AutoresColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

Oportunistas

En esta estación meteorológica del año en que estamos inmersos, donde lo propio y natural sería, si no un buen tiempo, por lo menos un tiempo aceptable, seguimos con un enrarecido color en el ambiente, un gris plomo como color dominante en nuestro panorama político actual.

El futuro se vislumbra oscuro y turbio, pues mientras los conspiradores golpistas siguen en su obsesivo e interesado afán de investir a Sánchez, la mascota de Aznar y el novio de Malú intentan con enormes esfuerzos aprovechar la situación en beneficio propio. Ambos dos se definen o erigen de CENTRO DERECHA y reclaman para sí en exclusividad el liderazgo del mismo.

Este supuesto y ficticio centro derecha es en mi opinión simplemente postureo, una derecha de apariencia, supuestamente demócrata y cristiana, la cual conspira diariamente y es solidaria y altruista los festivos.

Un centro derecha sin más patria que lo material, más concretamente el patrimonio personal, y como único credo o evangelio, el aumento del mismo. Para lo cual se aúnan o son afines a lo más conveniente en el momento en curso, es decir, siempre se inclinan del lado del más audaz o más símil a sus intereses personales. Al que hoy por el interés pondrán en un trono y al que en un futuro próximo, no tendrán ningún escrúpulo en degollar y utilizar su sangre para regar una libertad inventada que han sembrado en esos campos ajenos de los que se creen legítimamente dueños.

En España ese centro derecha quejica, victimista, escrupuloso, y sobre todo tan progre o más que la izquierda, está representado por el PP y C’S. Las palabras de estos demagogos transversales, cuanto menos cobardes ideológicos y simples presos del pensamiento, personalmente a mí, me suenan como una trampa mortal.

Estos supuestos “políticos» están sumidos, están inmersos en una inmensa y descarada mediocridad y carentes de ese genio que te da el carácter y personalidad de la gente pura raza, o dicho de otra forma de la gente con pedigrí.

En mi modesta y humilde opinión, vulgares, simples y meros hipócritas que, con ese uso continuado y cansino del mismo discurso, se transforman en meros impostores, o lo que es lo mismo, los magos y reyes del oportunismo. Déspotas irrespetuosos con la inmensa mayoría de la sociedad española y más concretamente o en especial con sus afines y votantes potenciales.

Un centro derecha que siempre gana y nunca pierde, su pregunta preelectoral o antes de unas elecciones es la siguiente y siempre la misma; “¿quiénes ganaremos en las elecciones?, ¿los antagónicos o disidentes con la izquierda o por el contrario, los antagónicos o sectarios y críticos con la verdadera DERECHA?”.

He ahí la cuestión.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba