Neofascismo

Qué cierto es que la empírica, la hemeroteca, pone a cada uno en su sitio y de manifiesto la propiedad del lenguaje, definiendo o conceptuando a las cosas por su verdadero nombre. Ya en 1945 con la caída del III Reich, la caída del eje, las izquierdas idearon un neolenguaje, cuyos neologismos o vocablos nuevos fueron creados «ad hoc», es decir para la ocasión.

El fascismo como movimiento ideológico, fue un movimiento absoluta y totalmente de izquierdas; el fascismo italiano, cuyo líder fue el carismático Benito Mussolini, nace de una escisión del socialismo italiano y el nacionalsocialismo alemán, banalmente conocido como nazismo, irrigado de otra escisión de los socialistas alemanes, más concretamente del partido espartaquista, situado en la extrema izquierda todavía en la actualidad.

Como digo, en 1945 con la caída del eje, extrema, ultra… son neologismos pertenecientes a la neolengua creada para la ocasión y aplicada con ese doblepensar o adoctrinamiento de la izquierda hacia sus huestes de proles o masas ignaras con un visceral e intenso proselitismo axiomático, donde no caben más que los dogmas y los mantras. Acuñándolo con el significado que tiene en la actualidad y es el de descalificativo o insulto hacia su disidencia, con el único objetivo de que las generaciones presentes, las de 1945 y las futuras (las contemporáneas) olvidasen su verdadera génesis o esencia. Dicho de otra forma: su pecado original.

La contradicción y paradoja del doble pensar de la izquierda es su rastrera y totalitaria forma de vida. Hoy, ocho de noviembre, nos hemos levantado con la aciaga y cruel noticia del atentado fascista al negocio de la familia de otro supuesto fascista, valga la redundancia, que por cierto tiene una ideología situada en las antípodas de los primeros. Como no podía ser de otra forma, el líder de VOX ha denunciado el hecho, tildando de ratas y cobardes a los autores físicos, vulgares cortesanos serviles y mercenarios de los verdaderos apologistas o fomentadores del mismo. Los últimos, los verdaderos y reales fascistas con ropajes socialdemócratas.

Los distintos y diversos apoyos recibidos por Abascal, se podrían clasificar en dos grupos. Unos, los del PP vasco y de boca de Carlos Iturgaiz, así como los de la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que condenan el acto vandálico con una rotunda condena. No pueden ser más incoherentes e hipócritas, después de haber apoyado a los fascistas en la moción de censura, prórroga del Estado de Alarma, asegurando su continuidad en el poder financiando sus totalitarias y arbitrarias políticas en la casi segura aprobación de los presupuestos. Sus bocas sibilinas les delatan, resaltando la dicotomía demagógica con la que sumar votos.

Los segundos, en un arcano e hipócrita comunicado, los herederos de ETA, fascistas convictos «EH Bildu Amurrio considera inadmisible el ataque que recibió una familia del municipio en su tienda anoche». Incapaces de posicionarse claramente, sin ambigüedades con unas víctimas, que como tú y yo tienen nombre y apellidos. De igual modo, los recoge nueces (PNV), de la Cuadrilla de Ayala (Álava) han condenado los ataques. Con una cesta, en la que sin duda recogerán las nueces o frutos de su camuflado y camaleónico fascismo.

No nos silenciarán con el chantaje del miedo, justificado en la defensa de una falsa y espectral democracia. Pues esa famosa táctica de la adúltera, que consiste en que creamos lo que nos dicen en lugar de creer lo que vemos con nuestros propios ojos. Se ha quedado del todo obsoleta, los postulados de revolcarse en el estiércol ajeno para poder desviar o camuflar el hedor de su propia fetidez es a día de hoy, algo arcaico y del todo anacrónico.

El NEOFASCISMO, la actual izquierda española es de la opinión de que valen todas las formas para conseguir sus arbitrarios y totalitarios objetivos, por lo que se puede presumir, que si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma irá a la montaña. Es su propia esencia, su verdadera génesis, su pecado original, la envidia. No son más que niños grandes, que actúan como la gata flora, «que cuando se la metes chilla y cuando se la sacas llora».

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba