Políticas bolivarianas

Cada día tengo más claro que estas políticas bolivarianas que sufrimos, son las típicas de los regímenes de narcodictaduras totalitarias, cada día tengo más claro, que sufrimos una dictadura silenciosa, con ropajes socialdemócratas.

Cada día tengo más claro que tenemos un gobierno ideológico, totalitario, partitocrático y amiguista. Un gobierno cuyo objetivo en esta vida es crear una sociedad de incapaces, privilegiando la delincuencia, el parasitar y por contra, penalizando el esfuerzo y el trabajo.

Para ello se valen de interpretar las leyes o normas de una forma arbitraria y totalitaria, imponiendo un pensamiento único, legitimando y legalizando la prevaricación y corrupción como una nueva forma de hacer política. Lo que todos o una gran mayoría hemos entendido en esa nueva orden publicada en el BOE referente a la propiedad privada, un derecho recogido en nuestra Constitución como irrenunciable, es que podíamos ser obligados a ceder propiedades ganadas con mucho trabajo y esfuerzo a favor de esos ciudadanos subvencionados. Unos ciudadanos subvencionados, creación de las políticas ideológicas y bolivarianas de nuestro Ejecutivo actual, en una aplicación de clientelismo descarado y confeso con claros fines partidistas. Unos ciudadanos que se muestran como víctimas en esas políticas sociales que son la mayor desigualdad conocida en la historia de nuestro país.

En un momento de lucidez y haciéndose eco del clarísimo y grave error que esto supone, reculan argumentando que se ha malentendido su orden, por no haber sabido interpretarla. Otro gran insulto a la inteligencia de la gente honrada, decente y trabajadora.

En mi opinión, no hay error posible, no podemos tener como ministra de igualdad a una persona que aparte de fantasear con un inflado currículum, no se le conoce más trabajo que su aportación efímera en la caja de una cadena de electrodomésticos alemana.

Su marido, con dos carreras universitarias y unas tesinas dignas de Marx, no ha trabajado más que de profesor en la Complutense, nido de conciencias rojas, como la del ahora vicepresidente segundo del gobierno y única salida para un incapaz que no ve más allá de su nariz. Este último es el ideólogo de esta famosa orden, de la que ahora dice ha sido mal interpretada, una persona que sesga lo que no le interesa y lo demás lo interpreta de forma arbitraria y literal. Véase lo relatado en cualquier comparecencia del susodicho en el Congreso.

Lo único que ha hecho la sociedad española, ha sido interpretarla literal, como tú aconsejas, eso sí, sin ningún tipo de sesgo y el resultado ha sido que creen que vas a frenar o reparar desahucios con más desahucios. Es decir, que vas a arreglar unas supuestas injusticias con más injusticias.

Este gobierno, así como el de 1936, deja claro un crecimiento del comunismo, bolchevizado, revolucionario y totalitario y una caída de un socialismo del mismo carácter y espíritu, pero con una sumisión y aquiescencia hacia el primero que le costará a Sánchez su puesto y seguramente será el anuncio de su necrológica política.

Como digo, todo lo hacen de una forma totalitaria, antidemocrática e inconstitucional. España es un Estado de Derecho y como tal debe respetar la Carta Magna. Y estos vulgares prevaricadores parecen estar por encima de la ley. Pues quieren solucionar un problema de su propiedad y competencia, ¿no son ellos, el gobierno, el que tiene que garantizar una vivienda digna a cada español?. Justificando la defensa del mismo, de una forma ilegal y anticonstitucional.

Pues nos encontramos con que se prima, un NO reconocido como derecho fundamental en nuestra carta Magna, pisoteando o pasando por encima de uno que SI lo es, como el de la propiedad privada, la herencia o la libertad de empresa entre otros.

Recordar que los derechos fundamentales de nuestra Constitución son de obligado cumplimiento.

Le recordaremos a este fenómeno, llamado Pablo Iglesias, que no sólo se interpreta de una forma arbitraria literal, hay muchas formas de interpretar y que mentir, no es sólo decir mentiras, sino omitir verdades de facto y de forma arbitraria.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba