Millones de hogares, obligados a apagar la nevera para ahorrar algo de dinero: hacia la hambruna planetaria. Por Luys Coleto

Revelador Informe Lugano, dos partes. Susan George, teorizando/conspirando. 1.999.  En la introducción escribían:  «Los nazis, a nuestro lado, eran simples aficionados». Memento, también, 22 de septiembre de 1991, nueve meses antes de que se celebrara la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro. Des Moines, Iowa. Un documento: «La reducción inmediata de la población mundial, de acuerdo con la recomendación de mediados de la década de 1970 del Fondo Draper, debe verse afectada de inmediato(…) «Todas las naciones [tendrán] cuotas para la reducción de la población anualmente, que serán aplicadas por el Consejo de Seguridad [de la ONU] mediante un embargo selectivo o total de créditos, artículos de comercio incluidos alimentos y medicinas, o por la fuerza militar, cuando sea necesario».

Horror

En mi barrio madrileño, Aluche, lo comencé a detectar durante los últimos tiempos. Apagar la nevera para poder hacer frente a la factura de la luz. Lo postrer de una larga lista, último capítulo de una larga historia de privaciones. Colapso, pues, inicio del Holodomor planetario,  incluyendo canibalismos futuros, aparte de bichos y mierdas sintéticas.

Todo lo narrado deviene dolorosamente lento. Un día eres clase media, luego vives de angustia en angustia, sin poder pagar deudas. Más tarde te saltas comidas, te duchas con agua helada en pleno invierno y lo siguiente que sabes es que estás desconectando la nevera ( no solo por la noche) para reducir la impagable factura de luz.

“Medidas desesperadas” para combatir  “aterradores” niveles de carestía. Criminales créditos al consumo de los bancos, imposibles de pagar. Ahorrando en comida, calefacción y ropa. Altamente endeudados para pagar el papeo diario. Con críos, el espanto. Realquilando habitaciones (o compartiéndolas). Vendiendo también propiedades para sacar algo de pasta y recurriendo a las denominadas ‘habitaciones calientes’ públicas donde mucha peña acude calentarse quienes no pueden permitirse encender la calefacción en casa.

La Gran Hambruna

Acabar con el hambre..matando a los hambrientos. Nuestros gobernantes/títeres sirviendo a sus amos del globalismo genocida, produciendo hambrunas a escala planetaria. Se escribe eufemísticamente despoblación pero se pronuncia genocidio. Matar gente de muchas formas. Guerras, medicinas ( incluidas las timovacunas), venenosp, atroz geoingeniería liberticida, leyes “animalistas” y “ambientalistas”, comida, …También con la falta de comida: hambrunas, sin más.

En fin.

Redacción

Digital independiente de derechas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba