Metafísica, génesis de la filosofía de vida

La irresponsabilidad y negligencia en la gestión de la crisis viral que padecemos y debemos a la turba socialcomunista que tenemos como gobierno, forma parte inherente a esa dictadura silenciosa que sufrimos y padecemos como régimen del mismo.

No quiero caer en el error de hacer de este escrito una especie de libelo contra esta vulgar secta delictiva que nos gobierna, cuya máxima es la goebbelsiana táctica de repetir la mentira mil veces para legitimarla y transformarla en verdad.

Metafísicamente hablando, para ser capaz de dar solución a cualquier problema, debemos retroceder a su génesis, dentro la sabiduría, que nos da el conocimiento. Es necesario conocer la esencia desde sus tiempos más arcaicos y sin barreras de ningún tipo, en concreto arcanas.

De un doloroso y aciago sentimiento, nace esta reflexión a modo de hipótesis personal, en unos tiempos ambiguos y un futuro de igual carácter. Para ese sector de la sociedad compuesto por los españoles de bien, los decentes, los honrados, los trabajadores, españoles como tu y como yo.

En los tiempos que corren, con aires revueltos de un carácter y espíritu, descarado y confeso de revolución, tiempos que sin duda, producen y crean una justificada indignación y sobre todo, una desorientación, matiz o rasgo principal para definir la metafísica, o esa filosofía en estado puro de cada cual. Se da esa eterna pregunta del «¿ser o no ser?».

Si definimos la metafísica como la homogeneidad del género y la heterogeneidad del ser, estar, existir, se produce sin duda esa inseguridad, esa desorientación o duda del que has sido, el que eres y lo que realmente quieres ser, serás.

Si como metafísica, defines el mundo, su construcción, consecuentemente y en un alarde de coherencia y sentido común, se llega a la conclusión que metafísica es la vida humana, es decir, la vida misma. Donde no se pude dar por una verdad absoluta, algo que se da por supuesto, sino algo argumentado y razonado.

Es entonces cuando en mi gran, humilde y modesta ignorancia, llego a la conclusión de que la vida humana, la vida misma, no es más que esa búsqueda de una verdad, la cual necesitas en un momento determinado, debido a unas circunstancias o necesidades también determinadas. Resumiendo: la respuesta, o dicho de otra forma; es el conocimiento, el saber, o conocer.

Y llegados a este momento, a este punto en esta reflexión filosófica, una asignatura, una materia, este apasionante campo de la vida con la que estoy obsesionado, y por la que sufro de una pasión enfermiza, de la cual me creo un simple aprendiz, un nobel e inexperto francotirador del pensamiento en el que, sin duda y en lógica consecuencia, erraré muchos de mis disparos dialécticos, por los cuales, pido un perdón sincero y anticipado.

Me veo en la obligación de expresar abiertamente lo que creo que es mi inclinación política para realizar sin ningún tipo de traba u obstáculo mi filosofía de vida. Aseverando que soy de derechas, liberal, progresista, creyente católico, y que soy sobre todo un amante y fiel defensor de la verdadera igualdad. Defensor de la seguridad jurídica y de la propiedad privada.

Una igualdad que se sustente en la justicia, pues sin duda tenemos igualdad porque amamos la justicia y viceversa, única forma de asegurar y conseguir la real y verdadera libertad, sólo me puedo inclinar a favor de la única opción o alternativa de cambio real, con un programa viable y del todo creíble y esa, no es otra, que VOX.

Que una imagen vale más que mil palabras, es una certeza empírica y un hecho demostrado, por lo que me reitero, en algo que digo en todos mis escritos, sin querer hacer pleonasmos y evitar caer en perogrullo. La empírica nos lleva a la conclusión de que la especulación en que postulan sus ideas esa vulgar turba de nihilistas que tenemos como actual gobierno, es su permanencia vitalicia en el poder, conseguir una homogeneidad crónica en el mismo, a costa del esfuerzo, trabajo y en ocasiones, de la misma vida de ese pueblo al que dicen representar y defender.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba