Los peligros que nos acechan: del nacionalismo a la izquierda radical

Nadie puede negar o poner en duda que la España actual, la contemporánea, está inmersa en graves y continuos peligros, por lo que me voy a permitir filosofar un poquito sobre esta cuestión. Quiero expresar mi opinión personal, una reflexión concienzudamente estudiada, repasada y analizada, sin más objetivo que poner un poco de claridad en una cuestión opaca y roma por su delicadeza y complejidad, dada la actual situación en la política española.

Soy de la opinión de que España está inmersa, está amenazada, por unos graves y reales peligros, cuyos focos de rencor político y social son a día de hoy más evidentes que nunca. El primer y principal foco son los nacionalismos periféricos, el vasco y el catalán, que a día de hoy no disimulan su deseo de desgajarse de ese mismo cuerpo que han estado parasitando durante los últimos 40 años de democracia.

El segundo de estos focos, es la izquierda radical y marxista, compuesta por UNIDAS PODEMOS y determinados sectores del PSOE, los cuales rechazan por una mezcla de ignorancia, analfabetismo y amnesia selectiva histórica, ese ventajismo estratégico y adanismo de adolescente y sobre todo un inmenso sectarismo ciego, el pacto entre españoles gestado en 1978 y plasmado en la Constitución.

Este hecho no es un fenómeno o un descubrimiento sola o estrictamente español; más bien se trata de una enfermedad muy común en Occidente, a mi parecer debida o propia a esas políticas correctas.

Para entender lo que digo en esta reflexión, habría que viajar en el tiempo, y hacer un concienzudo pero a la vez objetivo análisis sobre lo que realmente se dilucida en el presente, que no es otra cosa que los vencedores y vencidos de la Guerra Civil española. Como digo, salta a la vista por los resultados o réditos obtenidos tanto financieros, industriales, es decir, económicos, así como los políticos o sociales quienes fueron y son los verdaderos vencedores y quienes los vencidos.

Para empezar, los nacionalismos periféricos, el vasco, el catalán, han sido auténticos vencedores pues a la vista está su progreso a lo largo de los años. Como decía anteriormente sólo hay que viajar en el tiempo y remontarse a 1936 llegando a 1975, ver por donde andaban estas dos regiones en 1936 y su progreso en 1975, en relación al resto de las demás regiones, hoy Comunidades Autónomas. El caso del PSOE es muy símil, pues de tener una historia genocida y criminal en la década de los 30, sin duda uno de los responsables y principal propiciador de la guerra civil española, a la llegada de la transición en la última mitad de los años 70.

Una transición de la que ahora reniegan pero que hizo tabla rasa de su criminal pasado e historia, en la que hay que incluir el Golpe de Estado de 1934, el asesinato de Calvo Sotelo, el robo al Banco de España, el amaño de las elecciones del 16 de febrero de 1936 y ese deseo casi obsesivo de propiciar la guerra civil española. Esto último, por su convencimiento de una supuesta egolatría y prepotencia en la facilidad para aplastar a los sublevados y poder implantar esa dictadura del proletariado, esa vulgar esclavitud que significa y es el marxismo, es decir, un régimen socialista radical y bolchevizado, cuyo objetivo es erradicar y abolir todo vestigio religioso y de derechas.

Todo esto ha quedado sepultado, enterrado y blanqueado en los libros de historia y ha permitido a un partido con unos orígenes y una historia criminal convertirse en un partido hegemónico en España. A pesar del GAL, la corrupción y del guerracivilista Zapatero. Incluso gobernando la derecha cobarde, la hipócrita, ese centro derecha que es el PP, el PSOE ha seguido siendo hegemónico, pues el felón PP ha seguido aplicando las políticas económicas y sociales del PSOE.

Sé que parece una paradoja o contradicción, cuanto menos extraño, siendo los nacionalismos periféricos y la izquierda en general, es decir, aquel nocivo y criminal Frente Popular, el auténtico vencedor, ¿Cómo son los únicos en meter cizaña y fomentar la demolición, fragmentación y posterior destrucción del régimen del 78?. Pues como se desprende de esta, mi reflexión personal, son estos los únicos y reales vencedores de la guerra civil y la transición.

Deberían ser los más interesados en mantener el régimen actual. Pues la memoria es una cosa insertada, adherida o agregada a la naturaleza o biología humana. Por lo que se puede aseverar que no sólo hay memoria en las izquierdas. Creo que se puede afirmar que la gran mayoría de los españoles tienen memoria, en mayor o menor medida.

Deberían rezar porque en la sociedad española no se ponga de moda la valentía y con ella el sentido común, o lo que es lo mismo, la verdad objetiva. Y esa parte o sector de la sociedad española, hoy presa ideológica de la propaganda marxista, no llegue a la conclusión, de que la democracia que hoy tenemos y disfrutamos en España, es a pesar de ellos y no gracias a ellos como intentan vendernos en todos sus discursos demagógicos y mendaces.

Por lo que, me voy a permitir darles un consejito, pues no creo que tengan, ni rasgo, ni rastro, ni autoridad moral, para denunciar nada ni a nadie, por su oscuro y criminal pasado e histórico, y en lógica consecuencia, tienen muy poquito o nada que decir y muchísimo que callar.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba