AutoresColaboracionesHispaniaJosé Antonio Bielsa ArbiolNuestra tierraOpinión

Paseos por la España desconocida: sitio arqueológico del Camino de la Vega de Albalate (Teruel)

 

Sometido a una actual remodelación (en cuanto adecentamiento del entorno físico y publicitación del mismo con un panel informativo), el sitio arqueológico del Camino de Albalate (Calanda, Teruel) vuelve a ocupar el interés de la crítica arqueológica. La perspectiva de reabrir (más de medio siglo después) el desmantelado yacimiento y sacar a la luz potenciales tesoros ocultos, vuelve a sonar en algunos cenáculos.

 

“A dos kilómetros de la localidad de Calanda, provincia de Teruel, por la carretera que conduce desde aquí a Zaragoza, pasando por Albalate del Arzobispo, en plena huerta calandina, existen restos de una villa romana con varias habitaciones cuyos suelos estaban cubiertos con mosaicos polícromos…”

GEA

  

Contexto

La década de 1960 iba a quedar marcada para la arqueología española por uno de sus más memorables hallazgos: el mosaico de época romana bajoimperial (c. ss. III-IV d. C.) de la partida de huerta del “Camino de la Vega de Albalate” (Calanda, Teruel), pieza única en su género, la más importante encontrada en suelo turolense -supera los 100 m²- y una de las referencias indiscutibles de la España romana -léase Hispania- en el estudio del opus tessellatum, denominación latina con la que se designa, propiamente, al mosaico realizado con pequeñas teselas. Gracias a este trascendente descubrimiento, que confirmaba hipótesis previas necesitadas de pruebas materiales más consistentes que las hasta entonces halladas (algunas monedas de la época), la villa de Calanda pasaba a ocupar un lugar señalado en los mapas arqueológicos del período, al figurar al fin como villa romana.

Antonio Bielsa Alegre y el hallazgo

Antonio Bielsa Alegre, autor del hallazgo y arqueólogo aficionado (c. 1960)

El autor del hallazgo, que tuvo lugar en enero de 1964, fue Antonio Bielsa Alegre (1929-2008), y las repercusiones del mismo -así en el devenir de los años- habrían de ser considerables, alcanzando en el ámbito nacional, primero, y luego en el internacional, una resonancia duradera, sobre todo entre los especialistas más renombrados (el primero de ellos fue Domingo Fletcher Valls); debemos pues a Bielsa Alegre la supervivencia de una obra maestra que, en otras circunstancias, habría pasado a dormir el sueño de los justos. Pero reconstruyamos, siquiera brevemente, el discurrir de esta crónica.

Antes de la remodelación (Foto: José A. Bielsa)

Un atento aunque indirecto coetáneo de los hechos, Manuel Sanz Martínez, de la Real Sociedad Arqueológica Tarraconense, ha descrito algunos de los sucesos concernientes al hallazgo en su libro Calanda. De la Edad de Piedra al Siglo XX (1970): “Nuestro buen amigo D. Antonio Bielsa, al realizar trabajos de acondicionamiento en un bancal de la huerta que trabajaba en la partida de Albalate, descubrió un mosaico […] El 27 de mayo del mismo año, tuvo lugar el levantamiento del mosaico […] No tuvimos ocasión de estar presentes en aquellos importantes días en Calanda, (aunque) después hemos hecho alguna visita al lugar y hemos recogido algún fragmento cerámico. El mosaico es de gran calidad y demuestra la existencia en aquel lugar de una fastuosa villa romana, sus medidas son de unos 120 metros cuadrados en total. Estaba asentado sobre un pavimento de cantos rodados, sobre el que reposaban grandes baldosas cerámicas, de unos 40 cms. de lado…”.

Mosaico del Camino de Albalate – Estancia central (Foto – José Antonio Bielsa)

Difusión

En breve, la noticia alcanzaría rápida difusión nacional: Calanda centraba de este modo, al menos por unos minutos, el interés de la actualidad española; los medios de comunicación (Radio Televisión Española, prensa, etc.), alertados por la evidente magnitud del descubrimiento, respaldaron la noticia. Así, por ejemplo, en el periódico La Vanguardia del día 28 de febrero (véase p. 8), podían leerse, entre las informaciones consabidas, algunas tímidas anotaciones sobre el valor histórico aproximado de la pieza: “Un pavimento de mosaico romano, posiblemente de los siglos I al III después de Jesucristo, de sesenta metros cuadrados, ha sido descubierto en el pueblo de Calanda por…”; añadiendo luego: “Se estima que el mosaico descubierto puede tener una extensión mayor, puesto que las excavaciones no han sido completadas”.

