Nunca cumpliré la nueva, totalitaria y liberticida Ley de Seguridad Nacional. Por Luys Coleto

El País, 3 de julio, lo publicado reclama batallador motín, expuesta revuelta, fiera sublevación. Síntesis, decimocuarta página del papelucho del NOM en nuestra patria común, de España.  Se asevera en la prevista ley que toda persona mayor de edad estará obligada a la realización de las «prestaciones personales» que requieran las autoridades competentes en caso de que se declare un «estado de crisis» en nuestra desvaída y macilenta y mortecina nación. Una obligación que marcará la ley, según el indigesto papelote del IBEX-35, siguiendo las directrices del Consejo de Seguridad Nacional que no ha establecido excepciones de tipo alguno. Y con difusas ambigüedades leguleyas de por medio: la ley de Seguridad Nacional es ordinaria y no orgánica, lo que puede trazar contrariedades jurídicas muy serias debido a que solo las leyes orgánicas pueden afectar a derechos fundamentales.

A grandes rasgos, la dictatorial basura que prepara el gobierno

La nueva y militaruna atrocidad legal que prepara el ilegítimo y tiránico gobierno español determina que un estado de crisis es una «situación de interés para la Seguridad Nacional». Por ello recogerá también desde la posibilidad de requisar temporalmente todo tipo de bienes, hasta la intervención u ocupación provisional de los que sean necesarios vadeando en el ínterin la suspensión de todo tipo de actividades.

Como compensación, recoge también la norma, que quienes sufran menoscabos económicos por el robo de sus bienes o la interrupción de su actividad tendrán derecho a ser indemnizados. No sucede lo mismo con aquellos que sean obligados a realizar una prestación personal para los que la nueva reforma no recoge compensación alguna.

Las prestaciones personales y el expolio de material estarán relacionados con el tipo de crisis de que se trate, ya sea de carácter sanitario, medioambiental, económico, financiero, y larguísimo etcétera. Vacua y liberticida verborragia del genocida Nuevo Orden Mundial. La ley obligaría a particulares. Y empresas. Y mass-mierda, “colaborando con las autoridades competentes en la difusión de informaciones de carácter preventivo u operativo”. Informaciones de carácter operativo, sic, acojonante. Y culmen, “justificador” giro de tuerca: semejante salvajada totalitaria y despótica apuesta por garantizar el suministro de recursos de primera necesidad y carácter estratégico, siempre mediante el autoabastecimiento. De nuevo estupefaciente sic.

Con antorchas hacia la Moncloa…

Comunismo puro y duro. Totalitarismo comunista fetén ya sin apenas disimulo al mejor estilo Chávez. Un perfecto mierdecilla uniformado y golpista de medio pelo que repetía incansable “exprópiese”. Indisimulada y ferozmente dictatorial y despótica. Recuerden, hace escasos días, la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong mermando completa y definitivamente cualquier atisbo de libertad ante el totalitarismo chino  y creando, mientras, un panorama cada vez más carente de protecciones de los derechos humanos más básicos en la antigua colonia británica. Con la reforma de Ley de Seguridad Nacional el gobierno de Perro Sandez tendrá absoluta potestad para hacer contigo lo que quiera y quedarse con todo lo tuyo. Y si entre medias violan a tu mujer y a tus hijas, te jodes, por cishetopatriarcal.

Agenda 2030, no tendrás nada y serás feliz, ¿les suena? Honestamente, se lo aclaro, yo nunca fui partidario de la guillotina. Pero, de verdad, entre unos y otros, me están haciendo cambiar rápidamente de opinión. En la ley de seguridad nacional te pueden quitar todo…y dicen que tienes derecho a ser indemnizado. Obviamente es falso de toda falsedad. NO se dice en ningún lugar de semejante basura jurídica que te lo devuelvan. Por ejemplo, te quitan cien, te indemnizan con cinco y todo acontece perfectamente legal. Y te jodes, como dijo Herodes. Y recuerden, marchando una de criminal hipocresía: a los sociatas no les molaba la mili, pero esto sí les pone. Cómo cambian los tiempos, Venancia.

Se masca algo “gordo”

Algo se masca, algo gordo, a corto y medio plazo, algo chunguísimo se está cocinando. Los fautores del presente engendro legislativo apelan a la Prostitución Española, vulgo constitución, la que sistémica y sistemáticamente no dejan de incumplir desde hace decenios, ya desde el 78. A su artículo  30, según el cual «los españoles tienen el deber y derecho de defender a España». Ellos, los que “deconstruyen” a su arbitrio y a diario y a porta gayola nuestra demediada patria común. Un artículo, el treinta, que en su apartado 30.4 establece que «mediante ley, podrán regularse los deberes de los ciudadanos en los casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública».

Me importa un cojón de pato lo que ocurra, nunca obedeceré a tiranos

Nos arrase un tsunami que anegue medio planeta, reviente un volcán que triture la mayor parte de la vida humana en el planeta, se aproxime un asteroide final, nos achicharre una tormenta solar, se produzcan devastadoras guerras nucleares.  O unos malos malosos aliens nos invadan o se produzca una pandemia (esta vez de verdad) que deje cadáveres tirados por las calles…

…O, clave, en nuestra horrísona atmósfera de noticias de “continuos” e inducidos ciberataques aislados a empresas. Y no solo empresas.  Recuerden que va a tener lugar durante el mes de julio, el día 9 exactamente, el simulacro bélico (sus putos jueguecitos de guerra) CYBER POLYGON 2021, un evento organizado por el Foro Económico Mundial (WEF).

En este diario les hablé ampliamente de ello: el precedente, por ejemplo, el CYBER POLYGON 2020. Recordando poderosamente al Evento 201, que prefiguró, bosquejó y acabó cincelando la actual PLANDEMIA, ADEMÁS DE FALSA PANDEMIA. Los ciberpoligoneros simularán, capitaneados por el genocida  Klaus Martin Schwab (Foro Económico Mundial), una ciberplandemia que originará un «apagón digital» global. O que “afectaría a numerosas cadenas de suministros”. Esto último, lo mismito que indica la militaresca ley arriba referida.  Calco, pues, con indubitable impronta satánica.

No cumplir órdenes injustas, deber y necesidad

Podría apelar a la objeción de conciencia al servicio militar, el treinta, el mismo que manosea y manipula tal gentuza. En mi caso, art. 30.2.  Pero dejémonos de hostias: me declaro irredento insumiso, no solo objetor, con sus celebérrimas “prestaciones sociales sustitutorias”.

Y recordemos que más allá del espanto militar, la doctrina constitucional ha reconocido especialmente el derecho a la objeción de conciencia de los “profesionales” sanitarios en prácticas médicas tales como el aborto, la fecundación artificial, y en la dispensa de medicamentos como la píldora del día después. Intrínsecamente, la objeción de conciencia deviene un derecho inherente a toda persona. El monstruo Leviatán se limitaría a reconocerlo (no a otorgarlo)…

…Pero no voy a apelar a razón jurídica alguna. Yo apelo a razones puramente testiculares. A mis santos cojones: no voy cumplir semejante y militaresco horror totalitario y liberticida porque no me sale de los huevos. Como jamás he cumplido ni cumpliré lo que me reste de vida una ley injusta. Punto final. Por ejemplo, el puto bozal. Jamás. En fin.

 

Luys Coleto

Luys Coleto, prófugo de la existencia, desidentificado y desubicado, batallando contra todo. Y contra todos. Y, por la libertad y el buen periodismo, felicísimo, en tales y belicosos trances. En fin.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − once =

Botón volver arriba
bitcoin blender, bitcoin mixer, cryptomixer