Nociones de una ideología perversa

La ideología de género quiere imponer una visión propia de la persona, la sexualidad y la familia. Para ello recurre a múltiples tretas: desde pervertir el lenguaje (La coronavirus), hasta permitir el adoctrinamiento por parte del colectivo LGTB, pasando por manipular el feminismo hasta desvirtuarlo. ¿Sabemos en que consiste realmente esta ideología?¿Por qué es una amenaza?

La ideología de género intenta imponer la neutralidad sexual. Para ellos no existen los conceptos masculino o femenino ya que esto, dicen, depende de la cultura, de la educación, de la forma en que la sociedad nos ha enfocado desde pequeños.

De esta manera, indiferenciando los sexos masculino y femenino, desarticulan el concepto familia. A la invención y aceptación de diversos géneros, unen la de múltiples acepciones del concepto familiar. Es pues un ataque directo al concepto tradicional de familia, un ataque directo a la base de la sociedad actual.

Quieren posibilitar que cada cual determine su “género” sin limitación temporal. Así, según nos dé el aire al levantarnos, nos podemos sentir varones, mujeres, bisexuales, homosexuales, transexuales, “mixtolobos” u osos hormigueros…ell@s nos “liberan” de la «imposición biológica» con que “nos tenía esclavizados el imperio de la naturaleza”: ser de sexo femenino o masculino  . Es tan fácil como cambiar el término “sexo” por el de “género” e ir desterrando todas las palabras con relación a la tradición judeo-cristiana como “padre” o “madre”, “moral”, “verdad”, “justicia”, “conciencia”…para poco a poco incrustarnos su ideología sin que nos demos cuenta.

A partir de ahí empieza a funcionar la maquinaria de ingeniería social que transformará nuestro entorno físico y espiritual hasta convertirnos en criaturas a imagen y semejanza de l@s ideólog@s de género.

Si es tan fácil e incluso recomendable el cambio de “género” a nuestro antojo, ¿por qué persiguen tanto las terapias que pretenden “curar” la homosexualidad? Todo se permite excepto que alguien quiera retornar al estado primigenio y natural.

Perversión en la ONU

No es el título de una película, es un hecho cada vez más incuestionable. Una organización que en origen consagró los derechos imperecederos de la persona, los amenaza ahora con el letal impulso de la ideología de género. Se salta las verdades antropológicas del ser humano en aras a implantar una ideología desestructurante de la persona y por ende de la sociedad.

Pretende crear un  nuevo orden social imponiendo nuevos “valores” que presenta como justos, cuando en realidad suponen una amenaza contra nuestra forma de vida.

Todo tiene su origen en la introducción de la ideología como una forma de controlar la natalidad. No se les ocurrió otra cosa que fomentar el llamado “sexo ecológico” que, hablando en plata, es el sexo homosexual, sexo reproductivamente estéril.

Niega la ley natural y pretende plasmar en la Declaración Universal de los Derechos Humanos el derecho a la libre elección de identidad sexual, difuminándolo con el nuevo concepto de “genero”.

Manipula el feminismo racional y mata la feminidad

Se presenta esta ideología como una forma de liberar a las mujeres de los roles impuestos por la sociedad. Venden que al no existir esencia masculina o femenina no habrá superioridad de un sexo sobre otro. Pero en realidad está manipulando el feminismo tradicional -que lucha por la igualdad de mujer y  hombre en derechos y obligaciones- para matar la feminidad y esclavizar a la mujer, exigiéndoles que se nieguen a sí mismas y repriman prioridades específicamente femeninas: aparece el feminismo de género.

La tarjeta de visita del feminismo de género es la renuncia a la maternidad, a la que presenta como un signo de subordinación, como un símbolo de la tiranía procreativa a la que la naturaleza somete a las mujeres.

Abre así la puerta a otros medios de procreación artificial que “libere” a la mujer. La anima a tomar las riendas de su fertilidad, a rebelarse y controlar la reproducción facilitando para ello el aborto y cualquier medida, de cualquier tipo, para el control de la natalidad.

Del “Varón Dandy” al varón-cito

En cuanto al varón, la clave está en negar su masculinidad. Se está produciendo una lenta involución hacia el hombre blando, donde las características femeninas empiecen a aflorar relegando al ostracismo cualquier atisbo de virilidad.

Se presenta a los hombres como el enemigo a batir, el villano, el agresor, el déspota, y ocultan la imagen del hombre valiente y con autoridad. Escupen a  través de los medios de comunicación, un modelo de hombre afeminado como única figura aceptable. Vana pretensión por “rescatar” al hombre de su masculinidad en lugar de aceptar la complementariedad enriquecedora de ambos sexos.

Para culminar su obra de ingeniería social, l@s ideólog@s de género, además de matar la feminidad tienen que conseguir que el hombre se avergüence de serlo, presentar las características varoniles como retrógradas, violentas, despreciables y humillantes. La neutralidad sexual que propugnan pasa por una feminización de la sociedad.

Y en cuanto a la religión…

La ideología de género ve en la religión uno de los mayores obstáculos para su implantación. Quieren que las personas se sacudan sus fundamentos biológicos, que se olviden de que existe una dualidad hombre-mujer como principio de la creación. Como, según ellos ha sido la sociedad quien ha determinado el “género”, sostiene que debe ser cada persona la que determine el suyo, para lo cual debe emanciparse de Dios Creador y decidir por sí misma qué es.

“Creó, pues, Dios al ser humano a imagen y semejanza suya, a imagen de Dios los creó, hombre y mujer los creó” (Génesis 1)

Eliminando la diferencia de sexos, la dualidad hombre y mujer establecida en la Creación, se elimina la familia tradicional y se sustituye por los nuevos modelos que nos quieren implantar. Ven la religión como un instrumento opresor que utiliza el hombre para controlar a la mujer, un instrumento que coarta la libertad para que prevalezca el imperio de los sentidos.

Un Doctor de Harvard, cuya tesis versó sobre el hermafroditismo, quiso demostrar lo decisivo que es el factor cultural y educativo en la identidad sexual.

Atendió a unos gemelos, uno de los cuales había sufrido una intervención de fimosis defectuosa. Manipuló sus órganos sexuales y lo convirtió en Brenda. A los 14 años Brenda, criada como chica, renunció a la condición sexual que le habían impuesto y volvió a su vida como hombre. Las secuelas que le dejó el experimento fueron de tal calibre, que al poco se quitó la vida.

Jugar a ser Dios nos lleva a comprobar la tremenda pequeñez de la persona humana.

Y la ideología de la confusión se hace ley…con nuestros votos

Desde 2004 en España se han aprobado leyes que impulsan el individualismo narcisista que supone esta ideología del relativismo y la neutralidad sexual.

Se propugnan todas las orientaciones sexuales posibles, todas las formas de unión y todas las formas de reproducción (incluidas las artificiales para superar la esterilidad de las relaciones homosexuales). Se pone en cuestión el matrimonio tradicional como institución natural y se difumina totalmente la maternidad, a la vez que se muestra la paternidad como prescindible.

Podemos construir una muralla contra la ideología de género, pero tenemos que hacerlo entre todos. La pasividad nos convertirá en cómplices y la comodidad …la comodidad permitirá que sigan adoctrinado a nuestros hijos en los colegios. ¿Hacemos algo?

Os dejo un divertido vídeo explicativo de lo absurdo de la ideología de género.

Antón de la Puerta Domecq

Burke dijo que “el mayor error lo comete quien no hace nada porque sólo podría hacer un poco”. Por eso mi afición a escribir me ha llevado a intentar aportar mi granito de arena en la lucha contra la progresía y el marxismo cultural. Me limito a simplificar temas complejos para intentar hacerlos accesibles al mayor número de personas posible, sin más pretensiones. Ojalá consiga hacer reflexionar a uno solo de mis lectores. España y los españoles merecen que le quiten la venda de los ojos…volvamos a los Valores!!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba