Protocolos

 

En diciembre de 2019 se identificaron los primeros casos de lo que se daría en llamar COVID19 y que en enero de 2020 y hasta mayo de 2023 mantuvo decretada la emergencia sanitaria según la Organización Mundial de la Salud.

Consecuencia de la pandemia del SARS-CoV-2 todas las administraciones se vieron desbordadas, sin protocolos de actuación y a la deriva, imponiendo exigencias y obligaciones a los ciudadanos que llegaron a provocar la vulneración de sus Derechos Fundamentales.

Ya en su día manifestamos que cualquier gobierno se hubiera visto desbordado y superado por las circunstancias, pero que aquel fue incapaz de trabajar en la generación y desarrollo de protocolos de acción que permitiese la coordinación, actuación e impulso adecuado de todas las administraciones que permitiesen evitar muertes, acciones indeseables y, sobre todo, un control por parte de los ciudadanos que impidiese la vulneración de sus Derechos o acciones indeseables, pues aquel ejecutivo se limitó a eliminar los controles democráticos, reducir los derechos de los ciudadanos, ocultar la realidad de lo que sucedía, imponer acciones de control del ciudadano y de la prensa, pero fue incapaz de salvaguardar las residencias, de aplicar planes de acción que impidiesen la ruina de las empresas y esperar que la crisis pasase.

España se convirtió en el país que peor afrontó la crisis sanitaria, que acreditó que su sanidad no era tan buena, sus servicios no eran tan fuertes y nos limitamos a utilizar los ERES, que antes se habían criticado, aplicar créditos ICO, echando al empresariado a los que unos días antes denominaban “tiburones”, en lugar de reducción impositiva y en ningún momento reconocer ante los ciudadanos que no se hizo bien, jamás se pidió perdón y se utilizó la política para manejar las muertes contra la oposición o contra quien no compartía los criterios del gobierno.

Pues bien, cuando vamos a cumplir 4 años de la declaración de la OMS, seguimos sin haber sacado consecuencias de lo sucedido y aún no se han desarrollado planes de acción, protocolos de actuación y fórmulas de cobertura sanitaria, social, económica y política para la reiteración de situaciones similares; es decir, pese a lo sucedido, si volvemos a tener una pandemia o similar, seguiremos actuando como pollos sin cabeza pues no hemos sido capaces de asumir la situación y sacar consecuencias.

No, no puedo exigir a un gobierno, sea el que sea, que prevea situaciones de crisis como la pandemia, pese a que a las empresas les exigimos planes de prevención de riesgos con sanciones importantísimas, pero lo que sí puedo hacer es exigir que quien dirige el ejecutivo sea humilde y reconozca los errores, trabaje para evitar la reiteración de situaciones ya vividas y exigirle que genere protocolos de actuación para, en el futuro, evitar volver a sufrir lo que sufrimos y… este gobierno no hizo nada y sigue sin hacer nada que no sea sacar pecho y no asumir que murieron demasiadas personas y que eso no se puede repetir.

En este sentido, el gobierno que más ha usado la presunta crisis climática  mientras se está viviendo una sequía que ha dejado los pantanos en mínimos históricos, tampoco ha hecho nada, no ha presentado a los ciudadanos ni una sola medida de acción preventiva para este tipo de situaciones y, si recordamos un poco la historia reciente, nos encontramos con que el presidente actual fue el que derogó el Plan Hidrológico Nacional que había desarrollado el PP y aún, despúes de 7 años, no se ha presentado, iniciado, planificado o incluso estudiado, un plan alternativo o un modelo de actuación que permita una prevención de situaciones como la actual en la que vivimos inundaciones, grandes sequías, sucesivamente, pero sin que se obtenga una posición óptima que evite la crisis.

Nuevamente el gobierno que cacarea el progreso, no nos hace progresar sino regresar a un pasado que comenzábamos a superar, se limita a destruir, que es lo fácil, pero es incapaz de plantear alternativas que den solución a los problemas reales de los ciudadanos.

Si no estudiamos y avanzamos en fórmulas de solución de las crisis ante las que nos podemos enfrentar, nos volveremos a ver morir, volveremos a ver cómo se va el agua que luego precisamos, ver cómo perdemos oportunidades de progreso real y no de plexiglás “colorao” que nos lleva a la ruina, a la pobreza, al pasado, mientras nos vende lo contrario para, al final, ver cómo nos llevan a la argentinización de nuestra economía hasta que llegue un Milei que nos salve. Entre tanto, nosotros nos morimos o nos arruinamos y ellos se ponen gordos.

 

Enrique de Santiago Herrero

Abogado. Máster en Ciencia Política. Diploma de estudios avanzados en Derecho Civil Patrimonial. Derecho penal de la empresa. Colaborador y articulista en diversos medios de comunicación escrita, radio y televisión.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba