AutoresColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

No habrá paz para los malvados

El pasado día 30 de agosto, me enteré por los medios, más concretamente las redes, de un rifi-rafe entre Santiago Abascal  líder de la formación política de derechas VOX y el señor Aitor Esteban, portavoz del PNV, en el Congreso de los diputados español. Una rama de derecha moderada del fascismo supremacista y cuyo creador fue el racista por excelencia señor Sabino Arana.

Me quedé perplejo al leer los tuits del señor Esteban, el cual, haciendo gala de la mayor de las mendacidades tildó a Santiago Abascal y a su formación política de herederos del nazismo. Cuando es de sobra sabido por los historiadores y no los pseudohistoriadores o propagandistas  que parecen ser la fuente de información del señor Esteban, que los pilares del PNV o nacionalismo vasco fueron precisamente esos, los del nacionalsocialismo alemán o NAZISMO. Sólo hay que cambiar JUDIOS por ESPAÑOLES.

Personalmente soy de la opinión de no debatir semejantes dislates, absurdos e invenciones, pues sus propagadores o difusores no pueden ser más que meros y vulgares hooligans, romos, obtusos y opacos, que no ven más allá de sus narices, debido a su nociva ideología, pecado original que arrastran en su ADN desde que nacen hasta que fallecen. Lo que los convierte automaticamente en analfabetos históricos y sabe Dios de cuantas cosas más.

Por lo que mi reflexión o hipótesis personal al respecto es la siguiente: no merecen demasiadas explicaciones, pues se limitan a no salirse del marco de lo políticamente correcto mientras favorezca sus intereses personales, lo cual es cuanto menos una metamorfosis o transición de la realidad de carácter camaleónico o de extrema transversalidad. Es decir, una verdadera falsedad. No reconocen la presunción de inocencia como de uno de los pilares del Estado de Derecho, si el supuesto agresor o acusado es un varón. No reconocen el derecho de la libertad de expresión si es utilizado por la derecha. No reconocen el derecho positivo o la ley, sino su legítima ideología, la que imponen y luego legislan para darle el carácter de legal.

No se puede dialogar con un mono con metralleta, pues estos tiran y no miran dónde. Monos o chimpancés armados para los que dialogar se limita a lo que la gran mayoría de la sociedad conocemos como monólogo. Es decir, ellos hablan, imponen y tú aceptas. Dicho de otra forma, son los denunciantes, los jueces y los verdugos. En caso contrario no hay nada de qué hablar. Mientras tratas de explicar a estos chimpancés armados con argumentos estudiados, objetivos y lógicos, qué es el diálogo, y sus muchos y diversos errores debido a una revolucionaria y primitiva ideología, te están metiendo plomo con los ojos inyectados en sangre y al mismo tiempo son jaleados por esa turba, vulgar manada de chimpancés irracionales como ellos.

¿Qué ha pasado con la razón, la sensatez, la lógica y el sentido común?
¿Qué ha pasado con la igualdad, la justicia y la libertad?

Con esta turba armada, vulgares y meros fascistas, no hay nada que razonar y mucho menos que dialogar. Con cada argumento que les des basado en la buena fe para una verdadera y sana reinserción de los mismos, ellos lo utilizan para legitimar su corrección política, imposiciones y discriminaciones positivas que nos sumergen en la mayor de las desigualdades y en lógica consecuencia en una dictadura silenciosa.

El español decente, honrado, trabajador, el español como tú y yo, no puede ni debe permitir que se llegue a este punto, pues de lo contrario nos podemos dar por jodidos. Si dejas que se llegue a este punto les estás dando un estatus o posición de legitimidad, de una elevación inmerecida, injusta y falsa autoridad moral sobre sus disidentes que en verdad no tienen.

Frente a este hecho no se puede permanecer equidistante, pues de permitir este gran e inmenso dislate, lo siguiente sería debatir sus políticas absurdas, surrealistas y arbitrarias, día si y día también. Como dije anteriormente, no conocen el diálogo como tal, sólo conocen el monólogo, lo que sin duda, nos llevaría a un proceso o situación cíclica, un circuito cerrado, un círculo vicioso que se repite una y otra vez, sin posibilidad de salir.
Su juego político hay que entenderlo para poder combatirlo eficazmente. Ellos saben perfectamente lo que hacen, por eso entienden como su único y verdadero objetivo el poder, al margen de que sea justo, igualitario, etc. Es decir, sin importar quién tiene la razón. Todos sabemos resumiendo que han ampliado los mecanismos para la sanción penal. A día de hoy no sólo se limitan al código penal, sino que se han ampliado a los medios de comunicación y las redes sociales. En la actualidad, la percepción social que importa ya no es la verdad, sino la percepción social en sí misma.

La izquierda de toda la vida ha intentado utilizar las garantías del sistema para reventar el propio sistema. De ahí el dicho «EL QUE HACE LA LEY, HACE LA TRAMPA». Es decir, aprovechan determinadas leyes con objetivos contrarios para los que fueron creadas las mismas. Esto, señores, son dos delitos en uno, este, el relatado en este mismo, párrafo, se conoce como «FRAUDE DE LEY». Pero para llegar a él, antes han tenido que hacer un arbitrario y un abuso excesivo de poder lo que automáticamente les convierte en vulgares «PREVARICADORES».

En este punto de mi reflexión es donde entran los nacionalismos periféricos, o nacionalsocialismos como el PNV, que aprovecha estas malas leyes a su favor o conveniencia, sabiendo que quedará impune y como siempre, le saldrá gratis.

Personalmente, tanto esa derecha vasca como se define el PNV del señor Esteban y la izquierda radical catalana. Es decir ERC, compuesta de antiguos monos o chimpancés armados, son lo único que en la actualidad reflejan y representan al movimiento fascista en su única versión, como ideario y no como descalificación o insulto.

El primero, el nacionalismo de derecha del PNV, representado por el señor Esteban, es el mejor y más fiel reflejo del nazismo por sus cimientos originarios, cuya característica o estatuto principal es la supremacía étnica o racismo. Por mucho que le duela al señor Esteban y ante la historia, no esa pseudohistoria que es su fuente de información, vulgar y mero adoctrinamiento o propaganda.

Por otro lado, el nacionalismo de izquierda Catalán, más concretamente el de la ERC, sin duda, más amplio, pues estos, aparte de tener orígenes calcados a los vascos, son izquierda extrema o revolucionaria, exactamente como el fascismo italiano, cambiando revolucionaria por reaccionaria. Cambiando las siglas de sus cachorros, los «CDR», por los famosos camisas negras italianos. Los primeros tienen los ideales y los segundos los medios. ¿Dónde está la diferencia?.

Ahora que creo que ha quedado un poquito más claro quienes son los verdaderos fascistas en la España actual, me voy a permitir el hacer una profecía a modo de advertencia o aviso, frente a los fascistas que campan a día de hoy en España, la izquierda en general, y nacionalismos periféricos, con esos satélites que giran alrededor de sus órbitas ideológicas, golpistas e independentistas, no cabe la equidistancia ni una sumisión de aquiescencia moral, sólo cabe un fuerte antagonismo, con una continua beligerancia ideológica, basada en las leyes o normas que propone o marca la justicia.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba