ColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

Podemos, una gran mentira

Quiero empezar está reflexión personal, explicando lo que para mí fue esa relación de Podemos en y con Venezuela.

Personalmente creo que, lo de Podemos en Venezuela, no era una asesoría sino, un adoctrinamiento; no eran honorarios, sino, financiación; no iban a enseñar, sino a aprender. ¿Qué clase de pensamiento mágico es el que puede creer que un régimen consolidado, como el de Venezuela, iba a contratar de asesores a un puñado de veinteañeros imberbes, recién egresados, o salidos de la Complutense?. ¿Que Chávez, el hombre que en ese momento sufragaba a la izquierda de media Latinoamérica, que quería inspirar una revolución a escala continental, no tenía mejores consejeros que unos becarios iluminados por el descubrimiento de Gramsci, (Antonio Gramsci, filósofo, teórico marxista, político y periodista italiano, secretario general del partido comunista de Italia, desde agosto de 1924 hasta noviembre de 1927), y de Laclau (Ernesto Laclau, teórico, político y escritor argentino), creador entre otras cosas de la razón populista o populismo instrumental, y como anécdota decir, padre ideológico de Iñigo Errejón?.

¿Que los expertos servicios secretos cubanos, directores estratégicos de la expansión bolivariana, tenían alguna lección que recibir de un puñado de voluntarios meritorios de la teoría posmarxista.

En mi opinión, el proceso fundacional de Podemos es la historia lineal de una franquicia política, incubada en un laboratorio ideológico. Un proyecto de inspiración castrista, cuya plataforma inicial recibió del chavismo, cobertura, financiación y cohesión estructural, aunque luego se adaptase, según su propio impulso, ante el insólito éxito que la televisión le proporcionó, como producto de espectáculo masivo.

Pero el ADN del nuevo partido, lleva el código genético de sus dos impulsores financieros: los regímenes totalitarios de Venezuela e Irán, sin duda, lo mejorcito de la factoría, antioccidental y anticapitalista.

La trayectoria de esa PROBETA liminar, preámbulo o inicios, hasta el actual movimiento de populismo rupturista, está punteada por una impronta, marca o huella en el orden moral, biográfica, y doctrinal imborrable de los violetas, y por un rastro documental de dinero que acaba, ¡páguese!, en la firma del mismísimo Chávez.

En la actualidad, Venezuela es una verruga en el cuerpo supuestamente limpio, sano y estético de Podemos, y pese al profundo fracaso venezolano, constituye ahora un incómodo referente para las aspiraciones de poder de un movimiento, de una organización que ha crecido bajo su propia dinámica. Esa suerte para unos, desgracia para otros, es la que ahora le impide desmarcarse de sus impresentables patrocinadores, y le impone un humillante servilismo, ante el caos de miseria económica, presos de conciencia, y de colapso social.

Es decir, esa relación con estos régimenes totalitarios, además de teocrático, el iraní, esa relación, es su pecado original, un pecado que les tiene sumidos en una servidumbre hacia los mismos, negando en el caso de Venezuela, su miseria económica, sus muchos presos políticos, o presos por sus ideas, y la opresión a la que el Gobierno de Maduro tiene sometida a la sociedad o pueblo venezolano.

Podemos, el mismo partido que da en España facundas lecciones, es decir, discursos demagógicos, y populistas, de fácil asimilación por sus receptores, pues simplemente se les dice lo que estos desean o quieren escuchar, dan como digo, facundas lecciones de ética regeneracionista, sin el menor rasgo moral, o dicho de otra forma, careciendo de ningún rasgo moral, para criticar o denunciar nada ni a nadie, debido a donde tuvieron ancladas sus raíces u orígenes.

Para Podemos, para los comunistas, la mentira es un concepto consustancial, la mentira es a los comunistas un concepto propio e inseparable a su naturaleza e ideología.

Vamos a explicar esto, mediante un oxímoron significativo, de lo que es la mentira para los comunistas. Dicho de otra forma, intentaré explicarlo con una combinación, en una misma estructura sintáctica, de dos palabras o expresiones de significado opuesto que originan un nuevo sentido.

La MENTIRA es el EVANGELIO de los comunistas, desde antes del Soviet de Petrogrado hasta hoy.

La mentira permanente es el arma que ellos utilizan para negar lo que han hecho, negar a quienes han colaborado con ellos, Incluso llegando a borrarlos de las fotos. Negar su propia historia y meterse en una crisálida, o una especie de metamorfosis o cambio completo, y con ello poder crear, o hacer que se de, una nueva situación.

La mentira junto con el terror, son las armas fundamentales del comunismo. Es el ejercicio permanente de la mentira, el arma fundamental del comunismo.

El verdadero comunista, el pata negra, siempre está mintiendo, eso es del todo evidente, pero sigamos desarrollando el concepto.

