrá quedado un poco más claro qué, y quiénes, son fascistas, por lo que voy a atreverme a filosofar un poquito, a hacer una exposición, a modo de hipótesis personal de lo que creo a día de hoy en España, tienen mucho que ver con este movimiento que es utilizado como insulto o descalificativo de la izquierda contra la derecha, pero que realmente un 99% de los que lo utilizan no saben lo que están diciendo realmente.

Fascismo y nacionalismo

Voy a hablar de uno de nuestros nacionalismos periféricos, los cuales empiezan como una gripe, de ahí pasan a una neumonía, y si no pones remedio, acaban con tu vida, ya sea física o psíquicamente. De lo malo, lo positivo que podrías sacar, es que si se enquista y se convierte en algo crónico, sin duda tiene un remedio, si no total, parcial, como sin duda, son los nacionalismos periféricos, para España. Son una verruga, una tara o defecto que aparte de ser muy nocivos, son del todo antiestéticos.

Se probó un remedio que fue la receta o medicamento de las autonomías, pero muy al contrario de ser eficaces, fueron todavía más nocivas, pues agravaron más este problema, y han sido, son y serán del todo insostenibles. Sin duda, las autonomías son el mayor pecado y gran problema de España y la raíz de todos los demás, es decir, los colaterales. Por lo que se deduce que el verdadero y eficaz medicamento contra este cáncer, es todo lo contrario, es decir, suprimir o erradicar las autonomías.

Bien, me voy a referir al PNV, o partido nacionalista vasco, que es junto con el independentismo catalán, uno de los dos mayores cánceres de España. Es como la peste, la lepra… Es el partido que más daño ha hecho a España, desde hace casi 150 años.

Un partido absolutamente miserable, muy transversal y demagógico, su juego siempre se ha basado en la ventaja por la mano, siempre ha jugado a dos barajas. Incluso en la guerra civil, estuvo en los dos bandos, a ver quien le daba mas y mejor tajada.

Un partido que ha cobijado a ETA, que la ha amparado. Un partido realmente miserable en su fundación, en su esencia, en su ejecutoria política, en su programa… Su fundador, Sabino Arana, un retrasado mental, un canalla. Este impresentable escribió 32 folios con faltas de ortografía, en los que se dedicaba a llamar maricones, sí maricones, a los castellanos, y afeminados al resto de los españoles, ensalzando la pura raza vasca.

No sé a vosotros, pero a mí me empieza a recordar a uno de los rasgos característicos del fascismo, que es sin duda ese patriotismo exacerbado, con esa pizca de corporativismo, lo que se conoce como supremacía étnica, o racismo.

Este señor, Sabino Arana, decía que prefería a un negro que no hablara euskera, que a un castellano que sí lo hablase. Que si un castellano caía por el motivo que fuere a la ría, el vascuence que lo oyese, lo dejase ahogar, si no pedía auxilio en euskera.

Rasgo inconfundible de supremacía étnica, es decir racismo, característico y típico del nacionalsocialismo alemán, o nazismo, uno de los dos movimientos fascistas europeos.

Todos los herederos ideológicos de Sabino Arana, incluidos los obispos, monseñor Zizardeta, que es el apelativo de Ziarda, hago esta pequeña aclaración, por si la ironía no se ha entendido, monseñor Setién, en fin, todos estos obispos, prelados meros canallas, que prohibían los funerales de los guardias civiles asesinados en el país vasco, prohibían que los féretros fueran cubiertos con la bandera española, hacían los funerales a unas horas verdaderamente impensables, como por ejemplo a las 11 de la noche (23:00h). Todos, todos estos canallas, sin excepción, son del PNV.

Al PNV, no se le puede presentar como si fuera una niña de primera comunión, entre otras cosas, es el propiciador o principal impulsor de que ETA, esté presente en las instituciones, a día de hoy.

Fascismo y comunismo

Hablamos ahora del fascismo y de sus diferencias con el comunismo. El primero siempre con mala prensa y mal visto; el segundo todo lo contrario, aunque la historia ha demostrado con creces que el segundo, el comunismo, ha sido mucho más genocida, cruel, y lógicamente mucho más nocivo para la sociedad, y para el mundo.

El FASCISMO, como he expuesto en más de uno de mis escritos o reflexiones, es básicamente un insulto, mejor dicho, lo han convertido en un insulto, desde los años 30, cuando la Komitern o internacional comunista, hizo de este término o concepto, el de fascista, de esta definición o movimiento ideológico, un simple y mero insulto.

A partir de ahí, ha sido asumido por la cultura y fundamentalmente después de la segunda guerra mundial, de una manera que también podrían llamar bastante transversal. Todo el mundo, liberal, democrático, y por supuesto el mundo marxista, lo ha asumido como eso, como la condensación de todos los males habidos y por haber en la tierra.

Personalmente creo que las palabras de Santiago Abascal, de una forma muy sucinta, es decir, de una manera muy breve, y esquemática, hablan de forma muy elocuente o eficaz de todo esto.

Lo que sin duda, está diciendo Abascal en su discurso es que gran parte de la sociedad ya no tiene miedo al qué dirán, es decir, hemos perdido el miedo, esas palabras en su boca, son las voces de millones de personas en las redes sociales, en la calle, en los bares, en los centros de trabajo, en la familia, en las casas… mucha, muchísima gente piensa así.

Naturalmente se cuelga el epíteto, o calificativo, en este caso concreto como descalificativo o insulto, Fascista, para intentar acabar con eso, con esa pérdida de miedo por una gran parte de nuestra sociedad, pero por el contrario, todos tenemos conciencia de que hay una opinión en España, muy, muy extendida, de millones de personas, que piensan así. Y el tiempo me dará la razón, el primer y gran examen lo tenemos el 28 de abril de 2019, escasamente a falta de 2 meses, para asimilar o desmentir esta afirmación o aseveración por parte de mi persona, sin duda, una realidad a día de hoy. Pues como todos sabemos, en la actualidad, este fenómeno, este movimiento, no tiene ninguna representación. Es así de simple, esta y no otra, es la verdadera razón, por la cual se le cuelga este epíteto.

¿Qué es ser fascista?

Ser fascista es una ideología política que tuvo lugar entre los años 20 y 40 en Europa, que pertenece a la cultura europea plenamente. Que fuera de esa horquilla cronológica, de esos límites temporales y sobre todo de esa ubicación geográfica, no tiene ningún sentido como definición ideológica, por tanto, ha pasado a ser simplemente un insulto. ¡¡ojo!! No tiene ningún sentido, pero es muy revelador del miedo que siente el STABLISHMENT, es decir, el grupo de poder, o poder establecido.

¿Por qué si te llaman FACHA, o fascista, se trata de un insulto, y al contrario, si te llaman comunista, está bien visto?

Esto es debido fundamentalmente a la consecución desde el marxismo y al gran poder de elocuencia de este. Aunque no es sólo una hegemonía, o supremacía ideológica que naturalmente neutraliza al adversario con la difusión de determinados términos y su profundo significado.

Al final, el mundo actual le debe casi todo a lo que sucedió en 1945, y a los vencedores, en este caso concreto, el marxismo, que impregno o influyó profundamente toda la cultura occidental, con unos discursos demagógicos, transversales, populistas y de gran elocuencia, hasta los mismísimos cimientos. Incluso hoy, seguimos en eso, aunque ya estemos en la posmodernidad, pero desgraciada y tristemente, el legado, la herencia cultural e ideológica es fortísima,

Creo que queda reflejado en este escrito, en esta reflexión, que se trata de FACHA o FASCISTA, a una gran mayoría de la sociedad, una sociedad que disiente de otra totalitaria, gran minoría, es decir, la izquierda, (los marxistas o socialistas y comunistas) insultan o descalifican con este término, o concepto, a sus oponentes o disidentes ideológicos, la derecha, «en la actualidad, es decir, a día de hoy, única y exclusivamente representada por Vox», pero que, como definición, argumentada y basada en una realidad, o verdad, no tiene ningún sentido, ni razón de ser.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba