Pedro, Pablo (los Picapiedra) y su ideología espectral

Después de los últimos acontecimientos en nuestro panorama político y social, como el desplante de Sánchez a Guaidó, el acto delictivo y conspiratorio de Ábalos amparando y dando cobijo a la segunda de Maduro, condenada al destierro en prácticamente toda Europa, el descarado adoctrinamiento con lenguaje inclusivo incluido de la senil Calvo y la analfabeta Montero, la cantidad de dislates de ese otro analfabeto que tiene como marido la última, conocido entre las feministas como el macho Alfa, los absurdos y surrealistas pero a la vez exigidos a modo de facto por ese niño grande que conocemos como Esteban, el gran sioux vasco y las continuas humillaciones del mitológico dios Torra y sus afines discípulos, me voy a permitir a modo de patente de corso, expresar mediante una hipótesis personal lo que me dicta mi conciencia, mi alma, mi corazón y mi cabeza.

Esta reflexión es otra serie o corolario de libelos o escritos difamatorios contra la secta que tenemos como gobierno en la actualidad. Hay un gran sector de la sociedad española que desconoce a lo que nos enfrentamos realmente, es un nuevo y despótico totalitarismo, una ideología invisible, espectral y silenciosa pero a la vez descarada y confesa, por su carácter poli o multifórmico, es un totalitarismo moderno que desborda y sobrepasa las barreras y muros de las tradicionales fronteras o límites ideológicos.

Se trata de un engendro nuevo que defiende lo emocional frente a la razón, los sueños o utopías frente a la realidad, su retórica se postula en los deseos y anhelos de la sociedad al margen de su con seguridad, imposible consecución y viabilidad. Divulgado por apátridas sin conciencia para hegemonizar su poder, vulgares ególatras cuya inmensa fatuidad les lleva a ir comprando voluntades a base de prebendas o privilegios de poco trabajo o esfuerzo, alta y excesivamente remunerados y por contra, legalizando la muerte civil o social a su disidencia.

Este nuevo engendro, este nuevo totalitarismo, ha renacido en nuestra sociedad, una sociedad democrática hasta hoy, intentando infectar como un virus nuestro pensamiento y estado de ánimo.

Un totalitarismo que intenta imponernos una transformación regresiva aunque de una forma galopante, consolidando un gran gobierno postulado en mutaciones ideológicas, unas mutaciones que nacen o emergen y retornan de los escombros de las viejas y nocivas ideologías: Comunismo, Nacionalsocialismo, fascismo… Unas ideologías que nos adentran en las tinieblas más oscuras de nuestro presente, en las que no se atisba un puntito o haz de luz y de esperanza en nuestro futuro.

Este nuevo Gobierno y sus políticas no son más que la cruel agonía de una muerte justamente merecida para una parte o sector de nuestra sociedad y un asesinato con premeditación y alevosía contra la otra, la que defiende la verdad, vive la realidad y lo hace con el sentido común que le ofrece la ley. Una ley que marca la ruta de la verdadera democracia y nos proporciona una libertad de la que a día de hoy estamos privados por este nuevo Gobierno y esa ideología totalitaria y espectral que nos es impuesta.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba