No te confundas, Casado, no has tocado suelo

"Señores del PP, díganle a Casado que está llevando al partido por el camino de la veleta naranja y que piense un poco en España".

El Mundo publicaba ayer la encuesta de Sigma Dos que mostraba una fuerte caída de las expectativas de voto del PP y valoraba como una de las causas principales las discrepancias de Casado con Ayuso. Es indiscutible que la gran mayoría de quienes desean que Sánchez salga de la Moncloa, tras las próximas generales, ven a Ayuso como líder más adecuada que Casado. Pero sería un error creer que bastaría con que este diera un bandazo y apoyase sin ambages la candidatura de Ayuso a la presidencia del partido en la Comunidad de Madrid para que las encuestas cambiasen de signo.

El enfrentamiento de Casado con Ayuso es tan sólo un signo más de la escasa visión que tiene el actual líder nacional del PP, pero no cabe olvidar que se enfrentó también con Cayetana Álvarez de Toledo y que se ha agarrado a Rajoy como si pretendiese identificarse con él.

La actitud del ex presidente de España, ante el 1.O, fue jurídica y parlamentariamente excelente. Aunque le faltó coraje para enfrentar a TV3 y a su entorno, utilizó el 155 con brillantez para aprobar una normativa de aplicación que ofrecía instrumentos poderosos para encauzar lo que se ha calificado como delito de sedición y, sobre todo, para reconstruir el sueño solidario de la Constitución de 1978. Pero ya es de sobra conocido que el hoy señor Registrador de la Propiedad fue incapaz de tener en cuenta que de poco valen las palabras brillantes y los instrumentos jurídico-políticos, si no se pasa la acción. El refrán español es contundente “obras son amores y no buenas razones”.

Las actitudes de Casado al frente del partido están siguiendo los pasos de Rajoy ¿Acaso tras las últimas elecciones no está el PP prácticamente desaparecido en Cataluña, a pesar de que tiene candidatos de valor? Menos mal que la gran subida de VOX ha podido recoger parte de las fuerzas y se ha convertido en el principal partido de la oposición en la región. Su líder, el valiente negro español Garriga será el Don Pelayo de la reconquista, porque cada vez más catalanes están sintiendo que llega la hora de la verdad y que son tan españoles como los de Murcia.

Señores cargos y militantes del PP, antes de que les abandonen sus votantes hagan un análisis serio de la situación y déjense de políticas oportunistas y de jueguecitos de poder. Deben reflexionar y decir qué quieren para esta España que se está desgarrando. No olviden que la Transición requiere la derogación inmediata de la ley de Memoria Histórica, que está haciendo añicos el espíritu de reconciliación. Que a estas alturas no sean Uds. capaces de condenar al marxismo revolucionario, al cual esa ley está lavando la cara, es un grave error. Sin embargo, en Andalucía, donde gobiernan, se han opuesto sin paliativos a la propuesta que VOX ha hecho de derogar la ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía, aprobada por el PSOE un año antes de que el PP llegase al poder. Parece que el PP no quiere entretenerse en estas “pequeñas cosas del pasado” a pesar de que Sánchez sigue adelante promoviendo la nueva ley de Memoria Democrática.

Señores del PP ¿cómo es posible que no se den ustedes cuenta de que se están derribando los pilares en los cuales se asienta nuestra Constitución? El artículo 2 señala que “la Constitución se fundamenta en la unidad indisoluble de la nación española”. Por el camino que vamos se quedará sin fundamento alguno. Igualmente parece que no se den cuenta de que la soberanía del pueblo español se está convirtiendo en un mero elemento de negociación política, a repartir entre los “17 pueblos de España”. Tampoco parece que se den cuenta de que la lengua común, y por tanto propia, de España es el español-castellano (a ver cuándo la Generalitat se va a atrever a decir que ellos hablan el español-catalán). Pues bien, el español, reconocido como tal en todo el mundo, está siendo atacado virulentamente en Cataluña, Valencia, Baleares, Galicia, País Vasco, como con acierto profetizó Vizcaíno Casas, en su libro Las Autonosuyas”.

El PP de Casado no debe esperar que los ciudadanos vayan a aceptarlo para dirigir la nación española. No les daremos nuestro voto. Tenemos otro caso sangrante, los asaltos de las vallas fronterizas en Melilla y en Ceuta. Cuando un británico o un francés miran a la España actual piensan que va de camino al derribo. ¿Qué futuro estamos preparando para nuestros hijos y nietos? Seguimos sin que el himno español haya llegado a tener una letra consensuada. Parece que España no tiene imagen de si misma ni de su futuro. Hoy en día, afortunadamente, la cantidad de inmigrantes que vienen de las antiguas Españas, de esos países hermanos, nos pueden ayudar a darnos cuenta de nuestra historia, en conjunto mucho más constructiva e integradora que la de muchas otras naciones. Nuestros hermanos colombianos, peruanos, ecuatorianos, chilenos argentinos, brasileños, etc, de alguna forma forman parte de la historia de la Península Ibérica, de la historia de España y Portugal, lo que se percibe claramente si viajamos a cualquier país de Iberoamérica. Toda familia debe partir de sus fundamentos y construir sobre ellos. La Comunidad Iberoamericana debería darse el reto de ser un ejemplo de eficiencia económica y social y a la vez desmontar la mentira marxista que se sigue extendiendo y que lleva 62 años sumiendo a Cuba en la represión total y en la miseria.

Casado, y eso vale también para los demás dirigentes del PP, debe tomar posición clara ante todos estos temas y ofrecer a los españoles una ilusión realista. Hay que lograr crear un sistema económico eficiente pues no se puede repartir si primero no se produce. El despilfarro de subvenciones y gastos en chiringuitos se pagará. El peso de la deuda será mucho más duro cuando el Banco europeo empiece a establecer intereses para refinanciarla. Sánchez va a dejar a España peor que ocurrió con Zapatero. Los ciudadanos estamos cada vez más hartos del politiqueo, incapaz de enfrentarse a la ruptura de la convivencia democrática. Señores del PP, díganle a Casado que está llevando al partido por el camino de la veleta naranja y que piense un poco en España.

Enrique Miguel Sánchez Motos

Administrador Civil del Estado. Autor del libro “Historia del Comunismo. De Marx a Gorbachov, el camino rojo del Marxismo”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce − tres =

Botón volver arriba