Muchas gracias

Mañana es una noche muy especial –al menos para mí-, quizá la más importante del año. Celebramos el nacimiento del Niño Dios, un tiempo de esperanza y de júbilo, pese a tanta desgracia vivida y sufrida durante el año que expira. Debemos aceptar, no solo los cristianos, la oscuridad y el tiempo de dolor que vivimos, pero de igual manera, de forma solidaria y familiar, tenemos que ver la luz que nos ilumina el camino con el nacimiento del Hijo de Dios. Hay que luchar con denuedo, pelear con voluntariedad y tesón, y acompañar al que sufre. Esto es común para todos los seres humanos, con independencia del credo, cultura e ideología que se tenga.

No quisiera despedir el año sin recordar a todos los que se fueron, a los que no pueden estar, a los que lloran las ausencias, a los que sufren las hospitalizaciones y el impacto de la pertinaz crisis económica, son demasiados los inocentes injustamente condenados al miedo y a la incertidumbre. A saber autónomos, empresarios, parados, aquellos que con inseguridad y profunda angustia afrontan el futuro, todos, sin exclusión, estarán presentes en el día de hoy, como ayer y como mañana, en nuestras oraciones y nuestros mejores deseos. Es muy duro asumir el golpe de las circunstancias que venimos soportando desde hace meses Se multiplican las colas de hambre; se incrementan las bolsas del paro;  aumentan sin cesar listas de ERTE –muchos sin haber podido acceder a la prestación vital y necesaria-; miles de ancianos  se ven obligados a estar confinados y hospitalizados; enfermos y sufridos familiares tratan de sobrevivir con la esperanza de recuperar a sus seres queridos; son demasiadas personas a las  que por Justicia Social tenemos la obligación de amparar, proteger y asistir. El drama y el dolor, como la felicidad y la alegría, deben ser compartidas.

Pero no puede dejar de homenajear, por mérito y generoso ejemplo demostrado, a quienes con sacrificio, esfuerzo, trabajo, entrega y servicio han hecho posible la defensa de tantos. Verdaderos ángeles de la guarda para todos nosotros. Me refiero a los sanitarios, genuinos héroes en primera línea de batalla; a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que, con diligencia y eficiencia, han garantizado el orden y el apoyo logístico al dispositivo médico; a los miles de voluntarios de todo tipo, convertidos, sin quererlo ni pretenderlo, en gigantes de la solidaridad, dando vida a millones de pequeños milagros cada día; a tantísimas personas que, desde sus puestos de trabajo y sus responsabilidades, han permitido que la vida cotidiana no se parara y se siguiera dispensando un imprescindible servicio público, o de interés general. La gratitud será eterna y la deuda impagable, eterna e imposible de poder agradecer con simples y vulgares palabras. Muchas gracias por tanto, y por todo lo que nos estáis dando cada jornada vivida. Pero también ellos necesitan de nuestro afecto y colaboración, también ellos deben tener nuestro apoyo. Es por eso que animo a mis compatriotas a dispensarles nuestro mejor empeño y acompañamiento. Nos necesitan y precisan de nuestro sacrificio. No les defraudemos.

A todos, de corazón, os deseo lo mejor para el año que pronto comienza. ¡FELIZ NAVIDAD!…. Y mis mejores deseos para el año 2021.

José María Nieto Vigil

Profesor. Doctor en Filosofía y Letras. Licenciado en Historia Antigua e Historia Medieval. Diplomado en Magisterio y Teología Fundamental. Estudios Superiores de Egiptología. Conferenciante y colaborador de medios de comunicación. Ex Presidente Provincial de Palencia de FSIE (Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza). Presidente fundador de Vox Palencia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 14 =

Botón volver arriba
bitcoin blender, bitcoin mixer, cryptomixer