Médicos decentes explican luminosamente cómo en pocos meses las vacunas irán matando a millones de personas en todo el mundo. Por Luys Coleto

En su día lo aseverada la profesora irlandesa Dolores Cahill. Hipercensura, esta admirable doctora estimaba que estima que al menos el 30% de los vacunados morirán en pocos meses por tormenta de citoquinas (una suerte de reacción ante una alergia a los cacahuetes), ¡una vez que el cuerpo ha sintetizado la proteína de espiga en grandes cantidades! La genetista francesa Alexandra Henrion-Caude también coincidía recientemente con Dolores Cahill en tal y certero análisis.

Lo peor (de la reducción poblacional) está por llegar

Y ahora brota, absolutamente refulgente, la doctora Sherri Tenpenny: podrían morir millones de personas y que sus muertes se atribuirían a una nueva cepa de la presunta covid como una (burda) manera de impulsar una vacunación que  provoca cada vez más desconfianza en multitud de personas. Afortunadamente: nunca es tarde si la dicha es buena.

La Dra. Tenpenny expone cómo las vacunas de ARN mensajero comenzarán el proceso de despoblación en los próximos 3 a 6 meses (julio de 2021). “En Estados Unidos, en los primeros 30 días tras el inicio de la vacunación, se han producido hasta ahora acontecimientos adversos en más de 40.000 personas, incluidos unos 31.000 casos de shock anafiláctico, unos 5.000 casos de reacciones neurológicas y otros problemas, pero eso es sólo el principio»

Prosigue. «Estas vacunas crearán esencialmente un fenómeno llamado mejora dependiente de anticuerpos (ADE) o un aumento de la dependencia a los anticuerpos que permitiendo que un ´trozo` de ARN mensajero de replicarse indefinidamente creando trozos de proteína (proteína de espiga) en el interior de nuestro cuerpo. En respuesta, producirá anticuerpos, por lo que Bill Gates dijo que nuestro cuerpo se convertirá en un “productor automático de vacunas endógenas” en respuesta a estas proteínas”.

Más vacunas, más enfermedad: tan obvio

Apunta. «Por eso hablamos de variantes inglesas y brasileñas, al contrario, ya presentes en muchos cuerpos debido a las vacunaciones masivas. El ejemplo de Umbría, que ocupa la primera posición en cuanto a número de vacunaciones, ofrece motivos de reflexión: es en esta región donde hay una explosión de covid con todas sus variantes”.

Y glorioso remate final. “El caballo de Troya se nos inyecta, de hecho, a través de la vacuna de ARNm, y existen varios mecanismos por los que estas sustancias crearán este caos en nosotros, a saber, los anticuerpos que destruirán nuestros pulmones y desactivarán los antimacrófagos inflamatorios y llevarán el virus al interior de la célula permitiéndole replicarse y causando la muerte de muchas personas al año de la vacunación: no sólo para el shock anafiláctico o las enfermedades cardiovasculares, sino también para las enfermedades autoinmunes, ya que los anticuerpos de la proteína spike comenzarán a atacar y a romper los glóbulos rojos. Cuando la gente empieza a morir, los médicos recomendarán dosis adicionales y la vacuna de recuerdo agravará la situación”….

…Y el genocidio solo habrá comenzado, agrego. Y, como siempre les digo, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Y pinchando aquí despejarán ciertas dudas sobre el avizorado genocidio vacunero. En fin.

Luys Coleto

Luys Coleto, prófugo de la existencia, desidentificado y desubicado, batallando contra todo. Y contra todos. Y, por la libertad y el buen periodismo, felicísimo, en tales y belicosos trances. En fin.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 5 =

Botón volver arriba