En efecto, los medios incidían más en el contenido (el mosaico) que en el continente (el yacimiento: la villa romana allí asentada y su entorno): era evidente, por tanto, que el mosaico sólo era el elemento central de esa realidad ya irrefutable que era el Yacimiento del Camino de Albalate. Y es que junto al bellísimo mosaico -perfectamente conservado y con una temática basada en motivos geométricos, vegetales y animales-, fueron apareciendo diversos tipos de materiales, desde cerámica común hasta fragmentos vidriados y estucos, así como herramientas; no menos asombrosa fue la entidad arquitectónica de la villa, muy evolucionada: bajo el pavimento, además de los cimientos, salió a la luz el sofisticado sistema de calefacción (hypocaustum)…

Villa del Camino de Albalate, durante su excavación (1964-1965)

Pero, como hemos subrayado, terminó por prevalecer el incomparable mosaico; cedamos aquí la palabra a Manuel García Miralles, quien a propósito del mismo, escribió a modo de juicio conclusivo: “Se considera el hallazgo más importante de los habidos en la provincia de Teruel, ya que el de Urrea de Gaén […] ni tiene la belleza de este ni es tan grande” (1969). Tampoco José María Blázquez Martínez, de la Real Academia de la Historia, le restará méritos, incluso irá más allá en la defensa de su singularidad, al considerar que “no tiene paralelos entre los hallados en Hispania” (1996).

El Museo Provincial de Teruel y las excavaciones

Las excavaciones, gestionadas por el Museo Provincial de Teruel bajo la supervisión de su directora Purificación Atrián, se prolongarían como ya se ha apuntado antes hasta el 27 de mayo, fecha del levantamiento oficial del mosaico; acto seguido, éste sería llevado al referido museo. Atados todos los cabos, no quedaba sino celebrar el acontecimiento: en octubre de 1965, el mosaico fue trasladado del museo turolense a la villa de Calanda para su temporal exhibición. La Diputación Provincial de Teruel, por su parte, colocó un hito conmemorativo en el terreno donde tuvo lugar el hallazgo; este hito, que todavía puede visitarse, perdura como la única indicación física del desmantelado yacimiento.

Detalle geométrico del mosaico: casi 2 millones de teselas constituyen la totalidad de los mosaicos (Foto: José A. Bielsa)

 

Descripción del mosaico

De conformidad con lo ya apuntado previamente, no nos queda sino pasar a describir el mosaico, ubicado en el contexto de la villa, y que aparece dividido en tres estancias claramente diferenciadas, a saber:

  • Primera estancia: constituye la habitación más discreta del conjunto, cuyo espacio es de forma rectangular; su decoración musivaria incide básicamente en dos temas perfectamente desplegados: 1) banda de motivos vegetales con volutas; y 2) banda de trenzado de dos cabos. Por una puerta se accede a la siguiente dependencia.
  • Segunda estancia: era la habitación principal de la villa, y artísticamente resulta la más notable; al margen de los motivos geométricos -líneas de rombos con círculos en sus vértices- y animales -pequeños delfines-, la decoración incluye, encuadrados en seis espacios -sitos en una orla dividida en dos paneles rectangulares yuxtapuestos-, la soberbia representación de seis animales, a saber: un caballo, un jabalí, una pantera, un león, un asno y un leopardo; cada uno de estos animales, de los que se ha intentado captar su movimiento, aparece realzado por un fondo paisajístico, lo que confiere al dibujo cierta continuidad espacial. Una escalera de dos peldaños, igualmente recubiertos de mosaico, conduce a la siguiente y última estancia.
  • Tercera estancia: de forma semicircular, resulta materialmente la peor conservada, al carecer su pavimento de ciertos fragmentos musivarios; destinada posiblemente a la función de comedor –triclinium-, presenta una decoración constituida por tres bandas geométricas que encierran en su interior diversas formas (círculos, rectángulos, cuadrados, octógonos, etc.).

En cuanto a las dimensiones exactas del pavimento, y siguiendo aquí la información que nos suministra el Cer.es del Ministerio de Cultura (inventario 00636), presenta las siguientes medidas: altura: 3 cm; anchura: 6,89 m; área: 102,83 m²; y una longitud máxima de 15,45 m.

Otros elementos

Vasija de cerámica vidriada con escamas de barbotina (Foto: José A. Bielsa)

Junto al monumental mosaico, fueron apareciendo otros objetos de la época (ss. III-IV d. C.) de muy diverso signo, algunos de los cuales pueden verse hoy en las vitrinas del museo; entre los objetos más notables, algunos de ellos conservados fragmentariamente, figuran:

  • Una pequeña escultura de mármol tallado -de 22,5 cm de altura- destinada a uso ornamental;
  • Dos clavijas de sujeción -realizadas en cerámica- de las dobles paredes laterales por las que circulaba el aire caliente procedente del hipocausto;
  • Un cuenco de cerámica con decoración por impresión a base de círculos punteados;
  • Una vasija de cerámica vidriada, con escamas de barbotina, y que a nuestro juicio es la pieza más bella del ajuar;
  • Un soporte de bronce destinado al equipamiento doméstico -sujeción para asa-;
  • Un alfiler de hueso tallado, milimétricamente trabajado dadas sus diminutas dimensiones (0,5 cm de ancho x 4,2 cm de largo);
  • Ladrillos de cerámica utilizados para la pavimentación de la villa.

Todos y cada uno de estos objetos están respaldados por una detallada bibliografía destinada en exclusiva a su concreto estudio.

Reflexión

Hito conmemorativo (Foto: José A. Bielsa)

Llegados a este punto, bien podemos reflexionar, ni que sea brevemente, sobre la Historia y el lugar del hombre en el mundo.

Y la pregunta se desencadena por sí sola: ¿qué quedará de nuestra moderna civilización de aquí a dos milenios, qué restos materiales darán fe de ella?

Nuestros antepasados los romanos hicieron acopio de gusto y sofisticación auténticos: cuanto nos ha llegado de su cultura, por poco que sea, es seductor y fiel a un canon de belleza, a unas ideas basadas en la armonía del hombre con el entorno; valores que nuestra época de plástico y acero desdeña -lo que ha marcado nuestros hábitos más íntimos de vida-: ayer fueron unas villas romanas el idílico recreo de nuestros antepasados, hoy apenas se aspira a unos apartamentos playeros en costas masificadas…

El mosaico del Camino de Albalate nos invita a mirar al pasado de otro modo, para así reencontrarnos con ese tiempo pretérito en el que el hombre era educado para vivir, para aprehender la vida como una experiencia estética y realizable.

 

Bibliografía

Los hallazgos del Camino de Albalate han suministrado valioso material para todo tipo de investigaciones sobre la materia, paseándose durante las últimas décadas por exposiciones y congresos de arqueología nacionales e internacionales (V Coloquio Internacional sobre Mosaicos Antiguos, Bath, 1987), desencadenando además la aparición de una literatura sobre el yacimiento y sus elementos progresivamente abultada, a la que han contribuido, entre otros, J. Martín Rodrigo, firmante de un ‘Informe de las excavaciones realizadas en el yacimiento romano Camino de la Vega de Albalate, Calanda (Teruel). Año 1985’ (1987), amén de las aportaciones de historiadores y estudiosos como M. García Miralles (1969), M. Sanz Martínez (1970), J. G. Gorges (1979), P. Atrián Jordán (1980), D. Fernández Galiano (1987), R. Sanz Gamo (1987), J. A. Paz Peralta (1991), P. A. Paracuellos Massaro (1991), M. Guardia Pons (1992), M. López Ferrer (1993), J. M. Blázquez Martínez (1996), J. A. Gisbert Santonja (1999), V. García Entero (2001), M. González López (2007), etc.

José Antonio Bielsa Arbiol

Articulista, crítico cinematográfico y escritor. Historiador del arte y graduado en filosofía. Colaborador en diversos medios de comunicación.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba
Cerrar