No te olvidaré, blanca luz brillante, perfecta mujer. Por Luys Coleto

Porque con tu adiós me coagulaste con tristeza de acantilado, lágrima en lecho de trigo, ojos zurcidos al llanto.  Zarpazo gélido, me faltó sobre mi nuca aterida, súbitamente, la torcaz caricia de tu aliento. Volaste al fin en libertad, con tus alitas de libélula, rasando el horizonte de mis sueños. Tantas veces tumultuosas pesadillas, tan bien lo sabías. Recordando cómo me susurrabas que eras de donde los instantes no se detienen en horas vacías, de donde los almendros germinan en verano, de donde la niebla impregna mi pelo hasta empaparme…

No te olvidaré           

No te olvidaré, poderosa guitarra acústica, todo perfectamente orquestado (qué bellezón de violín), el magno Moi muy intenso…, vamos, una canción genuinamente emocionante. Y hoy la volví a escuchar, ains.  “En el cielo hay estrellas. Por supuesto tú una de ellas. Blanca luz brillante. Perfecta mujer. Serás mi guía por siempre. Porque tú iluminas cada amanecer. Solo quiero que te encuentres. Muy feliz ahí arriba. Y esperando que estas letras. Las escuches, solo eso”.

Y, donde te halles, échanos un cable, esto se está poniendo jodidamente mal

No te olvidaré de los iruneses Mandrágora Negra. Portentoso Metal melódico. Sueños de realidad disco al que pertenece No te olvidaré, noviembre de 2012,  editado por Heaven Musik. Nueve temazos, sobresale, claro, No te olvidaré.

Destaca sobre todo Moisés Montero (Moi),  calidísima voz, plurales texturas, ápice de sutil e intenso romanticismo. Voz única también la de mi querida Eider Bailador, quien además se encarga de los teclados. David de Miguel al timón, junto al vocalista, de las seis cuerdas, mientras que la base viene diseñada por Maxi Fructuoso al bajo. E Igor Urtizberea a las baquetas…

…Y lo dicho. Te echo de menos. Mucho. Muchísimo. No te olvidaré. Jamás. En fin.

Luys Coleto

Luys Coleto, prófugo de la existencia, desidentificado y desubicado, batallando contra todo. Y contra todos. Y, por la libertad y el buen periodismo, felicísimo, en tales y belicosos trances. En fin.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba