Los Ministros del gobierno de los veintidós más uno, ya empiezan a enseñarnos la patita

La primera en estrenarse ha sido la ministra de igualdad Irena Montera, de momento ha formado su equipo sólo con mujeres, mal comienzo querida, si de entrada ya no predicas con el ejemplo, tu andadura como ministra, va a dar mucho que hablar, que por cierto es lo único que sabes hacer, hablar y hablar sin decir nada.

Seguimos con «la Montera», que a renglón seguido nombra directora del instituto de la mujer a una tal Beatriz Gimeno, una activista del colectivo LGTBI y diputada de Podemos por la Asamblea de Madrid.

Este espécimen difícil de catalogar, en 2011 publicó un tweet en el que animaba a que los hombres fueran penetrados analmente para alcanzar la igualdad.

Huelga decir que la Gimeno se ha apresurado a borrar el dichoso tweet de su blog al pasar a ser personaja pública, no sea cosa que ahora le pase factura tamaña burrada, aunque está señora con estas propuestas aunque sean de hace algunos años, nos hace tener una ligera idea, de que no tiene desperdicio alguno.

Continuamos con más meteduras de pata de la Montero, que deja plantada a su majestad la reina doña Letizia en un acto sobre la violencia de género, y la excusa que da, es que tiene concertada una entrevista en La Sexta, su plataforma informativa particular. Este gesto, como era de esperar, ha causado gran enfado en Zarzuela.

Y para acabar con esta mujer os cuento su última perla acaecida ayer mismo, en una declaración sobre la educación infantil que ha sido para rasgarse las vestiduras, la ministra suelta así sin ningún tipo de pudor, que los hijos de padres y madres machistas, tienen derecho a una educación libre y feminista.

Esta señora que ha maltratado y posteriormente sobornado a su escolta-chacha para que no la lleve a juicio, que no se le olvide a nadie, que tiene una cartera y ocupa un ministerio y eso significa tener poder a su alcance.

Miedo me da esta comunista declarada, que en cuanto se le pregunta qué es ser comunista, ni siquiera sabe qué responder, pero que en cuanto se ve acorralada saca sus armas lacrimógenas, y eso sí, sabe llorar como una plañidera profesional.

Ahora cambiamos de sexo pero seguimos con la formación morada, el recién estrenado vicepresidente y novio de la anteriormente mencionada, Sr. Iglesias, llama machista a Vicente Vallés presentador de los informativos de A3, por mediación de su interlocutor el argentino Echenique, una perita en dulce todo el, única y exclusivamente por preguntarle qué le parecía que su pareja y el ocuparán cargos tan relevantes, (como se pierde la  memoria cuando uno asciende al poder) el vice tuerce el morro y se sale por la tangente en su respuesta, cuando hasta hace nada en esta misma tesitura se encontraba Ana Botella esposa de José María Aznar, y este señor y su enamorada lo criticaban hasta la saciedad.

Otra insensatez del vicepresidente ha sido votar en contra de Guaidó en el Parlamento Europeo como candidato a la presidencia de la Asamblea de Venezuela. Él sigue apoyando a Maduro, su amado mentor y actual presidente venezolano, del que se sabe que su partido ha recibido dinero para financiarse.

Para más escarnio le sumamos al co-creador del auto llamado gobierno progresista, ser fiel defensor de un país como Irán, donde la mujer es poco menos que una mierda; si ese es su progreso y el feminismo que defienden, me puedo hacer una idea de cómo será todo lo demás.

Yo quería dar un repaso a los veintidós más uno, pero de momento he tenido más que suficiente con solo dos.

No quiero ni pensar cuando empiecen a enseñar la patita el resto de componentes de esta numerosa comparsa de impresentables.

Ahora ha bastado con poner mi atención en estos dos, que de estar sentados en una acera, han pasado a estar sentados en sendos sillones con mucho poder, y lo que es peor con mucha más ambición y ninguna preparación, sólo un odio exacerbado a las instituciones y a nuestra Constitución, lo del juramento del otro día sólo era puro formulismo para meter el hocico.

Y es que, como decía un gran amigo mío, a una higuera no se le puede pedir que haga melones.

Mª José Gómez Busó

Jubilada, apasionada del patchwork, lenguaraz y rematadamente sincera.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba