AutoresColaboracionesInmigración/IslamizaciónMª José Gómez BusóOpinión

Los negreros del siglo XXI

Tremendo lío se montó con el Aquarius, y ahora tenemos el mismo problema con el Open Arms.

Todos estos alcaldes de izquierdas con sus ciudades hechas un verdadero desastre desde que gobiernan, incluso alguno de ellos implicado en asuntos de corruptelas, ofrecen alegremente sus puertos para que desembarquen los inmigrantes que lleva a bordo el Open Arms.

Es una pena ver a estas personas intentando alcanzar una vida mejor, pero el acogerlos no es solución, entre otras cosas porque no estamos preparados, ni no nos lo podemos permitir.

Yo me hago un sinfín de preguntas:

¿Qué ocurre con esta gente después de su desembarco?

¿Se les da una paga vitalicia?

¿Se les da una vivienda?

¿Qué vienen a hacer aquí?

¿Vienen a trabajar?

¿Realmente son refugiados de guerra?

¿Qué interés tiene el gobierno actual en defender a emigrantes que sólo causan problemas?

Las mafias hacen su agosto y nosotros tenemos que empezar a ser realistas.

La mayoría de la inmigración que entra en España no son refugiados de guerra; la mayoría son de África del Norte que vienen con la lección bien aprendida, a recoger su dinerito, enviarlo a su país, y allí vivir como reyes ellos y sus familias.

Mohamed VI es archimillonario, mientras que su pueblo se muere de hambre, pero nuestro presidente en funciones le inyecta el dinero a raudales una vez tras otra, para que frene la emigración, y sin embargo aquí, aún no se porqué razón, quiere quitar las concertinas, no se puede ser más estúpido.

Los emigrantes musulmanes no se adaptarán ni respetarán nunca nuestras costumbres, ni nuestra religión, ni tan siquiera aún habiendo nacido aquí, sus padres siguen inculcándoles sus creencias y fanatismos.

La solución no está en subvencionar a refugiados, ni a menas, ni a manteros, ni a okupas.

A los refugiados se les ayuda en su país de origen y a los demás que son la mayoría y no aportan nada, ni quieren trabajo, y solo son unos aprovechados, se les deporta, y fin de la cuestión.

Barcelona ahora es una ciudad sin ley, debido a tanta manga ancha con los ilegales. Se está convirtiendo en un lugar peligroso, tanta permisividad va a acabar en algo grave, ya hay más de diez víctimas por arma blanca, y violaciones a diario.

El convertir una cuestión humanitaria, o incluso peligrosa para nuestro país, según como se mire, en cuestión política es deplorable, y eso es lo que está ocurriendo.

La izquierda más absurda y radical apoya y defiende la entrada masiva de emigrantes, y los más conservadores quieren frenar esta invasión.

Yo estoy con los segundos, España está en quiebra técnica y no se puede permitir el lujo de regalar nada a nadie, hay que ser realistas y dejarnos de parecer buenos, cuando ni siquiera lo podemos ser.

Vamos a quitar cortijos, barrigas agradecidas, y demás chupópteros y sanear España de una vez, porque después de haber sido uno de los países más ricos del mundo, nos parecemos cada vez más a Venezuela.

Mª José Gómez Busó

Jubilada de 62 años, sin pelos en la lengua. Demasiado sincera, escribo por afición y soy autodidacta. Mi frase favorita es: "Ladran, luego cabalgamos". Me encanta el patchwork, técnica que domino, y escribir relatos cortos.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba