Ofensiva contra VOX

Los castrati cacofónicos del PP han aprovechado los disturbios proTrump en Washington para arremeter contra VOX de la manera miserable que les es propia. De los disturbios, mucho más graves, sostenidos y violentos, contra Trump, no decían nada, y es natural: los castrati no solo comparten las demagogias abortistas, homosexistas, multiculturalistas, feministas etc., de los antiTrump, sino que en España las condimentan con el apoyo a los separatismos, al Gibraltar inglés, a la colonización cultural, a la disolución de la soberanía española en la UE, todo ello condimentado, cómo no, con un antifranquismo impostado y delictivo.

En otras palabras: no se diferencian en nada esencial del nuevo frente popular izquierdista-separatista. Y, como todo ese conjunto canallesco, tienen a VOX como enemigo principal, y tratan por todos los medios de calumniarlo y desacreditarlo. Lo cual demuestra que VOX es la única alternativa en el turbio y corrupto panorama político español.

Es muy curiosa y llamativa la evolución opuesta de la izquierda y de los castrati. Durante la transición, los partidos que se consideraban herederos del Frente Popular se apresuraron a aceptar la herencia del franquismo (monarquía, bandera, economía de mercado, pluralismo, unidad nacional, democracia en definitiva) y a disimular el separatismo como simple autonomía. Porque Torcuato había sabido “hacer que se supieran débiles”.

Sin embargo captaron enseguida la importancia estratégica de identificar antifranquismo con democracia, y mitificar la república, con lo que fueron poniendo progresivamente a la derecha a la defensiva. Tan a la defensiva que fue precisamente el PP el que “se supo débil” hasta el punto de optar por las iniciativas izquierdo-separatistas y condenar sus propios orígenes y raíces en el franquismo… Lo hizo ¡a fin de pasar por demócrata a los ojos de los mayores enemigos de la libertad y de España! Lo decía un catedrático: la derecha carece de formación histórica e ideológica, lo que la condena a alimentarse de los desechos intelectuales de la izquierda. Nunca se dijo con más concisión y propiedad.

Qué más normal que ahora ataquen a VOX con la furia de los lacayos. Pero eso es bueno, si VOX, al que intentan cercar de nuevo de un muro de silencio, sabe replicarles.

Fuente: http://www.piomoa.es/

Pío Moa

Historiador y analista político. Participó en la oposición antifranquista dentro del PCE y el PCE(r)-Grapo. En 1977 fue expulsado de este último partido e inició un proceso de reflexión y crítica del marxismo. Es autor de numerosas obras sobre la República, la guerra civil, la posguerra y la historia general de España, así como de gran número de artículos de análisis de la actualidad e históricos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 2 =

Botón volver arriba