Negacionismo a la mentira

"Su negacionismo es como el de la gran mayoría de la sociedad española..."

Referente a las críticas a Victoria Abril por sus últimas declaraciones sobre las medidas del gobierno frente a la crisis viral en la que se la tilda de negacionista, no es más que un alarde de esa superioridad moral que creen tener en posesión los progres de izquierdas frente a sus disensos.

El discurso de Victoria Abril no es de locos ni surrealista, es simplemente fruto de la razón y el sentido común, exponiendo en voz alta lo que la mayoría pensamos y no nos atrevemos a decir. Su negacionismo es como el de la gran mayoría de la sociedad española, no se niega la existencia del virus se denuncian, critican y niegan las continuas falacias y contradicciones del Ejecutivo referentes a esta cuestión.

Estas críticas a Victoria son también contra la lógica, la razón y el sentido común, convirtiendo a sus críticos en ignorantes sociales, se dice de todos aquellos a los que sirve cualquier argumentación para justificar sus hechos e ideas y automáticamente en tontos Machadianos, que son todos aquellos que desprecian lo que desconocen o ignoran.

Estas proles y masas ignaras no sirven para nada, por lo tanto no aportan nada y viven de esa ideología progre que ha creado un ciudadano subvencionado por el Estado desde que nace hasta que muere, o lo que es lo mismo, una nueva especie, que se alimenta del parasitaje convirtiéndose en unos banales mantenidos cuyo único objetivo es el de mutar o transitar la sociedad decente, honrada y trabajadora hacia una sociedad de indolentes e incapaces.

El desprecio por el trabajador o currela es la norma, cuyos dogmas son soflamas y sofismas, utilizando una retórica demagógica, populista y transversal, postulada en unas políticas asociales, que el resto de los mortales conocemos como pura envidia fruto de un obsesivo egoísmo y cuya génesis viene del sexto pecado capital, sin pensar en el bienestar de los demás. «prometer y prometer hasta meter, después de metido nada de lo prometido».

En sus críticas dicen los progres, que como ella, Victoria, vive en Francia, alaba la gestión sanitaria de la Comunidad de Madrid, porque sólo le interesa poder divertirse cuando venga de visita o vacaciones. Una contradicción de los primeros, pues en esta crítica hacia un supuesto egoísmo de Victoria están ratificando indirectamente pero de forma evidente el trabajo bien hecho de Ayuso y por el contrario la ineptitud e incapacidad de los progres socialcomunistas. Es decir, su propio trabajo.

A día de hoy son la nueva CASTA y les da igual que esta política implique más contagios y muertos. A ellos eso ni les va ni les viene, son cosas del pueblo, de pobres, eso lo sufre gente como la que les asiste y servilmente les vota. Pues que les pongan otro cuando se mueran. Ya sabéis a rey muerto, rey puesto.

La único que puedo o tengo más o menos claro después de analizarlo concienzuda y objetivamente es la certeza indiscutible e incontestable de plasmar una elucubración personal y objetiva postulada en lo arriba expuesto y más probable o posible dentro de la lógica para esta turba de vulgares y banales envidiosos.

Una frustración y complejo obsesivo de eso que hasta ahora se les niega, que es pertenecer a ese selecto club, que tanto odian y critican el de los pijos patrios. Con el resultado residual de un cóctel egoísta, envidioso e insolidario en el que prefieren el cruel holocausto de la clase trabajadora antes de renunciar al particularista y sobre todo egoísta éxodo y diáspora hacia aquelarres ideológicos, que conforman su programa o proyecto de nación.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =

Botón volver arriba
bitcoin blender, bitcoin mixer, cryptomixer