¿Por qué miente el comunismo?

Pues probablemente, y esto ya es una hipótesis personal, probablemente se debe a que Venezuela haya dejado ya de financiar a Podemos, o lo que es lo mismo, haya dejado de darles dinero.

¿Por qué ha dejado de darles dinero?

Porque sin género de duda, Venezuela, se ha dado cuenta de que son PODEMOS, PABLO IGLESIAS, y COMPAÑÍA, son simples y meros desgarramantas, una turba de desgarramantas. Es decir, una muchedumbre, una panda de gente confusa y desordenada, además de holgazanes e inútiles. Una partida de majamigas que, como es lógico y de suponer, no han conseguido lograr los objetivos de la financiación venezolana.

El primer objetivo de dicha financiación era hacerse con el poder en España y el segundo hacer digerible el tragalá. O lo que es lo mismo, hacer creíble el hecho por el que se obliga a alguien a aceptar o soportar algo a la fuerza. En este caso en concreto, al resto de la población española, hermanada por siglos de vínculos con Hispanoamérica, y más concretamente, en Venezuela.

Como digo, PODEMOS a Dios gracias, no ha conseguido hacer digerible el tragalá de que aquel régimen es un paraíso. Recordar o hacer que ejerciten la memoria los amnésicos comunistas, de que todos los que han intentado convertir el Estado en un Paraíso lo han convertido siempre en un infierno.

Probablemente los comunistas mienten, y vuelvo a repetir que esto es una simple hipótesis personal, y no una aseveración categórica de un concepto. Porque Pablo Iglesias no se esconde, se ha declarado abiertamente comunista y lógicamente le han dejado de pagar.

Y respecto a ese feminismo radical del que se ufana representar y se define como máximo defensor, un falso feminismo, en mi opinión, vamos a hacer o a poner unos pequeños matices, los cuales le desmontan y dejan sin argumentos válidos, para justificar lo que dice y predica en sus discursos. dejándolo como lo que realmente es, entre otras muchas y diversas cosas, y es que es un mentiroso.

Hablamos de sus conocidas y famosas perversiones sexuales, expresadas en TELEGRAM, por cierto, estas perversiones, son también característica y netamente comunistas. Los comunistas, los lideres comunistas o su gran mayoría, siempre han sido unos pervertidos sexuales que llevaban a la práctica las aberraciones que expresaba y expresa Pablo Iglesias y mas allá.

Porque además, no se esconde, no oculta, está turbia obsesión, convertida en frustración, y siempre se ha declarado en Podemos, en su partido, en su casa, por su apodo o título de macho alfa. Siempre, nunca lo ha negado, esa es otra de las afirmaciones que, por cierto, las feministas de Podemos, todas muy calladas, cada vez que, el alfeñique o insignificante y de cuerpo débil y deforme bolchevique ha presumido de ser un macho alfa.

Y aquí es donde entra en escena la pregunta retórica de rigor. Una pregunta que viene impuesta por la falta de contenido o argumentación, en esa ideología de género o feminista que defiende Podemos, o el comunismo.

¿A quién quiere engañar Pablo Iglesias y su comunismo rancio, es decir PODEMOS?

Pues hay dos posibles respuestas, o bien, a los votantes que aún le quedan, o bien, y está tiene más consistencia lógica o sentido, a los que se le han ido.

Pero claro, engañar a los votantes que aún le quedan, y sobre todo a los que se le han ido, desde la Dacha digna, o lo que es lo mismo, la casa rural de estilo ruso, del conde Vronski, amante de Anna Karenina, que se ha construido, adquirido, comprado en Galapagar. ¿Es un poco difícil, no?.

Para los que no estén familiarizados con esta historia de amor, en la alta sociedad rusa a finales del siglo XIX. Anna Karenina, casada con un noble, conoce a otro, el Conde Vronsky y entre los vaivenes de los eventos de la nobleza se hacen amantes. Hasta ahí, se puede decir que no hay cosa de otro mundo o especial, es decir, cosa que llame la atención. Lo realmente llamativo viene cuando la descripción de Anna la define como una mujer con unos valores mayoritariamente estéticos, o de belleza, de ninguna manera de intelectualidad, o cultura.

Me vais a perdonar, pero ¿soy el único que ve una semejanza o similitud entre esta pareja rusa de antaño y la que forman en la actualidad los líderes del comunismo español, Pablo Iglesias e Irene Montero?.

Ni España ni los españoles nos merecemos gobernantes tan ególatras, megalómanos, prepotentes y narcisistas.

Sinceramente y honestamente, creo que España y en consecuencia los españoles, se merecen alguien que piense en ellos y les anteponga como primeras y principales prioridades, en las políticas a aplicar.

Eso a día de hoy, se llama y es la definición de VOX.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba