AutoresColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

Ospa Eguna: Día del Adiós

Desde el 2010 se viene celebrando en la localidad Navarra de Alsasua, el día que da título a esta reflexión, «OSPA EGUNA – DÍA DEL ADIÓS», el cual hace una clara alusión o referencia al objetivo final de desterrar del País Vasco y Navarra a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado español, cuyo objetivo final con esta limpia o purga de vestigios españolistas es lograr esa utópica pero deseada y anhelada independencia de la soberanía de la nación.

Es un anhelo frustrado por su carácter complejo, y las formas utilizadas por esta vulgar turba del todo ilegales. Turba de delincuentes que ponen nombre festivo a cada una de sus razias, cuyo único objetivo es el botín y el pillaje hacia una gran parte de la sociedad española, a la que intentan imponer sus ideologías, absurdas, arbitrarias y sobre todo totalitarias. En mi humilde y modesta opinión no es más que un delito de odio.

Esta fiesta se acentuó de forma exagerada y a la vez descarada, a partir del año 2016, cuando 8 jóvenes de dicha localidad fueron detenidos y condenados por lo que para mí es un acto terrorista: una agresión a dos Guardias Civiles y sus parejas en uno de los bares de la localidad. Lo justificaron argumentando el hecho como una vulgar pelea de bar. La realidad es muy diferente, y la sentencia ratificada dos veces así lo dictó o expresó con su argumentación la Audiencia Nacional. «Fueron a la cárcel debido a haber perpetrado un atentado contra los dos Guardias Civiles y sus parejas, además de por lesiones, desórdenes públicos y amenazas».

No sé, igual se me escapa algo, pero en mi inmensa ignorancia y escaso entendimiento, mi conclusión es la de terrorismo ideológico, con el agravante de ese exacerbado odio, vulgar racismo, hacia todo lo español. Como digo, algo se me escapa, pues en mi cabeza, que aunque pequeña creo bien amueblada, no tiene cabida ni ese descaro, o por el contrario esa inmensa ignorancia.

Centrándonos en esta fiesta y si debería prohibirse, se pronunció hace pocos días el Juzgado Central de Instrucción n°2 de la Audiencia Nacional de Navarra, dando vía libre a esta conmemoración a la apología del odio, la violencia, por considerar la no existencia de antecedentes de delitos en los años que se lleva celebrando la misma. Pero a la vez, instando al Departamento de Interior del gobierno navarro, a tomar una medidas de seguridad contra cualquier posible eventualidad. Entre las que destacaré el desplazamiento de las fuerzas de seguridad del Estado, hasta la citada localidad en el día mencionado, para evitar cualquier conato de delito. En mi opinión algo contradictorio y paradójico, teniendo en cuenta el fin u objetivo real de este tipo de fiesta. Y para evitar cualquier enaltecimiento o justificación  del terrorismo o envilecimiento y humillación de las victimas.

En mi humilde y modesta opinión, una opinión o hipótesis personal sobre esta fiesta y similares, es que ellas mismas son el delito en cuestión, pues reúnen tanto el enaltecimiento o justificación del terrorismo al hacer apología y fomentar ese odio hacia todo lo español, incluyendo claro está, a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Los cuales, para esta chusma, esta manada de racistas, supremacistas, no es más que la herramienta opresora de ese Estado que tanto odian. Y sin querer caer en una perogrullada dejaré como dogma y certeza incontestable ese descarado envilecimiento y humillación de las victimas.

Como es otra paradoja que en 2016 se considerase delito esa real y brutal agresión hacia los dos Guardias Civiles y sus parejas. Y curiosamente sea en la actualidad Navarra un feudo socialista, al mando de la baronesa CHIVITE,  se defienda de forma beligerante y descarada contra todo intromisión española. Curiosamente, CHIVITE accede al cargo gracias a los radicales proetarras o terroristas de BILDU, creadores y propiciadores de este tipo de fiestas y conmemoraciones.

Esta es la LIBERTAD que nos espera de manos de la izquierda en general y sus afines o socios de gobierno en funciones, socialistas, comunistas, golpistas y terroristas… una libertad postulada en la mayor de las desigualdades debido a estar sustentada en el delito en lugar de la justicia.

Si queremos una real y verdadera igualdad tenemos que sustentarla en la justicia, y es así, y sólo así, como obtendremos una real y verdadera libertad, cimentada en una convivencia sana, donde todas las ideologías tengan cabida. Ajustándose o respetando la ley, claro está.

El actual Ejecutivo en funciones, así como sus socios de gobierno, meros y simples satélites que giran en torno a su órbita, se retratan al volver a manchar su nombre o siglas con esta vergonzante mancha, una más de las que acumulan en su rastrera y miserable vida, una más para su turbio y sucio currículum. Claro que todo esto no es más que, alimentar ese pecado original que arrastran desde su nacimiento hasta esperemos pronta defunción ideológica.

Por lo que asevero por lo arriba expuesto, que una lectura diferente a la mía, sólo es un descarado totalitarismo, un descarado arbitrio, o lo que es lo mismo, otro delito, que se define como prevaricación, por ese carácter de inmenso y descarado abuso de poder.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba