Nuevo varapalo de Europa al independentismo

La justicia europea ha desestimado el recurso presentado por Oriol Junqueras tras la pérdida de su escaño en el Parlamento Europeo.

El Tribunal General de la UE ha rechazado el recurso presentado por el exvicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, contra la resolución del Parlamento Europeo de declarar vacante su escaño tras la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo y reasignárselo al asimismo miembro de ERC Jordi Solé.

El líder de Esquerra fue elegido en las elecciones europeas de mayo del dos mil diecinueve, al igual que Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí, pero Junqueras fue detenido y no pudo ocupar su escaño en la Eurocámara.

«Que el juez de la Unión Europea aún no haya adoptado una resolución terminante sobre el recurso interpuesto por el demandante contra el acto por el que el Parlamento tomó nota de la plaza libre de su escaño no prueba que el acto impugnado haya producido efectos directos en su situación jurídica«, remarca el auto del TGUE.

El auto, dictado el pasado cinco de octubre mas hecho público este martes, inadmite el recurso al concluir que Junqueras carece de legitimidad activa pues no era el receptor del acto de impugnado. Conforme la corte, esa designación no generó ningún efecto en su situación jurídica y no le afectaba de forma directa.

El caso se remonta julio de dos mil veinte, cuando el presidente de la Eurocámara, David Sassoli, notificó que, tras la sentencia del Supremo de diciembre de dos mil diecinueve y de la resolución siguiente de la Junta Electoral Central, la corporación europea tomaba nota de la elección de Solé como eurodiputado desde el tres de enero de dos mil veinte, en substitución de Junqueras cuyo escaño fue declarado vacante.

A finales de dos mil diecinueve, el Tribunal de Justicia de la UE declaró en una sentencia que Junqueras debería haber sido considerado eurodiputado y disfrutar de inmunidad desde la proclamación de los resultados de los comicios europeos festejados en mayo de ese año.

Por este motivo, debería haberse levantado la prisión temporal para permitir su asistencia a la sesión constitutiva de la Eurocámara, el dos de julio de dos mil diecinueve. Tras esa resolución judicial, en el mes de enero de dos mil veinte el Parlamento Europeo reconoció a Junqueras como miembro. No obstante, el tres de enero la Junta Electoral Central decretó que no podía ser eurodiputado por estar condenado «por sentencia firme a pena privativa de libertad». Días después, el nueve de enero, el Tribunal Supremo acordó dejar en cárcel al líder de ERC al estimar que, si bien adquirió la condición de eurodiputado, su condena firme a 13 años de cárcel por el ‘procés’ lo inhabilita como tal y no está protegido por la inmunidad parlamentaria.

Finalmente en el mes de octubre de 2020, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea desechó el recurso de casación presentado por Junqueras por el auto que le negó medidas cautelares contra la resolución del Parlamento Europeo de declarar vacante su escaño en la Eurocámara y rechazó asimismo medidas urgentes para resguardar su inmunidad parlamentaria.

Redacción

Digital independiente de derechas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + 14 =

Botón volver arriba