ColaboracionesHispaniaHistoriaOpiniónRafael María Molina

Mehedia, una gesta olvidada

En 1550 una expedición, compuesta por soldados del Tercio de Nápoles y al mando de Don García de Toledo, (que 15 años más tarde liberaría Malta del asedio turco), conquistó la ciudad tras un memorable asalto después de 3 meses de asedio.

 

Una proeza olvidada de nuestros Tercios en el Mediterraneo, fue la sangrienta toma de la ciudad de Mehedia (Mahdia) en el reino de Túnez. Era una de las bases piratas de Dragut, el famoso corsario jefe de la escuadra turca, tras la muerte de Barbarroja. Era una ciudad estratégica, muy fortificada, en una pequeña península.

En 1550 una expedición, compuesta por soldados del Tercio de Nápoles y al mando de Don García de Toledo, (que 15 años más tarde liberaría Malta del asedio turco), conquistó la ciudad tras un memorable asalto después de 3 meses de asedio.

El 28 de junio de 1550 desembarcaron en las proximidades los hombres de las 38 galeras, que habían partido de Napóles y Sicilia previamente. Eran 15 banderas de infantería española del Tercio de Nápoles al mando de Don García de Toledo y Don Juan de Vega, virrey de Sicilia junto con 500 caballeros de Malta. Siguieron varias semanas de lenta guerra de trincheras, bombardeos y combates contra las salidas de la caballería turca y mora desde la ciudad.

El 11 de septiembre de 1550, Don García y el Virrey ordenaron el asalto final. La muralla sería atacada  por 3 brechas por 5 banderas de los Tercios cada una, al mando de los capitanes Don Alonso Pimentel, Don Bernardino de Córdoba, Don Hernán Lobo, Don Melchor de Zumárraga y Don Antonio Moreno.

Los Tercios se lanzaron al asalto y tuvieron que tomar un puente levadizo que comunicaba el nivel superior de la muralla con la ciudad. La resistencia turca era durísima con armas de fuego y flechas. Pero finalmente los hombres del capitán Zumárraga con su arcabuces, espadas y “granadas de alquitrán” lograron penetrar en la ciudad. Los moros resistían desde muchas casas y los españoles hubieron de tomarlas al asalto. La artillería cristiana, que había sido subida a las murallas, destruyó las casas que resistía.

En ese momento el grueso de los soldados españoles, penetró también en la ciudad. La resistencia musulmana se vino abajo y la matanza que hicieron los cristianos fue enorme, pero también lo fueron sus pérdidas. Murieron 800 españoles y 4000 turcos y moros, otros 3000 fueron esclavizados. Dragut, por desgracia, pudo escapar.

El cronista Fray Prudencio de Sandoval narra con todo detalle esta batalla en 30 páginas de su obra sobre el reinado de Carlos V.

 

Rafael Maria Molina

Historiador y articulista. Ha colaborado en Somatemps, Adelante la Fe, Agnus Dei prod, Fundación Nacional Francisco Franco, Ahora información, carlistas.com y NSE radio.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba